Conozca el comportamiento gregario de los bovinos

Por: 
CONtexto ganadero
21 de Mayo 2018
compartir
 Bovinos en manada, comportamiento de acicalamiento, se lamen, se huelen, visión amplia, oído sensible, capacidad de aprender y memorizar, Universidad de Sucre, contexto Ganadero, noticias de ganadería colombiana.
“Los bovinos son capaces de diferenciar cambios repentinos en el entorno, relacionados con el color y la textura”, dijeron Astrid Arroyo y Jesús Morales. Foto: Laboratorios Provet
Los animales cuando están en grupos se acicalan, se huelen y se lamen y si los separan de su grupo se agitan. Poseen un ángulo amplio de visión y tienen la capacidad de discriminar entre distintos colores. Caminan en fila y en círculos.
 
“Los bovinos son rumiantes caracterizados por presentar comportamiento gregario, aspecto que se relaciona con lo expresado por Curtis & Houpt (1983), quien considera que Los rebaños de vacas se encuentran elaboradamente organizados, y se caracterizan por la subordinación individual, donde los animales posicionados por debajo del orden de dominancia suelen ser menos productivos”.
 
Así lo señala una investigación sobre el manejo bovino en etapa de ceba realizado en ganaderías del Departamento de Sucre, específicamente en los municipios del Golfo de Morrosquillo, realizada por Astrid Eliana Arroyo Montesino y Jesús Alberto Morales Villamizar, para optar al título de Zootecnistas de la Universidad de Sucre. La investigación fue dirigida por Luz Mercedes Botero Arango, Zootecnista, M.Sc. y miembro directivo de Asodoble.  (Lea: Estudio diagnóstico del manejo bovino en etapa de ceba durante su permanencia en finca)
 
El estudio daa cuenta igualmente del comportamiento en manada. “Otra característica importante es su conducta de permanecer en manada o grupo, por lo que se sienten agitados cuando son separados de sus compañeros durante las labores de manejo (Grandin, 1988b).
 
“Cuando se encuentran en grupo, es normal observar comportamientos afiliativos entre los miembros, relacionados con conductas de acicalamiento, de oler otros animales, lamer y descansar juntos (Cobo et al., 2012).
 
Resalta que “su visión panorámica posee un ángulo amplio y tienen la capacidad de discriminar entre distintos colores (Gilben & Arave, 1986), lo que ocasiona que se distraigan fácilmente durante la conducción en instalaciones, ya que son capaces de diferenciar cambios repentinos en el entorno, relacionados con el color y la textura”. (Lea: Importancia de conocer la conducta animal para el manejo bovino)
 
Los investigadores señalan que “los bovinos poseen oídos sensibles, por lo que se deben evitar ruidos repentinos o gritos en los escenarios donde son manejados (Grandin, 1989); tienen la capacidad de memorizar (principio de retención) (Grandin, 1988b) y aprender (condicionamiento o aprendizaje por asociación) (Rossner et al., 2010).
 
Destacan que “los rumiantes pueden recordar experiencias relacionadas con las instalaciones y los humanos, siendo importante evitar la aplicación de procedimientos dolorosos, esto determinará el grado de dificultad que represente manejarlos en procedimientos posteriores”.
 
Aprovechar su comportamiento
 
El estudio refrendó y recomienda aprovechar el comportamiento de los bovinos para facilitar las actividades del hato. “Caminan en fila india y en círculos (Grandin, 2002), aspectos que fueron considerados al momento de diseñar mangas circulares de una sola fila para conducirlos promoviendo el bienestar y disminuyendo los riegos de accidentes”.
 
“Cuando los bovinos se encuentran en condiciones de estrés, puede ocasionar efectos negativos en su desempeño productivo y la calidad de la canal, por lo que es necesario evitar que esto suceda y disminuir la incidencia de eventos que podrían ocasionarlo”, puntualizó el estudio. (Lea: Bienestar animal, clave para lograr rentabilidad en la ganadería)