Esto es lo que usted debe hacer si sus vacas comen basura

Por: 
CONtexto Ganadero
28 de Abril 2014
compartir
Vacas comiendo basura
20 reses entran al relleno sanitario La Cortada de Pamplona y se alimentan con lo que encuentran en su camino. Foto: tomada de eralamaga.blogspot.com.
Tras saberse que en Pamplona, Norte de Santander, 20 rumiantes ingresan al relleno sanitario del municipio para alimentarse, CONtexto Ganadero explica el procedimiento que se debe seguir con las reses que ingieren desechos de este tipo.
 
Una situación preocupante viene ocurriendo en Pamplona, Norte de Santander. Allí, 20 reses encontraron en el relleno sanitario La Cortada del municipio, el cual atiende a la población y veredas aledañas, el lugar ideal para alimentarse. (Lea: Alimento reciclado puede llegar a bocas de los animales)
 
Lo más preocupante, según explicó Carlos Leal Alvarado, jefe de disposición final del relleno, es que a pesar de las medidas que ha adoptado la administración del sitio, como la instalación de un cercado perimetral con alambre de púa y electricidad, los animales siguen ingresando al depósito de basura, ya que los dueños de los semovientes, que viven en cercanías de La Cortada, no hacen nada por evitar que sus reses coman residuos y basuras.
 
“Seguimos con dificultades porque los mismos vecinos nos rompen con alicates el alambrado y los animales entran a comer lo que encuentran, por lo que el personal de vigilancia debe dejar sus funciones en la planta para estar pendiente de que no ingresen las vacas”, acotó Leal Alvarado en un diario regional. (Lea: Con residuos orgánicos, lixiviados y lombricompuestos realizan abonos)
 
Frente a este situación, Esperanza Polanía, MVZ, especialista en Epidemiología y coordinadora de Seguimiento Epidemiológico de la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán-FNG, aseguró que el primer paso que se debe dar es retirar a las reses del lugar y aislarlas por un tiempo prudente, con el propósito de que empiecen un proceso de desintoxicación a base de buenas pasturas y agua, para que no tengan que ser sacrificadas y su producto, bien sea leche o carne pueda ser consumido por el hombre.
 
Polanía afirmó que durante ese tiempo que las reses estén en cuarentena, el lácteo debe botarse y el animal no debe ser sacrificado, ante el peligro que puede correr el consumidor final si llega a comer carne contaminada con diversos tóxicos propios de las basuras. (Lea: Mal manejo de basuras pone en riesgo ganado de Fonseca, en La Guajira)
 
“Frente a los residuos, hay una norma y una legislación que cumplir, la cual aplica para todos los propietarios de animales que en algún momento son destinados para el consumo, estas sustancias son prohibidas y no pueden aparecer en las canales o leche de los semovientes”, reseñó la Coordinadora de Seguimiento Epidemiológico de Fedegán-FNG.
 
Para comprobar que no haya ninguna sustancia tóxica que ponga en peligro al consumidor final, los animales son sometidos a 2 exámenes, dependiendo su producción. El primero es el que hace el Instituto Colombiano Agropecuario, ICA, que consiste en tomar muestras en plasma sanguíneo, la leche y en algunas ocasiones en orina, con el propósito de que no haya algún químico o residuo en el lácteo. (Lea: Cerveza y gaseosa, bebidas que sirven para crear biocombustibles)
 
La segunda prueba que hace el Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos, Invima, se realiza en las plantas de beneficio. Allí se revisan algunos órganos blandos como músculos, grasa o hígado que es donde más se acumulan los tóxicos, dependiendo del tipo de sustancia.