2015 ha sido el año más caluroso del siglo XXI en el Valle

Por: 
CONtexto Ganadero
01 de Septiembre 2015
compartir
Temperatura Valle del Cauca
En 1998, la temperatura llegó a su máximo histórico de 34,4°; este año ya llegó a los 32,4°, siendo la más alta en los últimos 15 años. Foto: CONtexto Ganadero.
La revelación fue hecha por el área de Hidroclimatología de la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca, CVC. En lo que va corrido del año, solo en febrero hubo una buena cantidad de precipitaciones, por lo que hay un déficit histórico que llega al 75 %. 
 
El prolongado verano que viene sufriendo buena parte del país, que incluso ha generado severos incendios forestales en los departamentos de Boyacá y Magdalena, tiene seriamente alarmados a los vallecaucanos, ya que según la Corporación Autónoma Regional del departamento, 2015 es hasta el momento el año más caluroso del siglo XXI. (Lea: Fenómeno de El Niño se extendería hasta marzo, advierte el Ideam)
 
Según la entidad, las escasas precipitaciones que se han presentado en el año han llevado a que haya un déficit histórico en esa materia que ya llega al 75 %. El tema tiene preocupadas a las autoridades pensando en lo que resta de este año, debido a que se estima que las lluvias vuelvan al departamento para los meses de octubre y noviembre.
 
Harold González, director de Hidroclimatología de la CVC, aseguró que en 1997, año en el que el país soportó un fenómeno de El Niño, la temperatura llegó a los 34,4° centígrados en las poblaciones planas y en la capital de Cali. Mientras que el 4 de agosto de 2015, el termómetro registró 32,4° centígrados, clima que superó los registros de los últimos 10 años. (Lea: 4 cifras negativas que ha dejado el verano en Colombia)
 
“Nosotros esperamos que al final de septiembre se presenten unos aguaceros módicos, que irán siendo más intensos durante los meses de octubre y noviembre, ese es nuestro pronóstico. Tras ese periodo, la temperatura volverá a subir, ya que las predicciones NOAA (Administración Nacional Oceánica y Atmosférica por sus siglas en inglés), señalan que estamos en un fenómeno de El Niño moderado y para el otro año ya sería intenso”, apuntó González.
 
Ante tales predicciones, Andrés Sinisterra González, profesional para el Fondo Nacional del Ganado, FNG, en Gestión de Proyectos Estratégicos en Tuluá, expuso que el verano también viene generando preocupación entre los productores, debido a que ya no hay capa vegetal y solo se ve tierra en algunos predios, por lo que la recomendación es que los empresarios empiecen a guardar comida para los meses venideros. (Lea: Quindío: sin lluvias y con escasez de comida para las vacas)
 
“En teoría se esperan lluvias para el mes de octubre, pero si eso no se llega a dar, la próxima temporada invernal sería en el mes de marzo de 2016, por lo que el panorama sería dramático. Ante eso, les pedimos a los ganaderos que vayan armando bloques nutricionales o si tienen capital los compren, para que tengan cómo alimentar a sus animales”, añadió.
 
Los ríos Tuluá y Buga han bajado considerablemente su caudal y son los que surten los acueductos locales, los cañaduzales y algunas explotaciones ganaderas. Por esta razón, se teme que en algún momento sea necesario implementar en la región racionamientos de energía ante el prolongado verano.  (Lea: 35 % cae producción de leche en Norte de Santander por sequía)