Los primeros auxilios también son importantes en la ganadería

Por: 
CONtexto ganadero
09 de Diciembre 2014
compartir
primeros auxilios veterinaria
Recuerde tener siempre como su aliado número uno a un médico veterinario. Foto: ICA.
¿Alguna vez uno de sus animales sufrió un accidente o una enfermedad inesperada?, ¿se ha preguntado qué medidas inmediatas puede tomar en caso de que su bovino presente
síntomas como el hocico seco, heces demasiado duras o muy blandas?, ¿sabe qué se debe hacer cuando sufren de inapetencia?
 
Pensando en mantener siempre saludables a los animales que hacen parte de su hato, funcionarios de todo el país del área de Salud y Bienestar Animal de la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, y el Fondo Nacional del Ganado, FNG, dieron a conocer una serie de sugerencias y recomendaciones para ser tenidas en cuenta en los distintos casos de complicaciones de salud que pueden padecer.
 
De acuerdo con Esperanza Polanía Pardo, médica veterinaria y zootecnista, especializada en Epidemiología y coordinadora del Área Salud y Bienestar Animal de Fedegán-FNG, “enseñar a los productores y trabajadores de la empresa ganadera los procedimientos prácticos de primeros auxilios, es uno de los objetivos que nos trazamos desde la institución, con el fin de que ellos los apliquen de manera oportuna en casos de urgencia y puedan mantener con vida a un animal, mientras recibe atención profesional, así se reducen las pérdidas económicas por muertes evitables”. (Lea: El ganado también sufre de acidosis, conozca cómo controlarla)
 
Cabe recordar lo siguiente: los primeros auxilios son el tratamiento inmediato de un animal accidentado o del que sufra alguna enfermedad inesperada y la persona que los aplica puede examinar al animal y dar un tratamiento de urgencia antes de la llegada del médico veterinario, para cumplir los principios básicos de preservar la vida del animal, evitar el sufrimiento del semoviente y evitar que su condición se deteriore.
 
Al respecto, Olga Lucía Franco Lizarazo, médica veterinaria y zootecnista y profesional del área de Salud y Bienestar animal de Fedegán-FNG, explicó que para poder prestar los primeros auxilios, es necesario saber distinguir entre un animal enfermo y uno sano o en buenas condiciones.
 
“Tanto el ganadero como el trabajador deben tener en cuenta las características que permiten detectar las afectaciones que tiene un bovino como falta de apetito, temperatura fuera de los rangos normales, no prestar atención a su entorno, mantenerse separado de los demás de su grupo, no moverse o mostrarse muy inquieto, mirar si la marcha es irregular porque se puede deber a un dolor de las pezuñas o de las patas, ver que si nos aproximamos a un animal tumbado y este no se pone de pie, mira con insistencia a sus flancos o cocear su vientre (sacudirlo de manera brusca), tener el hocico seco en los bovinos y búfalos, defecar heces demasiado blandas o duras, tener dificultad para defecar, tener un cambio brusco en la cantidad de leche producida y ver la presencia de sangre o de otra sustancia extraña en la leche, con el fin de evitar una mayor afectación”, indicó Franco Lizarazo. (Lea: Quemar pólvora, práctica que perjudica el bienestar animal)
 
Ambas expertas coinciden en que una vez se ha detectado alguno de estos síntomas, lo primero que se debe hacer es llamar al médico veterinario lo más pronto posible, también pedir ayuda en caso de que el ganadero o el trabajador se encuentre solo. “Si existe una hemorragia, la persona lo que puede hacer es tratar de controlarla y evitar medicar al animal, para ello se debe contar siempre con la ayuda de un experto”, señaló Polanía.
 
¿Cuáles son las condiciones que se consideran como una emergencia?
 
La asfixia se presenta como la obstrucción de vías respiratorias por un cuerpo extraño, shock anafiláctico, inhalación de gases tóxicos, entre otras, por lo tanto es prioritario determinar rápidamente la causa, para poder ayudar al animal.
 
“Para el caso de la obstrucción se puede provocar la tos apretando con firmeza la tráquea, por debajo de donde se palpe el objeto, si este no es palpable fácilmente, inicie presionando desde la parte más baja del cuello, hacia arriba, con el animal de lado o boca abajo”, comentó Olga Lucía Franco, quien agregó que cuando se trate de una inhalación de gases tóxicos la medida de auxilio inmediata es sacar el animal afectado a un área ventilada. (Lea: Los bovinos son animales muy sensibles)
 
Si se presenta un shock, el cual es ocasionado por una reacción del animal a algún medicamento, alimento, picadura de insectos o mordeduras de serpiente, lo que se recomienda es aplicar 10 centímetros cúbicos de adrenalina por vía intravenosa, para que obre inmediatamente. “Si no se puede realizar vía intravenosa, se puede también aplicar intramuscular y repetir la dosis a los 5 minutos si el animal no muestra pronta mejoría”, agregó la profesional de Fedegán-FNG.
 
Las heridas pequeñas pueden causar enormes afectaciones
 
Una herida es un corte o rasgadura de la piel que cuando no se atiende oportunamente se puede infectar. Son producidas por cornadas, mordiscos, alambres, espinas, clavos, etc. Tenga cuidado con la presencia de cuerpos extraños, hemorragia y suciedad.
 
Esperanza Polanía explicó que lo ideal es cortar el pelo alrededor de la herida para facilitar la limpieza. Luego lavar con jabón y agua fría y aplicar un desinfectante, una muy buena opción es el agua salada: prepare una cucharada grande de sal en un litro de agua limpia. Si hay hemorragia se puede detener haciendo presión sobre la herida con un paño o trapo limpio; si persiste la sangre use otro paño encima sin quitar el primero. Cuando controle la hemorragia, limpie, desinfecte la herida y aplique mosquicida. (Lea: Deshidratación en las vacas: causas y tratamientos)
 
“Tenga precaución de no utilizar alcohol, porque intensifica la hemorragia, ni agua oxigenada porque destruye los tejidos. Si la herida está muy abierta, es necesario llamar al médico veterinario y dejar un vendaje mientras llega, para hacer la sutura correspondiente”, agregó Polanía.
 
Cuando el bovino está caído
 
Un animal caído es una urgencia que se debe atender preferiblemente dentro de las primeras 6 horas de caído, esto pensando en facilitar la recuperación del animal. Las causas de este problema pueden ser múltiples, entre ellas: síndrome de vaca caída, hemoparásitos, intoxicaciones, traumatismos.
 
Por eso, las expertas recomiendan que antes de que llegue el médico veterinario, lo ideal es cambiar la posición del animal entre 4 a 5 veces al día. Se debe evitar que el animal se acueste sobre el lado izquierdo para prevenir el timpanismo, también se puede masajear los músculos que estuvieron comprimidos por el peso, procurar la limpieza e higiene del sector donde el animal está echado (en el caso de las hembras para prevenir la mastitis). Finalmente, proporcionar buena sombra, agua fresca a voluntad y comida a intervalos frecuentes, son normas esenciales a tener en cuenta para la recuperación del paciente. (Lea: Vacas echadas, señal de confort o enfermedad)
 
Tenga siempre a la mano su botiquín veterinario
 
“En toda empresa ganadera se debe mantener un botiquín veterinario, dotado con los elementos y medicamentos básicos para atender una emergencia; ubicado en un área fresca y protegida, pero de fácil acceso y conocida por todos”, aseguró Olga Franco, quien agregó que cada ganadería debe seleccionar los elementos necesarios según sus requerimientos de acuerdo al número de animales que se tenga en el predio.
 
Haga clic en la imágen para verla completa
 
Toda la información sobre este tema, que también contó con los aportes de los funcionarios de todo el país de las Unidades Regionales de Desarrollo Ganadero, Urdg, de Fedegán-FNG, usted la puede encontrar haciendo click aquí.