Putumayo: una olla a presión a punto de estallar

Por: 
CONtexto Ganadero
27 de Agosto 2014
compartir
Emergencia en Putumayo
Los habitantes de Putumayo reclaman una mayor atención, sin embargo nadie del Gobierno ha puesto su mirada en esta región del país. Foto: CONtexto Ganadero.
Intimidaciones por parte de las Farc, extorsiones, inseguridad, las petroleras llevándose todo el crudo y los campesinos a punto de salir a protestar, hacen parte del panorama de una de las regiones que menos atención recibe por parte del Estado.
 
Esta región de la Amazonía atraviesa un complejo momento por múltiples factores: la presencia de las Farc a lo largo del departamento, inseguridad, extorsión, intimidaciones y la explotación petrolera sin que se vean los recursos de las regalías. Todas estas razones han despertado inconformidad entre los campesinos quienes tiene la intención de salir a protestar y tomarse las vías del departamento, saben que aunque afectarán a otros rubros de la economía como la ganadería y la producción de frijol, es la única forma de llamar la atención. (Lea: Crimen ambiental se hace más grave en Putumayo)
 
“La única razón para que los medios y el Gobierno nos miren es que derramen petróleo sobre las cuencas del Putumayo”, le dijo a CONtexto Ganadero un productor bovino de la zona, quien por seguridad prefirió la reservar de su nombre.
 
Y no les falta razón. Los crímenes ambientales que han cometido los guerrilleros de las Farc durante este 2014 poca atención han recibido del Estado, lo que sumado a crisis como la que atraviesa La Guajira y el verano que azota a la región Caribe, hacen que Putumayo no sea de interés. (Lea: Putumayo solicita permiso para comprar alimento bovino en Ecuador)
 
“El Putumayo se ha vuelto el ‘patito feo’ del país, solo ven lo malo que pasa acá, de lo contrario la atención es mínima, además desde que nos quitaron los recursos de las regalías, la inversión es nula y no se ve el progreso de la región”, reseñó un habitante de Puerto Asís.
 
Pero esos no son los únicos problemas que tiene esta región amazónica; mientras el resto del país se queja por la inclemente sequía, allí las lluvias parecen no cesar, toda vez que por estar en una zona selvática las precipitaciones son frecuentes, lo que afecta a quienes se dedican a las actividades agropecuarias. (Lea: Petroleras se han acostumbrado a inaceptables atentados guerrilleros)
 
“Nuestros animales se encuentran sin alimento porque como llueve tanto el pasto no crece. Es más, hace poco quise vender unos animales que estaban en Villagarzón, pero el administrador me dijo que no iba a ser posible porque estaban flacos. Eso pasa porque no hay con qué comprar comida para las vacas, lo que nos impide venderlas, lo preocupante es que las obligaciones no dan espera”, aseveró un productor cercano a este medio.
 
El paro, ¿la alternativa?
 
Según un artículo revelado por un periódico nacional, los campesinos del departamento estarían contemplando la oportunidad de irse a paro indefinido con el propósito de que el Gobierno nacional preste atención a las deficiencias que tiene la región en materia de inseguridad, infraestructura, salud, educación y servicios públicos. (Lea: Siguen sumándose voces que piden garantizar seguridad en el país)
 
No obstante, esta alternativa no es apoyada por toda la población, en especial los ganaderos y frijoleros, quienes señalan que un bloqueo de las carreteras perjudica la salida de los productos, por lo que prefieren una protesta de forma pacífica y sin necesidad de tomarse las vías de hecho.
 
“La situación es complicada y necesitamos salidas, si nos bloquean las carreteras del alto Putumayo no tenemos a quien entregarle la leche, por lo que esperamos que reconsideren esa salida”, remató un empresario del municipio de San Francisco. (Lea: Por invierno, producción de leche cae 40 % en Valle del Sibundoy)
 
Putumayo es una olla a presión a punto de explotar y sus habitantes solo esperan que alguien del Gobierno pose su mirada en la región antes del eventual paro, sin embargo saben que poco tiempo pasará antes de que algo suceda.