Ganso, proyecto para promover la sostenibilidad ganadera en la Orinoquía

Por: 
Edgar Aldana Rosillo
05 de Julio 2020
compartir
ganso, sostenibilidad, Orinoquía, Meta, Casanare, CIAT, Climate Focus, Cambio climático, Asistencia técnica, Sistemas silvopastoriles, cercas vivas, Ganadería intensiva, Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero
Alejandro Ruden, del programa de Ganadería Sostenible (Ganso) de la Orinoquía explicó en qué consiste esta iniciativa de integralidad. Foto: Cortesía

Un trabajo mancomunado entre la Alianza Ciat - Bioversity International y Climate Focus le dio vida en 2018 al proyecto Ganadería Sostenible (Ganso) en la Orinoquía colombiana.

 

Alejandro Ruden, investigador del programa de Forrajes de la Alianza Bioversity International – CIAT, comentó en qué consiste el proyecto y cuáles son sus avances.

 

CONtexto Ganadero: ¿Cómo nació el proyecto Ganso?

 

Alejandro Ruden: Ganso nació a partir del trabajo mancomunado entre la Alianza Ciat - Bioversity International y Climate Focus quienes unieron esfuerzos en 2018. El segundo -con su enfoque de adaptación y mitigación a cambio climático- hace la unión con fuentes de recursos a iniciativas que tengan la intención de aumentar la resiliencia al cambio climático.

 

Ciat con su componente técnico y el músculo científico que siempre ha tenido vieron la importancia que había de crear un centro de asistencia técnica en esta región que es tan importante para la ganadería pero que también representa una zona de intervención necesaria por las mismas características productivas de la ganadería allá que son extensivas.

 

Esto nació de la importancia que le habíamos visto a la ganadería y la importancia que se siga dando de una manera responsable y que reduzca sus impactos ambientales como los que tiene sobre el suelo. (Lea: Carga animal aumentó 400 % en la Orinoquía colombiana)

 

 

CG: ¿Por qué se escogió esta zona?

 

A.R.: Según el último mapa de la Upra esas tierras se caracterizan por tener una subutilización, entonces se vio la necesidad de actuar allí y a través de Climate Focus se hizo el convenio con IFC para tener un músculo financiero importante y se creó este centro de asistencia técnica. En estos momentos el proyecto abarca únicamente la Orinoquía, específicamente fincas en Meta y Casanare.

 

CG: ¿En qué consiste este trabajo?

 

A.R.: Se empieza a trabajar con la idea de generar una asistencia primaria que provea a los productores un conocimiento hacia pasturas mejoradas y tecnologías de ganadería sostenible, que consiste en división de potreros, establecimiento de sistemas silvopastoriles, la incorporación del sistema arbóreo, y eso ha hecho que así como IFC se vayan involucrando otras entidades.

 

CG: ¿Cuál es la idea en materia financiera?

 

A.R.: La idea a corto plazo de Ganso es apalancar una inversión aproximada de 15 millones de dólares y en estos momentos ya van alrededor de 7 millones, lo cual ha sido un avance bien importante, liderando el apalancamiento de otros sectores, principalmente el privado y también con la ayuda de los mismos productores. (Lea: 15,9 % del suelo de la Orinoquia puede soportar la presencia del ganado)

 

CG: ¿Cómo funciona Ganso?

 

A.R.: Ganso funciona como un centro independiente a donde llegan los productores interesados y a través de un equipo técnico se hace un codiseño con los productores para ver hacia dónde quieren apuntar con su sistema productivo.

 

A través de mapeo con sistemas de información geográfica se hace el diseño y lo proyectan a futuro para ver cómo quieren quedar, cómo se va a intervenir, en cuántos años, cuál va a ser el capital necesario para lograrlo.

 

De esta manera se busca intensificar la ganadería pero de una manera sostenible a través de tecnologías como división de potreros, cercas vivas, árboles dispersos antes de llegar a los sistemas silvopastoriles de baja y alta intensidad.

 

Cuando ya se ha hecho este diseño, se hace un plan financiero, cuál va a ser la contrapartida del productor y cuál la inversión que va a hacer el IFC a través de Ganso para aportarle al productor. (Lea: Biodiversidad de la Amazonía, Orinoquía y los Andes, debe mantenerse unida)

 

CG: ¿Cómo funciona el tema de la sostenibilidad?

 

A.R.: Con esta ganadería intensiva sostenible lo que se pretende es liberar unas áreas para intervenirlas con maderables para que el productor tenga una segunda entrada económica a partir de su tierra; y segundo, unos cultivos agrícolas para diversificar sus fuentes de ingresos.

 

A la larga lo que se pretende es incentivar la conservación y la restauración de los ecosistemas para que no se siga satanizando la producción ganadera como una fuente de deforestación y una actividad que promueve la degradación de los suelos.

 

Por el contrario que las áreas que ya existen en pastoreo puedan reducirse, siendo productivas y rentables para los productores y que a la vez promuevan los servicios ecosistémicos a corto, mediano y largo plazo.

 

CG: ¿En qué consisten los servicios ecosistémicos?

 

A.R.: Los servicios ecosistémicos están relacionados con cualquier beneficio que nos pueda brindar la naturaleza, con las áreas que se están liberando entonces se va a tener una belleza paisajística que a la larga va a ser otra fuente de ingresos a partir del ecoturismo, biodiversidad, fauna y flora nativas de la zona porque a su vez esa restauración va a venir provista con las mismas especies de la zona. (Lea: Más variedad de ganado en pro de la biodiversidad y el funcionamiento de los ecosistemas)

 

CG: ¿Cuáles son los avances que han tenido?

 

A.R.: En estos momentos el proyecto ya ha desarrollado siete fincas piloto y Ganso con recursos propios también tiene una finca piloto para mostrar a aquellos productores que están renuentes a entrar en este programa.

 

Se espera que con las fincas que tiene el programa se cubran más de 10 mil hectáreas donde se incluyan maderables, cultivos agrícolas y ganado y hacer un modelo que sirva para poderlo escalar a las demás regiones de un modelo sostenible del paisaje.

 

Hasta el momento los ganaderos que se han vinculado al proyecto lo han hecho de manera individual aunque para nosotros sería mucho mejor que fuera de forma asociativa porque eso le da mayor fortaleza a la propuesta porque para promover servicios ecosistémicos requerimos que el diseño de cada una de las fincas responda a un marco más grande que corresponde a una escala de paisaje donde se puedan incluir fuentes hídricas, corredores biológicos, bosque alrededor de los ríos.

 

CG: ¿Cómo manejan el tema de la comercialización?

 

A.R.: Uno de los problemas que se tiene es la infraestructura vial que en estas zonas es deficiente por lo que nosotros además del manejo de fincas estamos promoviendo algo que se llama el aval Ganso que le da al productor un sello que garantiza que ha sido producido bajos unos reglamentos que están promoviendo con base en unos internacionales existentes.

 

Ese aval Ganso lo que dice es que el producto cumple unos estándares ambientales, sociales y económicos. Además se tiene un convenio con el Grupo Éxito para incluir esos productos dentro de sus góndolas. De manera que hay garantía para la comercialización. (Lea: Ganaderos reconvierten su actividad para proteger el ecosistema)

 

CG: ¿Cómo los ha afectado la pandemia y la cuarentena?

 

A.R.: Con el tema de la pandemia y la cuarentena la afectación ha sido mínima, incluso hemos visto que ha habido un fortalecimiento de la cadena por la deficiencia de algunos servicios que hemos encontrado. Por ejemplo, en términos de transporte hay mejor comunicación. Esto se ha convertido en una oportunidad porque los proveedores de alimentos han visto su papel dentro de la seguridad alimentaria y no han desfallecido.