Ahora será posible medir el impacto de los biocombustibles en el planeta

Por: 
CONtexto Ganadero
24 de Enero 2014
compartir
Impacto de biocombustibles en el planeta
El estudio de la UN en Manizales se basa en un procedimiento que evalúa en detalle la emisión de estos contaminantes y su desempeño ambiental. Foto: Agencia de Noticias UNal.
Una nueva metodología permite evaluar el impacto de los biocombustibles en el medio ambiente y así determinar qué tanto reducen la emisión de gases de efecto invernadero y en qué zonas del mundo puede ser más efectivos.
 
La polémica sigue abierta. Ambientalistas, ingenieros y expertos en hidrocarburos alrededor del mundo siguen cuestionando el uso de los llamados biocombustibles, debido a que el calentamiento del planeta sigue su marcha y las metas establecidas en los últimos cinco años no se han cumplido.
 
Por esto, investigadores como la ingeniera química Mónica Valencia Botero, magíster en Ingeniería – Línea de Ingeniería Química de la Universidad Nacional de Colombia en Manizales, han empezado a desarrollar técnicas y métodos para medir el impacto de estos compuestos en el medio ambiente. (Lea: Descubren bacterías de desechos agrícolas para elaborar biocombustible)
 
El estudio de Valencia Botero, llamado Evaluación de gases de efecto invernadero asociados al ciclo de vida de los biocombustibles colombianos, consiste en un procedimiento que evalúa en detalle la emisión de estos contaminantes y su desempeño ambiental con base en el análisis de su cadena de suministro y su ciclo de vida, básicamente para el caso colombiano.
 
“La producción de carburantes fabricados con insumos vegetales en nuestro país se destina, principalmente, al sector de transporte. Allí estos se mezclan con los de origen fósil, en una proporción promedio de ocho partes en volumen de biocombustible por 92 de combustible fósil. El bioetanol se mezcla con gasolina y el  biodiésel con diésel”, dice Valencia.
 
Dentro de los primeros análisis hechos bajo esta metodología, se encontró que si en nuestro país se usaran combustibles con agregados de origen vegetal como canola, yuca o cascarilla de arroz, entre otros, se reduciría en 8% la cantidad de gases de efecto invernadero arrojados a la atmósfera. (Lea: Los residuos del agro se posicionan como fuente principal de bioenergía)
 
La inspiración y principal motivación para desarrollar esta tesis ha sido la problemática de desnutrición que enfrenta el mundo. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación, FAO, en su informe del periodo 2011-2013, en América Latina hay cerca de 47 millones de personas subalimentadas; y en todo el planeta la cifra llega a 842 millones.
 
(Foto: Agencia de Noticias UNal)
 
Por ello, la herramienta que funciona como una matriz se basa en el análisis del ciclo de producción del biocombustible. Esto incluye las etapas productivas o provechosas (lo que se utiliza realmente de los insumos empleados), las de transformación o evolución (procesos, herramientas y energía que se requieren), las de aprovechamiento o utilización de residuos y, finalmente, las de aplicación del producto, logística y todos aquellos procesos directos e indirectos que constituyen el camino llamado “de la cuna a la tumba” de un producto o servicio.
 
“Estas fases están conectadas por dos o más etapas, como por ejemplo el transporte de materia prima hacia la planta, el envío del biocombustible a productos intermedios y el uso final. Cuando se evalúa todo eso, que tiene que ver con la logística, los procesos indirectos de producción de insumos, y el uso y deposición de residuos, se constituye el ciclo de vida”, afirma la ingeniera química de la UN. (Lea: Aerolínea GOL realizará primer vuelo comercial con biocombustible)
 
En el caso del bioetanol, los resultados indican que la mezcla que actualmente se utiliza en Colombia, la cual  adiciona un 8% de etanol en la gasolina, ayuda a reducir al menos el 5% de las emisiones de gases efecto invernadero. Para las mezclas de biodiésel, la mezcla al 8% conlleva a reducciones de al menos 6,5% en las emisiones.
 
“Los resultados de todas las evaluaciones indicaron que la etapa agronómica (es decir la obtención de las materias primas) influye de manera considerable en las emisiones, ya que a partir de esta se define si la producción de biodiésel entra o no a competir con la comida y si se necesita expansión de tierras para aumentar metas”, dice la experta.
 
En defensa de los biocombustibles
 
Amilkar Acosta, actual ministro de minas y energía, le dijo a CONtexto Ganadero en el mes de septiembre, con motivo de la presentación del primer vuelo comercial realizado con biocombustibles, que estos componentes son parte de la solución ante el cambio climático y se constituyen en una importante alternativa para estas industrias. (Lea: Los biocombustibles alzan vuelo en Colombia)
 
“Los biocombustibles ofrecen buenos rendimientos y no generan sobrecostos para el usuario. Además mitigan el impacto del efecto invernadero que ha golpeado con fuerza a países como el nuestro”, puntualizó Acosta.