Cebolleros de Boyacá son ejemplo de producción sostenible en el país

Por: 
CONtexto ganadero
03 de Diciembre 2015
compartir
Producción sostenible de cebolla Colombia
Con el sistema de riego por goteo se reducirá el uso de herbicidas y fungicidas. Foto: http://www.cebollaelblog.com.
Hace 70 años se construyó el distrito de riego de Usochicamocha, el cual ha servido para que productores de la región generen 240 mil toneladas de cebolla bulbo al año. Para 2016, piensan reducir el uso del agua en un 80 %. Conozca cómo lo harán.
 
De acuerdo con Augusto Márquez, presidente de la Asociación de Usuarios del Distrito de Riego y Drenaje del Alto Chicamocha y Firavitoba, Usochicamocha, gracias a esta infraestructura, cuya construcción inició en 1945, los productores de cebolla en Boyacá tienen agua durante todo el año.
 
“Eso quiere decir que todo el año podemos producir cebolla y el proceso se divide de la siguiente forma: 2 meses de semillero, luego se trasplantan para que tengan un desarrollo fenológico de 4 meses más, para un total de 6 meses. Pero en cualquier temporada, mientras se tenga servicio de riego, se puede sembrar”, afirmó Márquez. (Lea: “El Estado debe recuperar el manejo del agua”, Rafael Hernández)
 
La era de la eficiencia les llegó a los cebolleros hace 73 años, en 1943, gracias a la ayuda del Gobierno nacional. “Durante esa época se logró comprender a esta región como un lago y que si se convertía en un área productiva, podría dinamizar la economía. Luego, en el 45, se inició la construcción de unos canales y se empezaron estudios en el municipio de Toca para construir la represa de La Copa, obra que se dio entre 1962 y 1965 con una particularidad: recoge todas las aguas de la zona del páramo de Toca y las lleva a esta represa”.
 
En La Copa, según contó Márquez, se almacenan cerca de 70 millones de litros cúbicos de agua, con el fin de satisfacer la demanda por parte del distrito de riego de Usochicamocha.
 
En 1985, durante el Gobierno de Ernesto Samper Pizano, se dieron los recursos para la instalación de toda la tubería de conducción de aguas, “estas líneas son capaces de irrigar entre 500 y 800 hectáreas de tierra. La región era 99 % ganadera, pero con el montaje del distrito de riego, que es el principal, se dio un cambio cultural en nuestros campesinos, porque podían contar con el recurso del agua los 365 días del año”.
 
En la actualidad, los campesinos de esta región no son ajenos a los efectos que pueda causar el cambio climático en el país, a pesar de tener un distrito de riego. Por ello, pusieron en marcha una estrategia que permite disminuir los costos en el consumo de agua y de energía, entre ellos está el recorte en el servicio de riego entre las 10 de la mañana y las 2 de la tarde, justo cuando la intensidad lumínica es alta. (Lea: Destacan trabajo sobre requerimientos hídricos en cultivos forrajeros)
 
Usamos el agua desde las 7 hasta las 10 de la mañana y luego se reinicia el bombeo desde las 2 hasta las 6 de la tarde, con el fin de hacer más eficiente su uso. Desde Usochicamocha estamos comprometidos en trasladar el riego por aspersión e iniciar la implementación del sistema por goteo, de tal manera que podemos ahorrar más cantidad del líquido, estamos hablando del 80 %”, explicó el presidente de la entidad.
 
Según Augusto Márquez, realizar este proceso de cambio lleva tiempo, pero para ello se requiere el compromiso de los campesinos y el apoyo del Gobierno nacional, en aras de que los productores puedan tener una mejor solvencia económica.
 
“Cambiar una hectárea de riego por aspersión a goteo tiene un costo que oscila entre los $ 15 y $ 17 millones, para ello debemos hablar con el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural y el Banco Agrario, para que se establezcan políticas de apoyo para los productores, mediante recursos financieros de crédito, que en últimas va a mejorar la economía, la productividad y la sostenibilidad del sector”, comentó el dirigente.
 
Las cifras que la asociación proyecta indican que la producción puede pasar de las 35 toneladas de cebolla por hectárea a 80, “si las cosas se hacen mediante el riego por goteo y con fertilización”. (Lea: Sistemas de riego: aliados estratégicos para la ganadería)
 
En este momento la junta directiva de Usochicamocha aprobó el montaje de una hectárea en el lote que la asociación tiene en Tibasosa, donde se va a hacer toda la labor de poscosecha y de valor agregado de todos los productos. Por eso, hemos decidido hacer la primera comitiva del cambio, para que nos sirva de vitrina y los productores vean los beneficios, entre ellos la reducción del nacimiento de hierbas y malezas; es decir, que disminuirá el costo de la aplicación de herbicidas y fungicidas y se elevará la producción por hectárea”.
 
En esta región del país, en promedio, se destinan 1.500 hectáreas a la producción de cebolla; sin embargo, el presidente de Usochicamocha advirtió que es necesario realizar la rotación de cultivos, como maíz, repollo o avena, con el fin de evitar contaminaciones en el suelo y el surgimiento de enfermedades que puedan afectar al bulbo.
 
“Boyacá es el primer productor de cebolla a nivel nacional. Según lo muestran las estadísticas de Asohofrucol (Asociación Hortifrutícola de Colombia), se produce alrededor del 70 % del bulbo que consume el país, esto equivale a 240 mil toneladas por año. En ese sentido, se ha demostrado que la región tiene un ecosistema bueno para el cultivo, pero hay que tener ciertos cuidados para no degradarlo”, puntualizó el dirigente de la asociación. (Lea: 3 distritos de riego beneficiarán a 237 familias en Quindío)