Una década después no hay acuerdo entre Canadá y Colombia sobre genética ovinocaprina

Por: 
CONtexto ganadero
20 de Abril 2020
compartir
Producción ovina caprina en Colombia, Canadá, Ovejas, ovinos, Tratado de Libre Comercio con Canadá, Cannexion Corporation, proyecto ovinocaprino, comercio entre Colombia y Canada, importación de genética ovina en Colombia, productores ovinocaprinos colombianos, productores ovinocaprinos canadienses, Instituto Colombiano Agropecuario ICA, Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero
La importación de animales ovinos y embriones ovinos de Canadá permitiría el mejoramiento genético de la genética en Colombia. Foto: albertasheepbreeders.ca

Desde 2009, se han adelantado conversaciones para promover la exportación de animales vivos y embriones de pequeños rumiantes del país norteamericano a nuestro territorio con el fin de mejorar la producción de las explotaciones dedicadas a la cría de estas especies.

 

Juan Pablo Higuera, presidente de Cannexion Corporation y quien ha liderado este proceso desde sus inicios, explicó que llevan una década de establecer protocolos sanitarios entre Canadá y Colombia, pero a la fecha, esas negociaciones están “en veremos”.

 

“Durante 10 años he trabajado este tema, y de hecho en julio del año pasado en el marco de Agroexpo me reuní con la doctora Deyanira (Barrero, gerente general del Instituto Colombiano Agropecuario)”, aseguró. (Lea: ¿Por qué Colombia no ha podido ingresar ovinos de Canadá?)

 

El presidente de Cannexion Corp. hizo un recuento de cómo iniciaron las conversaciones, cuando representantes de Canadian Sheep Breeders’ Association (CSBA) y Canadian Livestock Genetics Association (CLGA) viajaron por primera vez a Colombia en 2009.

 

En ese año, guiados por Higuera, se reunieron con funcionarios del ICA para presentar la industria canadiense de genética ovinocaprina, incluyendo los estrictos controles sanitarios ejercidos por la autoridad sanitaria, la Canadian Food Inspection Agency (CFIA).

 

El objetivo era aprovechar el recientemente aprobado TLC entre ambos países (en 2008) para enviar animales vivos y embriones a Colombia, pero a la fecha no hay nada concreto. (Lea: Ovejas son susceptibles a parásitos durante gestación y lactancia)

 

De acuerdo con el consultor, desde 2013 se han realizado numerosas reuniones, videoconferencias, visitas técnicas y encuentros con diversos miembros de la cadena ovinocaprina en Colombia y Canadá para resolver las cuestiones sanitarias.

 

En múltiples ocasiones se solicitó la posibilidad de negociar un certificado bilateral Canadá-Colombia, para responder de esta forma a la gran necesidad, manifestada por los productores colombianos, de tener acceso a nueva genética”, anotó Higuera.

 

Una de las preocupaciones del ICA en Colombia era evitar la llegada del scrapie o tembladera, una encefalopatía espongiforme que afecta el sistema nervioso de las ovejas y cabras. (Crónica: Así se ha posicionado la granja ovina Mi Carreta en la venta de carne de cordero)

 

Esto en razón a una recomendación del Comité Técnico Andino de Sanidad Agropecuaria (COTASA) para que nuestro país solo acepte las importaciones de ovinos vivos y embriones de aquellos hatos certificados por las autoridades oficiales como libres de scrapie.

 

No obstante, el presidente de Cannexion anotó que la presencia de la enfermedad en Canadá es mínima y que además se han presentado alternativas como el uso de genotipos de ovejas resistentes a scrapie, establecimiento de zonas especiales de cuarentena en Colombia para el material genético importado, capacitación a técnicos del ICA, entre otras.

 

Aun así, hoy existe un certificado sanitario entre ambos países que Higuera describió como “altamente complejo y exigente de cumplir”, añadiendo que esto “ha desmotivado tanto a exportadores canadienses como a los importadores de Colombia”

 

Las últimas reuniones entre la industria ovinocaprina canadiense y las autoridades del ICA (con la gerente general y las subgerencias de protección fronteriza y de regulación sanitaria y fitosanitaria) tuvieron lugar en Bogotá en junio y julio de 2019.

 

En la primera semana de abril de 2020, el ICA envió el caso nuevamente a consideración del COTASA. A juicio de Higuera, “esta decisión puede hacer que este proceso entre en un letargo burocrático nuevamente, o que por el contrario, Colombia finalmente decida liderar el proceso y siga adelante de manera bilateral con Canadá”.

 

Y agregó: “Dicha decisión permitiría finalmente la entrada de animales vivos, embriones y semen congelado desde Canadá, permitiendo así el mejoramiento genético de la industria ovinocaprina en Colombia”. (Lea: Colombia puede competir para exportar carne ovina a Canadá)