Conozca qué dice la OIE sobre las intervenciones dolorosas en bovinos

Por: 
CONtexto ganadero
04 de Marzo 2019
compartir
Intervenciones dolorosas en bovinos, procedimientos dolorosos en ganado bovino, Descorne en bovinos, castración en bovinos, esterilización en bovinos, identificación en bovinos, dolor bovinos, caudectomía, caudectomía en bovinos, práctica de descorne en bovinos, descorne en terneros, manejo animal, Bienestar Animal, reducción de dolor, Terneros, CONtexto ganadero, ganaderos colombia, noticias ganaderas colombia
Algunos de estos procedimientos como la castración y el descorne son necesarios para el bienestar animal y la seguridad humana. Foto: bovinocultura - cz.forwallpaper.com - AnatOmíA tOpoGrÁficA

De acuerdo con la Organización Mundial de Salud Animal (OIE), en el ganado vacuno se emplean prácticas de cría que causan dolor al animal, necesarias para la eficiencia productiva, la sanidad del hato o seguridad humana pero si se hacen de forma incorrecta, contrastan con el bienestar.

 

Por esta razón, en el Código Sanitario para los Animales Terrestres, se estipula que estas intervenciones deben realizarse “de tal modo que se cause el mínimo dolor y estrés”, procurando hacerlo en la edad más temprana y con el uso de anestesia supervisado por un veterinario.

 

No obstante, el organismo mundial observa que en aras de mejorar el bienestar en relación con estos procedimientos, se deben emplear estrategias de manejo o reproducir bovinos que no requieran estas prácticas. (Lea: ¿Por qué no se debe cortar la cola de los bovinos?)

 

Castración

 

Los objetivos de castrar toros son: reducir la agresión entre animales, mejorar la seguridad humana, evitar el riesgo de gestación no deseada en el rebaño y mejorar la eficiencia de la producción. Cuando sea necesario realizarla, hay que determinar cuál es el método óptimo y el momento adecuado para su tipo de ganado y el sistema de producción.

 

Los métodos incluyen intervención quirúrgica para ablación de testículos, métodos isquémicos y aplastamiento y corte del cordón espermático. Según la OIE, los terneros deberían castrarse antes de los 3 meses de edad, usando la técnica que menos dolor o sufrimiento cause.

 

 

Descorne

 

El propósito de esta intervención es reducir las lesiones en los semovientes y evitar daños, tanto en las instalaciones, los operarios o ellos mismos a la hora de transportar o manipular al ganado. (Lea: ¿Cuál método prefiere usted para descornar bovinos: físico o químico?)

 

El momento más adecuado para hacerlo es cuando el cuerno todavía esté en su fase inicial o en la primera oportunidad de manejar al animal. Esto implica menor traumatismo en los tejidos porque no existe una inserción del cuerno al cráneo del animal.

 

Los métodos empleados en la eliminación del botón germinal van desde la ablación con cuchillo, cauterización térmica o aplicación de la pasta química cáustica. Cuando ya se han desarrollado, los cuernos se remueven cortándolos o serrándolos justo en su base.

 

 

Ovariectomía (esterilización)

 

El código explica que en ocasiones se requiere recurrir a la ovariectomía de las novillas para evitar el riesgo de gestación no deseada en condiciones extensivas de pastoreo y se procede a una esterilización quirúrgica realizada por profesionales capacitados.

 

 

Caudectomía

 

Se refiere al procedimiento de remover la cola, lo que se hace con el propósito de prevenir la necrosis en el extremo de la misma cuando se efectúan operaciones de confinamiento. (Lea: Cómo influye el bienestar animal en la cadena productiva de la carne)

 

No obstante, la OIE advierte que varios estudios muestran que mayor espacio por animal y una cama adecuada para cada uno son eficaces para evitar esta patología, por lo cual desaconsejan adelantar realizar la caudectomía en el ganado vacuno de carne.

 

 

Identificación

 

La OIE favorece técnicas como los crotales auriculares, la marcación por muescas en las orejas, los tatuajes, el marcado en frío y la utilización de dispositivos de radiofrecuencia (RFID) porque están más alineados con la reducción del dolor y el bienestar animal.

 

Reconoció que en algunas situaciones se emplea el marcado con hierro caliente que, no obstante, deberá ser realizado por operarios experimentados, de forma rápida y con el equipo apropiado. Este es el método más empleado en nuestro país, aunque el menos recomendado.

 

Los sistemas de identificación han sido establecidos previamente por la autoridad veterinaria, en este caso el Instituto Colombiano Agropecuario (ICA), que ha dispuesto el uso de chapetas que se colocan en la oreja del semoviente para marcarlo.