El precio implícito en el negocio de la recría bovina

Por: 
Agr. Danilo Bartaburu
06 de Mayo 2022
compartir
precio recría bovina
“El precio implícito”, que es el valor del kilo agregado, tomando en cuenta la relación de precios compra/ venta. Foto: CONtexto ganadero.

Es conocido por todos aquellos productores/operadores que están en el negocio de la recría y/o engorde vacuno, la importancia de la relación de precios entre la compra y la venta de los animales en el resultado final del negocio.

 

Esto ha tomado mayor relevancia, a partir de la existencia permanente de relaciones de precios compra/venta muy superiores a la unidad (oscilando entre 1.2-1.3) si relacionamos los precios del kilogramo de ternero con el del novillo gordo. (Lea: El manejo del destete e inicio de la recría)

 

Dicha variable, junto al aspecto productivo, expresado a través de los kilos de carne producidos, conjugan la otra parte relevante del negocio. A la vez, ellos no son los únicos factores intervinientes, pues también los costos de producción (fijos y variables) inciden en la determinación del resultado final del negocio.

 

En este artículo, solo abordaremos lo relacionado a lo que se ha dado en llamar “el precio implícito”, que es el valor del kilo agregado, tomando en cuenta la relación de precios compra/ venta. El precio implícito lo calculamos de la siguiente manera:

 

Precio Implícito del kilo agregado = Valor de Venta – Valor de compra
________________________________________________________

                                       Kilos agregados

 

Para el análisis:

 

a) tomaremos 3 categorías que son el ternero macho de raza carnicera, el ternero macho de raza lechera y la ternera de raza carnicera con pesos de menos de 140kg y el rango de 140 a 180 kg. (Lea: 5 aspectos para tener en cuenta en la recría)

 

b) Utilizaremos precios de mercado de inicios de mayo del presente año, utilizando como fuente de información la Asociación de Consignatarios de Ganado.

 

c) Asumiremos una producción individual de 130 kg/cabeza/año, cifra que es posible de obtener en base a campo natural de basalto con buena disponibilidad de forraje (mayor a 5-6 cm de altura especialmente en invierno) con alguna suplementación invernal básica que impida la pérdida de peso en dicho periodo.

A partir de la tabla N°1 hacemos los siguientes comentarios:

 

El precio implícito en las actuales circunstancias de relaciones de precios, es diferente para las distintas categorías siendo superior para las hembras que para los machos. El ternero de raza lechera ofrece un precio implícito llamativamente similar, e incluso levemente superior, que el macho de raza carnicera. (Blog: Manejo del destete e inicio de la recría)

 

 Sin embargo, razones productivas hacen que estos animales presenten menor adaptación racial a producir en condiciones de campo natural a la vez que mayores dificultades de comercialización, por lo que la mayoría de los productores rechazan esta alternativa. No obstante, en condiciones de muy buena alimentación, se transforma en una buena alternativa.

 

• El precio implícito para el macho de raza carnicera (alternativa más utilizada por los productores) disminuye con el aumento del peso de compra (a kilos agregados fijos), debido al des- censo en el precio de venta.

 

Otra variable de alta relevancia en el negocio de la recría, son los kilogramos agregados (producidos) por animal. En la tabla N° 2 presentamos el efecto de dicha variable sobre el precio implícito, donde se asumieron 3 valores (100- 130 y 150 kg/cabeza/anual) a partir de un animal comprado de 160 kg/cabeza de raza carnicera. (Blog: Recría: clave para aumentar la producción de carne bovina)

En la tabla N°2, queda en evidencia que en la medida que se incrementa los kilos agregados por animal – para el ejemplo pasar de 100 a 130 kg/ cabeza agregados– el precio implícito baja de manera importante, como resultado del descenso del precio del kilo vendido. Ello también se presenta en la Gráfica N° 1.

En la tabla N° 3, presentamos el efecto de la relación de precios entre el kg comprado y el vendido sobre el precio implícito, dejando fijo las otras variables, para el caso de un ternero de raza carnicera. En el mismo se observa que el aspecto netamente comercial, expresado a través de la relación de precios entre la compra y la venta, tiene alto impacto en la definición del precio implícito. Altos precios de compra y bajos precios de venta (relación compra/venta = 1.5) definen bajos precios implícitos, limitando seriamente la viabilidad del negocio.

 

Finalmente, podemos comentar que:

 

• El precio implícito es una buena referencia a tener en cuenta en el negocio de recría y/o engorde, comparándolo con el costo del kilo de carne producido.

 

Hay diferencias importantes en el precio implícito entre diferentes categorías, pesos de compra y venta de los animales, como también en razas de los animales.

 

• El componente comercial de relación de precios entre la compra y la venta y la producción física (kg agregados) son 2 componentes muy importantes del negocio recriador.

 

• Si bien, la buena eficiencia biológica de categorías vacunas jóvenes pueden impulsar a un alto uso de tecnologías de insumo –como la suplementación– para el logro de productos de buen peso y calidad a la venta (como el novillito para cuota 481), el precio implícito puede ser una limitante para el margen del negocio. 

 

Por: Agr. Danilo Bartaburu
Instituto Plan Agropecuario