trombosis o sindrome vena cava caudal en bovinos
Foto: revistas.fmvz.unam.mx

Cargando...

¿Qué es el síndrome de vena cava caudal en bovinos?

Por - 09 de Junio 2022

El Síndrome de la Vena Cava Caudal (SVCC) o trombosis se produce por abscesos hepáticos que erosionan la vena cava y generan trombos sépticos. Es una entidad patológica que generalmente afecta a animales adultos con dietas ricas en granos. Aprenda de qué se trata.


El Síndrome de la Vena Cava Caudal (SVCC) o trombosis se produce por abscesos hepáticos que erosionan la vena cava y generan trombos sépticos. Es una entidad patológica que generalmente afecta a animales adultos con dietas ricas en granos. Aprenda de qué se trata.

Un reporte de un caso en una vaca holstein en Argentina explicó que el SVCC o trombosis de la vena cava caudal se origina a partir de abscesos hepáticos (los cuales derivan de cuadros de acidosis u onfaloflebitis en etapas de crecimiento).

Estos abscesos hepáticos erosionan la vena cava y generan trombos sépticos. Los abscesos pueden ser secundarios a acidosis en animales adultos, o también pueden generarse por onfaloflebitis (infección en el cordón umbilical) en animales jóvenes.

Si se localizan en cercanías de la vena cava, pueden llevar a la formación de trombos. Estos viajan por el torrente sanguíneo llegando a corazón (donde pueden producir endocarditis) y pulmones. Al asentarse en las arterias pulmonares causan una neumonía embólica supurativa.

Esto resulta en hipertensión pulmonar con formación de aneurismas que al desgarrarse dan origen a hemorragias masivas, con un mal pronóstico que generalmente lleva a la muerte súbita. (Lea: Las enfermedades del sistema circulatorio en bovinos (parte II))

Tratamiento para prevenir el síndrome de vena cava caudal

“El animal había manifestado debilidad, incapacidad para incorporarse, expulsión de sangre por las fosas nasales y boca, y muerte en un lapso de 2 días”. En la necropsia, se encontró un gran número de abscesos hepáticos y un trombo séptico en la vena cava caudal adyacente al hígado.

También se encontró que el pulmón derecho estaba más grande y era firme al tacto. Tenía presencia de un área circular sobre elevada, de coloración más oscura de 20 cm de diámetro. Al cortarla, resultó ser un hematoma, producto del desgarro de un aneurisma arterial.

También se observó cardiomegalia (corazón agrandado) y la presencia de coágulos sanguíneos en el rumen mezclados con contenido ruminal. No se registraron otras alteraciones anatomo-patológicas. (Lea: Las enfermedades del sistema circulatorio en bovinos (parte I))

Otros signos clínicos incluyen ascitis (si los trombos ocluyen la entrada a las venas hepáticas, afectando la función del hígado) y problemas cardíacos y renales. (Lea: ¿Qué criterios debe monitorear para prevenir enfermedades en el periodo de transición?)

Es más frecuente en sistemas de producción intensivos, donde se suministran concentrados que causan acidosis ruminal subaguda. Esto favorece la rumenits así como la entrada de bacterias patógenas al torrente sanguíneo, lo que ocasiona los abscesos hepáticos.

Lamentablemente el tratamiento quirúrgico o médico generalmente no tiene una respuesta favorable. Por ello se considera como medidas preventivas, realizar una correcta desinfección e higiene del ombligo de las terneras recién nacidas, como también reducir la incidencia de acidosis láctica y subclínica en vacas lecheras de alta producción, respetando el tiempo de acostumbramiento a dietas altamente energéticas y la cantidad de fibra necesaria.

Las más vistas