El fenotipo, factor que incide en la calidad de la leche

Por: 
CONtexto ganadero
08 de Octubre 2020
compartir
calidad, leche, fenotipo, grasa, proteína, lácteos, sólidos, rentabilidad, manejo, alimentación, características físico químicas, precio de la leche, animales mestizos, Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero
El fenotipo del ganado es una de las diversas características que inciden en los componentes de calidad de la leche. Foto: lavozdelinterior.com.a

Los constituyentes de la leche, principalmente la grasa y la proteína, están directamente relacionados con la calidad tecnológica de este alimento, al ser fundamental durante los procesos de transformación de subproductos lácteos.

 

En Colombia la valoración de los componentes lácteos es de gran importancia, al punto que el pago a los proveedores se basa en el contenido de proteína, grasa, solidos no grasos y solidos totales, que se encuentren presentes en la leche, tal como lo plantea el trabajo elaborado por Misael Yesid Reyes Gómez, de la Universidad Francisco de Paula Santander Ocaña

 

La calidad de la leche es una de las variables más representativas en la rentabilidad del sector lechero por lo que la utilización de ganados sanos, bajo buenas condiciones de manejo y alimentación, garantizan un producto con características físico químicas óptimas para los mercados demandantes, siendo de beneficio no solo para el productor; al ver el incremento en el pago de la leche, sino que también contribuye a que el consumidor pueda obtener un producto más inocuo. (Lea: Preocupa la calidad sanitaria de la leche)

 

La investigación realizada por el profesional consistió en evaluar la producción de leche y la calidad composicional de sus constituyentes (grasa, proteína y solidos no grasos), en animales mestizos (Gyr/Holstein, Gyr/Cebú y Jersey/Holstein) del proyecto bovino de la universidad, localizado en el municipio de Ocaña, Norte de Santander, con un total de 2.715 controles lecheros colectados durante un periodo de seis meses utilizando como muestra quince hembras en producción, las cuales fueron muestreadas durante dos ordeños/día.

 

De acuerdo con los resultados, la producción de leche, grasa y proteína fueron de 5.4, 4.1 y 2.9, respectivamente, Estos valores se encuentran de acuerdo con los esperados para la especie, aunque se sugiere buscar un incremento de la proteína ya que se encuentra en el límite de lo ideal, según el autor.

 

Así mismo, plantea que el cambio en la trayectoria de la producción de leche presenta una variación fenotípica esperada para la especie que sugiere que dicho cambio está en función del tipo racial, el intervalo entre partos, la longitud de la lactancia, el número de partos y el año de parto, aunque también puede afectarse por factores no genéticos, como por ejemplo el clima y la calidad de los forrajes.

 

Por otra parte se logró concluir que la producción de leche y la calidad de sus componentes, presentan variación durante los diferentes meses del año, mostrando un mayor rendimiento en las épocas de invierno. (Lea: ¿Cómo obtener leche de buena calidad?)

 

Los valores de producción de leche y constituyentes para las razas y sus cruces se encuentran dentro de lo esperado para la especie, señala el trabajo.

 

Se concluyó, de acuerdo con el autor, que existe una variación tanto en la producción de leche como en la composición de sus constituyentes en los animales estudiados durante los diferentes meses del año. El aumento o disminución de estos componentes posiblemente puede estar asociado a factores ambientes como las épocas de invierno y verano. Además, es necesario considerar factores nutricionales y de manejo.

 

Es así como la producción de leche presentó sus mayores rendimientos en noviembre y marzo, “posiblemente estos resultados se deban a las fechas de parto o a cambios del ambiente”, indica la investigación.

 

Además, el porcentaje de grasa presentó variación a lo largo del estudio, encontrándose alto en los meses de octubre y diciembre y bajos en el mes de marzo y abril, esto puede haber sido causado principalmente por la etapa en la lactancia, indica el autor.

 

La proteína también presentó fluctuación durante los meses del estudio, con los mayores porcentajes concentrados en el mes de octubre, noviembre y diciembre y con los más bajos en febrero, marzo y abril, muy similar a al comportamiento de la grasa, posiblemente por la etapa de lactancia, señala Reyes. (Lea: Colombia tiene forma de mejorar la calidad de su leche)

 

Igualmente se observó que el porcentaje de solidos no grasos, presentó una variabilidad a lo largo del estudio, con los promedios más altos en octubre y una tendencia a disminuir en los siguientes meses, posiblemente esto podría estar asociado a la calidad de los forrajes en época de invierno y verano, dice.

 

Frente a esto se recomienda hacer un correcto plan de manejo en las pasturas en función de las épocas lluviosas y de verano, específicamente en el riego y fertilización de los potreros.

 

Se sugiere también que en los meses donde se presentan los menores porcentajes de grasa y proteína se hagan suplementaciones específicas para mantener y/o mejorar los volúmenes de producción y de componentes lácticos, con lo cual se espera mejorar la calidad de la leche.