¿Cuáles son las zonas en las que se dividen los viveros?

Por: 
CONtexto ganadero
02 de Agosto 2022
compartir
zonas en las que se dividen los viveros
Un vivero está compuesto de varias zonas o áreas que se deben en tener en cuenta a la hora de diseñar y elaborar la estructura. Foto: definicion.de

A la hora de establecer un vivero para tener cultivos protegidos, se deben tener en cuenta las zonas que componen la estructura y la edificación. Aquí le presentamos cuáles son esas zonas o partes qué componen un vivero para su correcta instalación.

 

De acuerdo con el portal Novagric, los viveros son establecimientos comerciales que realizan la propagación de árboles frutales con objeto de su posterior venta a productores agrícolas.

 

Esta empresa continuó explicando que existen tres tipos de viveros en función del tipo de plantas que producen en 3 categorías:

 

Viveros agrícolas: cuya función es la de producción de frutales.

Viveros forestales: los cuales se dedican a la producción de árboles para repoblación o jardinería.

Viveros ornamentales: que producen plantas para jardinería fundamentalmente.

 

 

Partes de un vivero

 

Por su parte, este artículo señaló que una vez elegido el terreno donde se construirá el vivero, se inicia una serie de actividades relacionadas con la instalación y construcción de la infraestructura necesaria para su funcionamiento.

 

Estas actividades varían en función del tipo de plantas que se desea propagar y de los recursos económicos disponibles. (Lea: ¿Cuáles son las condiciones de un cultivo protegido?)

 

Básicamente el vivero debe contar con las siguientes instalaciones: semilleros, área de envasado, platabandas (estructuras que sombrean a las plantas), lotes de crecimiento, bodega y equipo e infraestructura de riego.

 

 

Criterios para establecer un vivero

 

Los criterios para instalar un vivero son los siguientes: 

 

  • Selección de sitio: Ubicación, forma del terreno (idealmente regular), topografia adecuada.
  • Pendiente y textura del terreno: Para pendientes de 0-1 % textura arenosa, de 2-3 % textura fina.
  • Drenaje del terreno: Adecuado.
  • Agua: Abastecimiento adecuado y de buena calidad.
  • Clima: Adecuado para las especies a propagar. También afecta las épocas de riego de las plántulas.
  • Actividades previstas a su construcción: Limpieza del terreno, particularmente si ha habido un uso previo.
  • Mano de obra: Disponible y con una preparación mínima sobre el manejo del vivero y de las especies a propagar.

 

La limpieza del terreno es una actividad muy importante ya que facilita las labores en el vivero, evita la competencia de la vegetación original del terreno con las plantas que se producen, y facilita el control de insectos (hormigas, grillos, etcétera).

 

Antes de iniciar la producción de plántulas es necesario detectar la presencia de malezas, nematodos, hongos, parásitos e insectos, principalmente cuando se pretende establecer el vivero en terrenos que con anterioridad se dedicaron a la agricultura.

 

Esto permitirá elegir las técnicas de manejo y fumigación necesarias que aseguren la producción exitosa de plántulas con alta calidad, sobre todo en cultivos a pie desnudo.

 

 

Zonas de un vivero

 

Un vivero se divide en las siguientes zonas:

 

Zona de siembra

 

Normalmente ubicada en un almacén, es donde se realiza la operación de sembrado mediante maquinaria automatizada o a mano. La siembra puede ser mediante el uso de semillas o por propagación vegetativa, normalmente a partir de estacas de ramas, esquejes. Se puede realizar sobre bandejas o sobre contenedores.

 

 

Invernadero de producción

 

Una vez realizada la siembra se trasladan las bandejas o contenedores a los invernaderos de producción, donde se mantienen en las condiciones de temperatura y humedad adecuadas para el desarrollo de los plantones. (Lea: Conozca los 6 tipos de viveros forestales existentes)

 

 

Zonas de aclimatación

 

Se trata de una superficie cuya finalidad es preparar las plántulas para las condiciones de campo a las que se verán sometidas. Puede realizarse en el mismo invernadero de producción o en invernaderos de malla adyacentes a este. Suele realizarse el trasplante a contenedores de mayor tamaño en esta fase, para aumentar el desarrollo de las raíces.

 

 

Invernaderos para viveros

 

El tipo de invernaderos recomendados para los viveros son de tipo multitúnel, en sus variantes: gótico, asimétrico y capilla. (Lea: Los tipos de reforestación y consideraciones al aplicarla)

 

Las condiciones de radiación, temperatura y humedad relativa deben controlarse de forma óptima para generar la mejor condición climática posible para el desarrollo de las plantas, y estos invernaderos proporcionan las mejores características para ello:

 

  1. Gran volumen de aire.
  2. Permite realizar labores agrícolas mecanizadas en su interior.
  3. Buena ventilación.
  4. Elevada estanqueidad.
  5. Permite la instalación de ventilación cenital, así como ventilación perimetral e instalaciones de ventilación forzada.
  6. Buen reparto de la luminosidad en el interior del invernadero.