Joven de 33 años lleva las riendas de ganadería en el sur de Santander

Por: 
Sully Santos
01 de Febrero 2016
compartir
ganaderías de Santander
Carlos Andrés Pinilla Galvis, de 33 años de edad, lidera el Comité de Ganaderos de la Hoya del Río Suárez, en Santander. Foto: CONtexto ganadero.
Carlos Andrés Pinilla Galvis, de 33 años de edad, cambió la ciudad por el trabajo en el campo. Hoy es el presidente del Comité de Ganaderos de la Hoya del Río Suárez, en Socorro, y dueño de La Ponderosa, finca de lechería tropical que está en franco crecimiento.
 
El bumangués estudió zootecnia en la Universidad de La Salle de la capital colombiana para poner en práctica sus conocimientos en el campo. Eligió la ganadería bovina por tradición familiar y conformó una lechería tropical en el municipio del Socorro, en la provincia Comunera de Santander, donde las tierras están bendecidas, pese a la sequía, con fuentes hídricas por las que aún corre el agua.
 
El liderazgo del joven ganadero lo convirtió en 2012 en el presidente del Comité Ganadero y la Feria Ganadera del Socorro,una de las más antiguas del país, pues ya completa 101 años de funcionamiento. (Lea: 9 eventos ganaderos innolvidables que dejó 2015)
 
Desde que tomó las riendas del Comité y la Feria, ha trabajado por no dejar perder los logros que alcanzaron las generaciones de ganaderos desde hace más de un siglo, y específicamente desde 1974, cuando el gremio en la zona se legalizó ante la Cámara de Comercio.
 
Él y los jóvenes que integran el gremio en Socorro han inyectado innovación, conocimientos académicos y ha aprovechado las experiencias de sus abuelos y padres ganaderas para sostener sus predios con topes altos en producción láctea, mientras guían a los productores por el camino de la competitividad. 
 
“Estudié en Bogotá y regresé a la finca porque vi la necesidad de darle un nuevo empuje al comité. Fui gerente y luego ya alcancé la presidencia, para trabajar por el gremio, por el bien común de los ganaderos y no el particular”, manifestó Carlos.
 
Carlos Andrés describió que en 1976 el Comité se congregó en las instalaciones donde se encuentra en la actualidad, con oficinas y atención a los productores durante toda la semana, lo que ha contribuido con el sostenimiento de la estabilidad del negocio pecuario y la credibilidad de quienes se suman al gremio de la Hoya del Río Suárez, el cual está integrado por productores que comercializan la leche a la industria.
 
“Acá tenemos todo el andamiaje montado, pero sin las generaciones de ganaderos que ya por cuestiones de la edad no nos pueden acompañar. Nosotros le damos ese empuje que necesita el comité y el sector”, afirmó el presidente del Comité en Socorro. (Lea: 4 razones que hacen de Bucaramanga la sede de del congreso Brahman)
 
La apuesta por la lechería tropical
 
La finca La Ponderosa de Pinilla Galvis triplicó su producción láctea e ingresos económicos por la venta del líquido a la industria en 7 años.
 
El uso del software ganadero, el manejo animal, la dieta nutricional y el mejoramiento genético integrados en la explotación, hicieron que el predio pasara de producir 300 a 800 litros con un promedio de 60 vacas que en lactancia que generan de 13 a 16 litros día.
 
Los animales F1 de Pardo Suizo por Brahman y Holstein por Gyr, que han sido inseminados con Pardo Suizo o Holstein, para conseguir un 75 % de bos taurs y ¼ del indicus, se han adaptado a la finca de Carlos Andrés en la zona del Socorro. (Lea: Círculo de Excelencia ayuda a unir a sangileños y socorranos)
 
Para el joven ganadero, la región tiene 3 ventajas que han permitido que haya sostenimiento en la lechería tropical. La zona posee pisos térmicos desde los 700 hasta los 2.200 metros de altura sobre el nivel del mar; por lo menos 18 municipios de Santander generan un producción láctea de alta calidad que es comprada por la industria; y el departamento tiene cercanía a la costa y a la capital colombiana, para dar a conocer sus productos lácteos.
 
“Las ganaderías han crecido en la región. Predominan animales F1 mestizos que se ordeñan con ternero. Hay un comercio fuerte de leche y se está vendiendo a la empresa Tamacara”, explicó.
 
Añadió que “la producción láctea no varía en el año sino del 5 al 6 % en el Socorro, mientras que en zonas muy afectadas por la sequía como el Caribe el daño puede ser del 60 %”.
 
Además, la Feria Ganadera del Socorro aumentó la congregación de productores de diferentes municipios del país que se han interesado por la venta y compra de bovinos, lo que ha activado el negocio pecuario desde distintos frentes.
 
Solo en la feria de 2015, se alcanzaron transacciones por encima de los $1.500 millones. Más de 1.600 reses estuvieron en las instalaciones del evento pecuario y asistieron ganaderos de los Llanos, el Caribe y otras regiones de Santander. (Lea: Sur del Cesar en crisis: no hay pastos ni suplementos bovinos)
 
Clara Mercedes Torres, coordinador de la Unidad Regional de Desarrollo Ganadero, URDG, del Fondo Nacional del Ganado, FNG, dijo que el comité tiene un papel protagónico y es la representación de la comunidad productiva en la región y eso se debe al trabajo que han desarrollado las nuevas generaciones que lo tomaron recientemente, con Carlos Andrés a la cabeza.
 
Resaltó que el joven ganadero “tiene la camisa puesta” por los ganaderas en Socorro y es ejemplo a seguir en la región porque se ha reflejado en hechos el trabajo que hace, desde las conferencias hasta los días de campo que programan para que pequeños, medianos y  grandes ganaderos mejoren sus fincas.
 
“Todo lo que Carlos Andrés y demás socios del Comité hacen en sus fincas se ha trasladado a otras. Siempre reciben a los ganaderos y colaboran para que mejoren. Ellos en el comité son gente joven que maneja muy bien las cuentas”, expresó Torres.
 
De igual manera indicó que el ganadero ha logrado el apalancamiento de proyectos nacionales en beneficio de los productores de las provincias Comunera y Guanentina, por los conocimientos que tienen del sector y de la realidad pecuaria en cada zona. (Lea: 29,2 litros y 13,7 sólidos en leche de vacas que viven en el trópico)
 
Carlos Andrés, con tan solo 33 años acuestas, tiene claro que su vida está en el campo y en ayudar a los ganaderos de Santander que quieren comercializar leche de la más alta calidad y a las empresas más importantes del país.
 
“Se han hecho muchas cosas con los ganaderos, muchos van adelante y siguen los pasos para ser más competitivos”, remató.