Así ha manejado Fedegán el precio de la vacuna en los últimos 9 años

Por: 
Pedro Fonseca
22 de Abril 2016
compartir
Federación Colombiana de Ganaderos, fedegan, Fondo Nacional del Ganado, FNG, Programa de Erradicación de la Fiebre Aftosa, vacuna contra la fiebre aftosa y la brucelosis bovina, Instituto Colombiano Agropecuario, ICA, cepa 19, compra y distribución del biológico, precio de la vacuna contra la aftosa, precio económico para el ganadero, CONtexto ganadero, ganaderos colombia
En los 9 años que Fedegán operó la compra y distribución del biológico, el precio siempre se mantuvo en los más bajos de Latinoamérica. Foto: CONtexto ganadero
Gracias a la gestión de la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, los productores pueden adquirir la vacuna anti aftosa más económica de Latinoamérica, una tendencia que se ha mantenido desde que la entidad gremial ejecuta el programa.
 
Desde que se promulgó la ley 395 de 1997, con la cual inició el Programa de Erradicación de la Fiebre Aftosa en el país, el rol de Fedegán ha sido fundamental para que los Ciclos de Vacunación se lleven a cabo sin ningún tipo de obstáculos, todo con el fin de garantizar la cobertura y controlar la enfermedad.
 
La entidad gremial ejecuta las labores de coordinación para hacer llegar las vacunas de la fiebre aftosa y la brucelosis bovina a todos los productores del país, a través de las Asociaciones y los Comités de Ganaderos autorizados por el Instituto Colombiano Agropecuario, ICA.
 
Los antecedentes del tema
 
Antes del inicio oficial del programa para la erradicación de la fiebre aftosa y la expedición de la Ley 395 de 1997, los ganaderos compraban la vacuna directamente a los laboratorios que producían el biológico durante los ciclos establecidos por el ICA.
 
Al realizar el proceso de esta forma, se presentaban inconvenientes que impedían la obtención de resultados exitosos. En primer lugar, nadie verificaba la correcta aplicación del biológico a los bovinos. (Lea: Colombia tiene la 2da vacuna anti aftosa más económica de la región)
 
Además, resultaba muy costoso para los propietarios de ganado, debido a que la compra individual no generaba economías de escala y los precios variaban dependiendo de la región.
 
Otro problema tenía que ver con la organización del esquema de vacunación por el ICA, que hacía varios ciclos dispersos por todo el territorio nacional durante todo el año, lo que ocasionaba que se presentaran casos de la enfermedad de forma permanente.
 
Estos inconvenientes llevaron a la elaboración de la ley para garantizar la aplicación efectiva y supervisada de la vacuna en 2 únicos ciclos anuales y en fechas específicas, que son establecidos mediante resolución por la entidad sanitaria. (Lea: 7 consecuencias de no tener el Registro Único de Vacunación)
 
Fedegán asume el rol de compra y distribución
 
Hasta 2007, el Fondo Nacional del Ganado, FNG, se encargó de todo el proceso de compra, distribución y aplicación del biológico. Pero a partir de una decisión tomada en diciembre de 2006 por la junta directiva del Fondo, presidida por el ministro de Agricultura, la Federación asumió la compra y la distribución, costos que no implicarían detrimento alguno del presupuesto del FNG.
 
El Fondo Nacional del Ganado solo tiene como propósito el recaudo y la administración de la Cuota de Fomento Ganadero y Lechero, que son recursos de la parafiscalidad de naturaleza pública. Por el contrario, los recursos para comprar la vacuna son de naturaleza privada”, explicó Carolina Useche Rodríguez, directora administrativa y financiera de Fedegán.
 
En ese entonces, la junta del FNG determinó que esa obligación no debería salir de su presupuesto, y que únicamente se afectaría para aquellos gastos concernientes a la aplicación de las vacunas contra la fiebre aftosa y la brucelosis bovina, la Cepa 19. (Lea: Fedegán mantiene el precio del biológico contra la fiebre aftosa)
 
En su calidad de gremio cúpula de la ganadería colombiana, Fedegán recibió la tarea de coordinar la logística con los laboratorios que comercializan el biológico y las Organizaciones Ejecutoras Ganaderas, OEG, que son los gremios de cada municipio.
 
Cuando las vacunas llegan a cada comité, son recibidas por el profesional del FNG que maneja la zona, junto con un miembro del gremio y un funcionario del ICA. Ellos se cercioran que la distribución se haya hecho con las condiciones técnicas requeridas y las depositan en un cuarto frío, donde se conserva el biológico.
 
A partir de la promulgación de la ley 395 de 1997, no solo basta con que el ganadero haga la compra, sino que también la vacuna se debe suministrar de forma correcta. Este es un compromiso que se fijó Fedegán y que ha cumplido a cabalidad en todos los ciclos de vacunación, desde que comenzó el programa. (Lea: Concluye 2da etapa del II Ciclo de Vacunación contra aftosa y brucelosis)
 
Por este motivo, el FNG dispuso de recursos para hacer la correcta aplicación, para lo cual se contratan los programadores y los vacunadores, se les paga el transporte hasta los predios (que han sido georreferenciados previamente), se hace la aplicación a cada uno de los animales de la finca, y con estos datos se logra inventariar el hato bovino del país.
 
La adquisición de la vacuna contra la fiebre aftosa corre por cuenta de los mismos productores, mientras que la de brucelosis bovina es garantizada por la Federación. “El biológico aftosa lo paga el ganadero con sus recursos y la Cepa 19 la subsidia Fedegán”, aclaró la directora administrativa de Fedegán.
 
Fedegán ha mantenido la vacuna al precio más bajo durante 9 años
 
Gracias a la gestión de la Federación y del FNG, Colombia recibió la certificación como país libre de la fiebre aftosa con vacunación por parte de la Organización Mundial de Sanidad Animal en mayo de 2009, un objetivo que se había trazado desde 1997.
 
Cabe resaltar que el modelo de compra y distribución del biológico adaptado por Fedegán ha generado un apoyo logístico y técnico oportuno para los vacunadores, pero sobre todo un impacto favorable para los ganaderos que compran la vacuna a un menor precio.
 
Esto se demuestra al comparar el costo del biológico comparado con el mercado internacional de América Latina, según datos entregados por el ICA. Hoy en día, mientras que países como Brasil y Argentina pagan la vacuna a $4.429 y $2.385, respectivamente, en Colombia al productor solo le cuesta $1.050.
 
De esta forma, Colombia reemplazó a Ecuador como el país que vende la vacuna contra la fiebre aftosa más barata, lugar que ostentaba en 2013. Los ganaderos ecuatorianos pagan el equivalente a $1.295 por cada dosis del biológico.
 
Este logro también se traduce en que Fedegán ha procurado un precio razonable a lo largo del tiempo desde que empezó a coordinar la compra y distribución en 2007. (Lea: Los logros de Colombia contra la fiebre aftosa a lo largo de 30 años)
 
En ese entonces, la vacuna costaba $800. Al año siguiente, se incrementó su valor en $850, y en 2009 a $915. Para 2010, el costo se ubicó en $935, y en 2011 en $965.
 
Sin embargo, mientras que desde 1998 la vacuna vio un aumento ininterrumpido cada año, para los Ciclos de Vacunación de los años 2012, 2013 y 2014, la Federación mantuvo el mismo valor al ganadero de $1.000 por cada dosis de fiebre aftosa. Esto a pesar de que los laboratorios incrementaron el biológico cada año.
 
Fedegán propende porque el precio del biológico sea el menor costo posible para el ganadero. En esta época, el país salía de una ola invernal, debido a la cual muchos productores perdieron sus animales, no tenían pasturas. Entonces, a pesar de que los laboratorios le subieron el precio a la vacuna, nosotros lo mantuvimos estable para poder mitigar el impacto económico”, subrayó Useche Rodríguez.
 
En 2015, el precio solo aumentó en $50, y se ubicó en $1.050 para el ganadero. En cuanto a la Cepa 19, la Federación ha subsidiado la vacuna, como se venía haciendo desde 2002.
 
Como se puede comprobar, la poca diferencia del precio y el modelo de compra y distribución diseñado por Fedegán han permitido el éxito del programa de erradicación de la fiebre aftosa.