¿Cómo debe juntar al ganado y mover una gran manada?

Por: 
CONtexto ganadero
30 de Junio 2020
compartir
comportamiento bovino, etología bovina, conjunto de vacas, bovinos, punto de balance en bovinos, definición de manejo de ganado, importancia de los bovinos, importancia del manejo animal, cómo se comunican las vacas, punto balance, proyecto ganadero completo, coronavirus, coronavirus Colombia, COVID-19, cuarentena, Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero
Los ganaderos pueden manejar un gran manada de bovinos sin causarles estrés ni apelando a gritos o látigos para conducirlos. Foto: TVGAN - Tv Agro

Entendidos en etología bovina como la reconocida experta en manejo del ganado Temple Grandin o Bud Williams en Estados Unidos han desarrollado algunas técnicas para mover un hato compuesto por un gran número de animales con bajo estrés.

 

De acuerdo con la etóloga norteamericana, el ganado puede ser juntado fácilmente si se induce el comportamiento natural de mantenerse unidos.

 

Esto se logra con el esquema del “movimiento de limpiaparabrisas”, en el cual el vaquero camina sobre el borde de la zona de fuga colectiva de un grupo de animales. (Lea: Recomendaciones a la hora de aclimatar al ganado bovino)

 

El vaquero debe ubicarse en el lado contrario hacia donde quiere dirigir a los animales. Luego deberá caminar hacia otro punto igualmente lejano, moviéndose en zigzag de un lado al otro de la manada, para que esta mantenga una línea recta de avance.

 

Según Grandin, los animales líderes se ubicarán en un punto que representa imaginariamente el eje del limpiaparabrisas, y el vaquero se mueve en lo que sería el extremo del mismo, barriendo la retaguardia de la zona de fuga en zigzag.

 

A medida que la manada se agrupa y desarrolla un buen movimiento de avance, el recorrido del trabajador en zigzag se va haciendo más estrecho. (Lea: ¿Aplica usted alguna de estas recomendaciones para embarcar ganado?)

 

El ganadero debe moverse a paso lento, así como resistir el impulso de perseguir a los que no siguen la manada, pues el instinto de agruparse hará que los rezagados vayan hacia donde está la mayoría de bovinos.

 

Siempre se debe mantener la calma y mantener el movimiento de los animales con cada paso, cuidando de no aplicar demasiada presión sobre la zona de fuga colectiva antes de que se junten, pues de lo contrario los animales huirán.

 

Este método ha sido desarrollado por Bud Williams, experto en manejo de animales, para los vacunos más salvajes o huidizos, pero no funciona con animales totalmente amansados, que tienen una zona de fuga escasa o nula.

 

Los métodos desarrollados por este especialista corresponden a una relación de estímulo y respuesta. El ‘estímulo’ es la persona que simula el comportamiento de acecho propio de un depredador, que suscita en el ganado el comportamiento de evitarlo.

 

La conducta del predador, dando vueltas alrededor de la manada, provoca ansiedad a sus integrantes y hace que se tornen incómodos. Mientras esperan el ataque, comienzan a juntarse. Esta ansiedad antecede al miedo, momento al cual no se quiere llegar con este método.

 

El trabajador ganadero se debe mover a la velocidad normal con que camina (como lo haría un de predador al acecho), y no debe haber ningún ruido, ya sea silbidos, gritos o golpes de látigo. (Lea: ¿Por qué es importante conocer el punto de balance en bovinos?)

 

Si los animales comienzan a correr, el método no funciona, pues la idea es provocar una leve ansiedad en ellos y no que estén asustados al extremo, lo que harían que se fugaran para alejarse uno de otro. 

 

Si se ponen muy nerviosos y comienzan a correr al primer intento, se los debe dejar tranquilizarse durante no menos de 30 minutos antes de volver a intentarlo. Las maniobras del vaquero deben ser regulares y controladas, sin incurrir en movimientos bruscos ni sacudir los brazos.

 

Para conocer más sobre el manejo de ganado con Grandin, puede consultar el siguiente enlace.