INFORME: ¿Cuáles de estas 10 tareas practica usted como buen ganadero?

Por: 
CONtexto ganadero
24 de Marzo 2017
compartir
Test buen ganadero, Prueba del buen ganadero, Para ser buen ganadero hay que ser buen agricultor, prácticas para ser buen ganadero, prácticas buen ganadero fedegán, prácticas buen ganadero, Buenas Prácticas Ganaderas, BPG, CONtexto ganadero, ganaderos Colombia
Guardar alimento y agua, tener un plan de vacunación y hacer mejoramiento genético son algunas las prácticas que lo hacen un buen ganadero. Foto: centroagroturisticojovenesrurales.blogspot.com / abc.com.py / fedegan.org.co.
Ser propietario de bovinos es una actividad exigente que requiere de mucha atención, esfuerzo y compromiso. CONtexto ganadero lo invita a hacer este test para evaluar su propia gestión e identificar en cuáles aspectos se destaca y en los que podría mejorar.
 
Durante muchos años, los productores pecuarios ejercieron la ganadería sin contar con asistencia técnica o asesorías profesionales. La gran mayoría aprendió de forma empírica el oficio de cuidar animales y producir carne y leche para el consumo humano.
 
No obstante, las exigencias de un mundo globalizado hacen necesaria la reconversión de la ganadería en sistemas más productivos y tecnificados, que ya no competirán solo con sus vecinos sino con otras regiones y otros países.
 
Así pues, se hace necesaria la aplicación de unos estándares y exigencias para ofrecer un producto final inocuo de la más alta calidad. (Lea: 5 acciones que hacen a una ganadería competitiva)
 
La Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, ha trabajado en estos aspectos con la implementación de las Buenas Prácticas Ganaderas, que desde 2010 ha venido instruyendo en todo el país para dar cumplimiento a los Decretos 1500 de 2007 y 616 de 2006, focalizados en la producción de leche y carne.
 
Basados en ese manual y en los conocimientos de experimentados ganaderos, CONtexto ganadero le presenta un test de 10 premisas con las que usted podrá determinar si es un ganadero aplicado y competitivo, o si por el contrario debe mejorar en ciertos aspectos.
 
1. Usted garantiza el suministro de alimento y agua a su ganado
 
Andrés Sinisterra, médico veterinario y director comercial de la empresa Ferragro en Cali, recordó el conocido adagio por el cual se debe guiar todo productor pecuario: “Para ser buen ganadero, se debe ser agricultor” y agregó “un cultivador de pastos”.
 
En este sentido, el experto enfatizó en la obligación de proveer suficiente alimento al ganado, teniendo unos potreros con forraje y en buen estado.
 
Si sus pastos se agotan por razones climáticas, usted dispone de reservas de suplementos bovinos como silos, henos, henolaje, bloques multinutricionales, sales mineralizadas o concentrados. O también subproductos de otros cultivos, como papa o yuca, que sirven de reserva en épocas de escasez.
 
De igual manera, el suministro de agua es fundamental para los bovinos. En este punto, se deben elaborar tanques y/o, represas para guardar el recurso hídrico cuando escasea en tiempo de verano.
 
No obstante, Sinisterra aclaró que tener reservas del líquido no es suficiente, sino que se debe proveer limpio, abundante y sin contaminantes.
 
2. Cuida del medio ambiente y de todos sus componentes (suelo, agua, forraje, árboles)
 
Aunque este es un aspecto que se ha implementado en años recientes, se debe priorizar porque de él depende mucho el primer punto. Cuando se conserva el medio ambiente y se hace un buen uso de los recursos hay más posibilidades de guardar agua y pasturas
 
En primer lugar, el suelo reviste una enorme importancia por su composición física, química y microbiológica. Dado que el pasto y los demás cultivos dependen de los nutrientes de que adquieren de la tierra, es vital proporcionar esos elementos al suelo cuando faltan o de trabajar la tierra para sacar el mayor provecho.
 
De otro lado, Diego Arciniegas, gerente de la empresa agroecológica ganadera Tierra Buena, destacó la arborización, pues brinda sombras, protege contra vientos fuertes y heladas, sirve como cerca de potreros y alberga especies que pueden contribuir en la explotación.
 
Yo creo que un vivero y a todas las fincas les falta arborización. Es muy rara la que tenga árboles, entonces yo creería que un vivero podría proporcionar una ayuda”, recalcó. (Lea: 7 acciones para lograr una Producción Más Limpia en la ganadería)
 
El objetivo final debe ser la implementación de sistemas silvopastoriles, SSP, que conservan las fuentes de agua y las praderas. Además, desde el punto de vista económico, se ha comprobado su efectividad para incrementar los niveles productivos, tanto en litros de leche como en kilos de carne.
 
3. Ha diseñado estrategias de alimentación para sus bovinos
 
El ganadero debe sacar el mayor provecho al alimento para potencializar sus nutrientes en los rumiantes. Los expertos han interpretado a la vaca y al rumen como una máquina que transforma el pasto en leche y carne.
 
Para obtener el rendimiento esperado, se debe optimizar el valor nutritivo de los pastos, incorporando especies favorables y adaptando los suelos a su favor.
 
Estrategias como la rotación de potreros o el sistema de pastoreo racional Voisin permiten la disponibilidad de forraje y el aprovechamiento de los recursos que el ganadero dispone en su finca.
 
Con el pastoreo racional, las pasturas son cosechadas con los contenidos nutricionales en su punto más elevado, con lo cual se cumplen las exigencias alimenticias de los animales.
 
4. Usted cuenta con un plan de vacunación y un manejo de plagas
 
Para el médico veterinario, es fundamental efectuar un control sobre las enfermedades o plagas que puedan afectar al ganado, de acuerdo al sistema de explotación y al clima donde esté ubicada la finca.
 
“El ganadero está protegiendo una alta inversión a un costo muy bajo, que es la vacuna. Por ejemplo, la de la brucella se pone una sola vez en la vida y es gratis, o si no se usa la RB51. De todas formas, es un gasto muy pequeño comparado al capital que representa la vaca”, indicó.
 
Sinisterra puntualizó que no solamente se cuida al animal sino también a la futura cría, en el caso de las vacunas reproductivas. Esto con el fin de evitar abortos, pues si se presenta un caso en el quinto o séptimo mes, se ha perdido toda la inversión en inseminación y cuidados.
 
En el tema de las plagas, se recomienda implementar medidas como la disposición de basuras, el encerramiento de bodegas de alimentos o la aplicación correcta de los baños en los animales. En este caso, hay que hacer un manejo integral de los parásitos.
 
5. La infraestructura de su finca está diseñada de forma adecuada
 
Más allá de la inversión en equipos de alto costo, este punto hace referencia al diseño de una explotación que disponga de un acceso adecuado, áreas definidas y delimitadas, estructuras sólidas y espacios limpios.
 
Para Arciniegas, la facilidad de entrada a la finca para los vehículos debe ser un aspecto primario a la hora de adecuar un terreno. Esto es esencial sobre todo a la hora de sacar los productos de la finca, pues el transporte puede llegar a ser costoso.
 
“El tema de comercialización se vuelve complicado así la tierra sea muy buena, entonces el acceso a los predios debe diseñarse de la manera más fácil”, dijo. (Crónica: Para ser un buen ganadero hay que salir de la finca)
 
Por su parte, Sinisterra privilegió el uso de tecnologías como las cercas eléctricas y los paneles solares, no solo como una forma de ahorro sino también por garantizar el bienestar animal, sobre todo con las cercas que tienen alambras de púas y causan daños en los bovinos.
 
El montaje de una cerca eléctrica es más económico que la cerca de púas, protege la piel que es valiosa para el tema de cueros, así como la ubre en el caso de las vacas, o el pene y el prepucio en los toros”, sugirió.
 
6. El personal de la finca está capacitado y recibe todas sus prestaciones conforme a la ley
 
El médico veterinario señaló la importancia de contar con operarios que tengan claridad en las tareas que deben desempeñar y dedicación para hacerlas. Por eso, hizo énfasis en que los propietarios de los predios deben invertir en capacitar a sus trabajadores.
 
Hay muchos ganaderos que no hacen esta inversión y el tema del recurso humano se está volviendo cada vez más complicado, porque las personas no quieren estar en el campo, los muchachos que salen del Sena quieren irse a la ciudad”, manifestó.
 
Para esto, no solamente basta con capacitar a los empleados, sino que también se debe responder por los pagos en salud, pensión y riesgos profesionales (ARL). Roque Alfredo Berrío Davis, médico veterinario y zootecnista en Córdoba, indicó que esta es una de las falencias más graves en su zona. 
 
“Estos pagos representan un bienestar para el trabajador, pero cuando no lo tiene trabaja incómodo y el rendimiento no es igual. Además, existe el agravante de cualquier accidente que pase, el ganadero tiene que responder con los gastos”, dijo.
 
7. Registra los datos productivos y reproductivos de su predio
 
Sin lugar a dudas, la finca ganadera debe ser considerada como empresa y esta ha sido una insistencia de los expertos en la materia para aquellos que desean mejorar sus ingresos. Según ellos, el flujo de caja no es un indicador de las utilidades de la finca.
 
En cambio, el productor debe aprovechar las nuevas tecnologías para adquirir un software en el cual pueda consignar los parámetros productivos como los litros de leche y las ganancias de peso, y los reproductivos como el intervalo entre partos o el número de días abiertos.
 
El registro de la información administrativa es básico, pues el ganadero debe conocer su negocio, cuánto le cuesta un kilo de carne o producir un litro de leche”, recomendó el gerente de la empresa Tierra Buena.
 
8. Ejecuta un plan de mejoramiento genético
 
Sinisterra resaltó la importancia de implementar genética de alta calidad con el objetivo de incrementar la productividad, tanto en leche como en carne. (Blog: Las 5 claves para tener vacas de alta producción)
 
Contar con el material genético o con un ejemplar que se haya destacado en ganancia de peso o cuyas hijas hayan sobresalido en ofrecer un alto volumen de leche puede representar un rendimiento superior y mejores utilidades.
 
Utilizar animales de genética, sobre todo un toro. Una regla de la ganadería dice que uno no debería tener un mal toro en la finca porque puede dejar 40 o 50 malas crías al año, mientras que una mala vaca solo deja una al año”, precisó.
 
A su vez, Arciniegas habló de la importancia de adquirir pajillas de razas que correspondan al hato de la finca, teniendo en cuenta características como el tamaño de los animales o su adaptabilidad a ciertos climas.
 
9. Aplica la trazabilidad en todos los ejemplares de su hato
 
El tema de la trazabilidad ha estado en boga en años recientes pero cabe anotar que desde 2004, la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, ha insistido en la necesidad de identificar todos los animales del país.
 
De acuerdo con la página web de la Federación, la trazabilidad es un conjunto de acciones, medidas y procedimientos técnicos que permiten registrar cada bovino desde su nacimiento hasta el final de la cadena de comercialización.
 
En Colombia, a partir de la Ley 914 de 2004 se creó el Sistema Nacional de Identificación e información de Ganado Bovino, Sinigán, un programa que registra la información y eventualmente permitirá al consumidor conocer la calidad del producto que adquiere.
 
10. Forma parte de una asociación de ganaderos
 
Para el gerente de Tierra Buena, este es un aspecto esencial de todo buen ganadero porque le brinda acceso a compartir experiencias que alimentan su conocimiento. No solo aprende de las incursiones de otros productores, sino que también se fortalece el gremio.
 
Yo creo que la asociatividad es un punto clave. Cuando hablamos de hacer país, los ganaderos pueden comenzar por asociarse y creo que esto debe empezar a desarrollarse”, precisó.
 
En este punto, hay que pensar en crear cooperativas o comités sólidos, donde los productores se vinculen basados en la democracia y la participación activa, en aras de producir carne y leche así como mejorar la calidad de vida de los ganaderos, que es el fin último de la asociatividad.