El significado místico y artístico de la vaca a través de la historia

Por: 
CONtexto ganadero
01 de Agosto 2022
compartir
Significado místico y artístico de la vaca
El significado místico y artístico de la vaca aparece a lo largo de la historia gracias a las distintas culturas y artistas. Foto:

A lo largo de la historia se ha demostrado que existe una estrecha relación entre el ser humano y los animales, especialmente con las vacas que no solo son unos seres simbólicos, sino que figura en todas las culturas humanas. Conozca qué hay detrás de la historia de estos animales.

 

Desde comienzos de la historia, los bovinos fueron de los primeros animales en ser domesticados por el hombre hace aproximadamente unos 10.000 años. En muchas culturas humanas, la vaca simboliza la fertilidad, generosidad, maternidad, origen de la vida y hasta relacionada con serenidad. La vaca es un animal, sí, pero también es un poderoso símbolo, mito y metáfora. (Lea: La historia detrás de una “Super Vaca”)

 

El portal La vaca independiente explica que el carácter místico y simbólico de este animal ha sido ha la vez un punto de partida en numerosos ejercicios plásticos a lo largo de la historia debido a que es protagonista y compañera narrativa visual de la existencia humana gracias a sus apariciones en cada momento de la historia del arte.

 

Por esta razón ha figurado en distintas formas en las artes humanas como portadoras de significados múltiples fascinantes como vaca danzante, rectangulares, del sol, cósmica, serpentina, independiente, entre otras.

 

La vaca danzante: Hathor era la diosa del amor, alegría y del baile en la mitología egipcia. Originalmente fue una representación de la vía láctea pues literalmente la leche fluía de las ubres de una vaca celestial. Posteriormente, fue representada como una mujer con cuernos de vaca y como una vaca entre cuyos cuernos está sujeto un disco solar.

 

En el antiguo Egipto, los bovinos eran vistos como símbolo de fecundidad, también se creía que de ellos dependía el fluctuante nivel del Río Nilo.

 

Vacas rectangulares: En el siglo XVIII en Inglaterra, comenzaron a surgir cientos de pinturas de ‘vacas rectangulares’, bovinos caricaturizados en escenas realistas, cuyas cabezas, patas y colas tienen una proporción notablemente inferior en comparación al resto del cuerpo que era exageramente musculoso y voluminoso.

 

Esta manera de representación estuvo directamente conectada a la Revolución Agrícola, una etapa de notable desarrollo y producción rural, donde la vaca fue uno de los actores principales, especialmente cuando se trata de avances tecnológicos que permitieron, por primera vez, la reproducción selectiva y especifica de ganado.

 

Esta es la razón por la que, entre los ganaderos poderosos de la época, una práctica común era comisionar a artistas locales el retrato pictórico de sus animales, que simbolizaba un registro orgulloso de su exitosa crianza y un símbolo de poder. (Lea: Durante su evolución, los bovinos han reducido el tamaño de su cerebro)

 

Las vacas de sol: En la literatura, el ganado bovino ha sido usado recurrentemente cumpliendo distintas funciones narrativas, pues en la Odisea del poeta griego Homero, se describe cómo los compañeros de viajes de Ulises deciden sacrificar y comer las vacas prohibidas pertenecientes a Helios, el dios del Sol.

 

Por lo tanto, como respuesta a este irrespetuoso acto, Zeuz decide lanzar un rayo que provoca la destrucción total de la nave y, por ende, la muerte de todos los hombres tripulantes a excepción de Odiseo.

 

La vaca cósmica: En la mitología nórdica, el primer ser vivo del que surge el resto, fue un gigante y su nombre era Ymir. Este colosal ser se alimentaba de la leche que bebía de otro ser primigenio: Audumbla o la gran vaca cósmica, que era un bovino que surgió del hielo proveniente del Niflheim, que era el reino de la oscuridad y las tinieblas, así como el reino de los dragones.

 

La vaca llamada Serpentina: En el portal mencionado de expone que una serie de eventos desfavorables, sucedidos a una familia rural de México, es narrada a partir de que la vaca Serpentina desaparece arrastrada por el río. El suceso, como si fuera un mal augurio, es una expresión del simbolismo que se le ha dado en México a estos animales.

 

El mundo de las vacas: en la India las vacas son consideradas un animal sagrado. Se dice que Krishna, la octava encarnación del dios Visnú, creció dentro de un rebaño bovino. Esto lo hizo pasto y protector de las vacas.

 

Krishna vivía en la tierra de la plenitud, riqueza y belleza natural. Esta singular relación con la figura de la vaca ha permanecido entre los indios, prácticamente intacta, hasta la actualidad. Hoy gran parte de la población de dicho país las considera como un animal sagrado y no las mata para comerlas.

 

La vaca independiente: Un personaje clave en la historia de la gráfica mexicana fue sin duda, Abel Quezada. Este artista retrató y criticó a través de sus caricaturas, pinturas y textos, la compleja y fascinante realidad mexicana.

 

Una pieza poco conocida pero profundamente singular del autor es La vaca independiente (1970) en óleo sobre tela de gran formado que retrata una vaca de perfil, elaborada en tonos claros con colores café, amarillo y blanco, sobre un suelo oscuro y un fondo neutro.

 

En la pintura, la vaca mira hacia el extremo izquierdo, contemplativa, tierna, sorprendida y solitaria.