banner
coproductos humedos alimentacion ganado
Foto: mundoacuicola - BM Editores

Cargando...

Conozca los resultados de coproductos húmedos en la dieta del ganado

Por -

Aprenda los resultados de incorporar coproductos húmedos como pulpa de remolacha, granos de destilería y orujo de uva, entre otros, en la dieta del ganado. Conozca la composición y qué otros factores se tuvieron en cuenta al evaluar su inclusión en el alimento para rumiantes.

Aprenda los resultados de incorporar coproductos húmedos como pulpa de remolacha, granos de destilería y orujo de uva, entre otros, en la dieta del ganado. Conozca la composición y qué otros factores se tuvieron en cuenta al evaluar su inclusión en el alimento para rumiantes.

Álvaro García, nutricionista de Rumiantes en Dellait – Dairy Nutrition & Management, servicios y soluciones nutricionales, realizó un artículo para evaluar macronutrientes que pesan más en el precio final de la ración. La tabla 1 muestra la composición de algunos alimentos húmedos comunes.

De acuerdo con el autor, al revisar la tabla se observa que por cada tonelada de material húmedo comprado y entregado en la granja el contenido de ingrediente seco oscila entre 466 kg para el gluten feed y 240 kg para los granos húmedos de cervecería y/o pulpa de remolacha.

Así pues, sin considerar siquiera su contribución nutritiva a la ración, se obtienen casi dos veces más producto con gluten feed en comparación con las otras dos alternativas. Los otros alimentos quedan entre los dos extremos. (Lea: Conozca los beneficios de suministrar levaduras en terneros)

Además, se debe tener en cuenta la variabilidad dentro de cada alimento. La tabla 2 muestra la dispersión o los valores máximos y mínimos en el contenido de MS analizado por el laboratorio. Hay que subrayar que podrían tratarse de muestras de diferentes orígenes.

Según García, al considerar la compra de productos húmedos es necesario averiguar la consistencia del producto. Los resultados parecen evidenciar que los granos de cervecería o el orujo de uva tienen una dispersión aceptable, mientras que los ingredientes merecen un mayor escrutinio.

Composición nutritiva de los coproductos húmedos

Para incorporar un alimento húmedo a la dieta se debe consultar con el nutricionista. La proteína y la energía son los factores más importantes que determinan el precio de los coproductos. (Lea: Conozca el caso de un ganadero que usa su propia fórmula de concentrado)

Contenido de energía de los coproductos húmedos

Desde el punto de vista práctico hay una energía similar sobre base MS para la mayoría de los coproductos excepto 2: pulpa de remolacha y orujo de uva. Ambos coproductos son también los que tienen la menor concentración de proteína y almidón de todos los alimentos evaluados.

La pulpa tiene la ventaja de cambiar el perfil de fermentación en el rumen con la producción de más acetato que propionato y reducir así el riesgo de acidosis. El orujo de uva, junto con los granos de cervecería, son los que suministran más grasa, cerca de 9 %, lo que le permite tener mayor contenido energético.

Los granos de destilería solían proporcionar más grasa, pero cayeron al segundo lugar ya que hoy en día son parcialmente desgrasados en todas las plantas de etanol. En las cantidades generalmente incluidas en la dieta, es probable que ni la pulpa de remolacha ni el orujo de uva den lugar a cambios dramáticos en la producción.

El resto de los coproductos tienen contenidos de hemicelulosa que oscilan entre 19 y 25 % con ligeras diferencias en la NDT que se explican por su contenido de grasa ligeramente variable. El rango en la concentración de almidón para estos coproductos oscila de 1 a 12 puntos porcentuales.

Aunque se pudiera asignar un mayor contenido de energía con concentraciones de almidón más altas, hay que tener en cuenta que todos estos ingredientes han sido sometidos a diferentes procesos (incluyendo digestión enzimática) para extraer tanto almidón como sea posible.

Contenido de proteína de los coproductos húmedos

El siguiente nutriente que hay que tener en cuenta es la proteína, que oscila entre 10 y casi 29 % en los diferentes coproductos. En la tabla 1 hay dos alimentos con bajo contenido en proteína: la pulpa de remolacha (9,5 %) y el orujo de uva (11,9 %), mientras que los otros contienen todos alrededor del 20 %.

La degradabilidad de esta proteína depende de la que tenga en el alimento original (por ejemplo, baja degradabilidad de la zeína del maíz), además de otros cambios que se hayan producido durante el proceso. (Lea: Conozca algunas mezclas de subproductos de la agroindustria que puede ofrecer a sus bovinos)

Uno de los factores de procesamiento que más afecta a la degradabilidad de la proteína es la temperatura de secado. En el caso de los coproductos húmedos este factor está ausente y por lo tanto también el potencial de daño por calor en el producto final.

Para esto hay que comparar la variación en la degradabilidad de la proteína entre estos alimentos. Los valores de la tabla 1 muestran que la degradabilidad de la proteína es muy variable, desde una baja del 23,8 % en el orujo de uva hasta una elevada de 64,4 % en el gluten. Se pueden divir en las siguientes categorías:

  • Baja degradabilidad: orujo de uva y granos de destilería con 23,8 y 32,8 %, respectivamente.
  • Degradabilidad media: granos de cervecería con 36,2 % y pulpa de remolacha con 40,5 %.
  • Alta degradabilidad: gluten feed con 57,8 %.

¿Por qué es importante?

Porque dependiendo del resto de los coproductos presentes en la ración total mezclada y la productividad de los animales, es posible mejorar la fermentación en el rumen, añadir más proteína no degradable en rumen (PNDR) o tal vez incluso ambas opciones. En el grupo de baja degradabilidad es necesario evaluar ambos alimentos por separado.

El orujo de uva tiene una degradabilidad proteica muy baja debido principalmente a la presencia de taninos y otros compuestos como los fenoles, que protegen la proteína de la degradación microbiana, lo que aumenta la PNDR. Otra posibilidad es utilizar orujo de uva en dietas que incluyan forrajes más propensos a causar meteorismo, por ejemplo alfalfa.

En cambio, como el grano de maíz tiene una concentración relativamente alta de zeína (prolamina) con una degradabilidad menor, este último tiene un mayor efecto en la concentración de PNDR. En consecuencia, los granos de destilería son la mejor opción si se busca PNDR, aunque también se debe considerar el perfil de aminoácidos requeridos por las vacas lecheras de alta producción.

Los granos de cervecería y la pulpa de remolacha muestran una degradabilidad proteica más moderada que coincide aproximadamente con la velocidad de degradación del heno seco y el ensilado de hierba, y probablemente ayudaría a mantener un ambiente ruminal saludable y equilibrado si estos ingredientes fueran parte de la dieta.

Por último, la alimentación con gluten feed es perfecta para dietas que contienen forrajes altamente degradables como el heno de corte temprano, ensilado inmaduro de maíz, así como pastos en su etapa vegetativa.

Por supuesto, no se desea una fermentación excesiva con demasiada producción de gas en el rumen que podría provocar meteorismo. Si se encuentra en una zona donde el orujo de uva (taninos altos) está disponible, podría ser una buena alternativa para reducir este problema.  

banner
banner

Las más vistas