La tecnología y los sistemas silvopastoriles van de la mano

Por: 
CONtexto ganadero
18 de Octubre 2021
compartir
silvopastoril, robot de ordeño, De Laval, nuevas tecnologías, producción de leche, mano de obra, relevo generacional, Jóvenes Rurales, precio, pequeños productores, alquiler, Inversión, pastoreo, puerta inteligente, árboles, vacas, costos, capacitación, información, rutina, alimentación, eficiencia, calidad de vida, Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero
La tecnología de punta como es el caso de los robots de ordeño se pueden combinar con sistemas silvopastoriles con un resultado favorable para el productor. Foto: infortambo.cl

Los robots de ordeño en ganaderías con sistemas silvopastoriles se pueden trabajar y dan buenos resultados como lo demuestra un caso en San Carlos, Brasil.

 

Ante un mercado cada vez más riguroso, el excesivo tiempo requerido para el ordeño manual y ante la evidente escasez de mano de obra, hoy vemos un incremento importante en el uso de nuevas tecnologías para la producción de leche.

 

En un trabajo conjunto entre Embrapa Southeast Livestock y DeLaval, demostró que en los sistemas de producción familiar, un ordeño robotizado puede ser una tecnología disruptiva al eludir el problema de la falta de mano de obra, lo cual permite incrementar la producción y contribuir al relevo generacional al atraer jóvenes productores aficionados a la tecnología.

 

El ordeño robotizado es una tecnología ya consolidada en los países desarrollados, en sistemas intensivos y confinados. A pesar de su potencial, el elevado precio es una importante barrera para incorporarla en los sistemas de producción de leche de pequeños productores, de acuerdo con el trabajo desarrollado por las entidades. (Lea: Robot de ordeño permite hasta 21 litros de leche por animal)

 

En este caso se trabaja bajo un sistema de alquiler que permite al productor pagar la inversión en el largo plazo. La tecnología ha sido adaptada por Embrapa Southeast a las condiciones de producción de los países tropicales en desarrollo, en donde predomina el pastoreo, incluyendo los sistemas silvopastoriles.

 

La integración del robot con los sistemas de pastoreo se ve facilitada por la tecnología de puerta inteligente que dirige a la vaca al ordeño o al pasto, programando el sistema de puertas para dirigir a las vacas a los sistemas silvopastoriles durante el día y a los sistemas sin árboles por la noche. Con esta tecnología se pueden atender entre 60 y 80 vacas por día.

 

Dado que la tecnología se encuentra en una fase de diseño, aún es necesario completar estudios que indiquen su impacto potencial en términos de incremento de producción, costos de operación, necesidades de capacitación y acompañamiento técnico.

 

El alto costo para adquirir el sistema de ordeño robotizado y la distancia a los centros de mantenimiento constituyen parte de las barreras identificadas en la fase de diseño. En el primer caso, se han logrado establecer mecanismos para abordar esta limitante a través de opciones de alquiler y pago de la inversión a largo plazo.

 

Respecto a la distancia a los centros de mantenimiento, se debe considerar que el ordeño no puede permanecer fuera de operación por más de unas pocas horas. La realización de pruebas y estudios de impacto de la tecnología aún están por desarrollarse, lo cual podrá ofrecer valiosa información para incorporar mejoras al diseño planteado. (Lea: En Exposabana, conozca el primer robot de ordeño en Latinoamérica)

 

Caso colombiano

 

Aunque un alto porcentaje continua utilizando los métodos tradicionales y mecanizados, en Colombia ya se pueden encontrar sistemas totalmente robotizados que permiten un incremento significativo en la producción, disminuyen los costos e incentivan a los productores a la adopción de procesos poco convencionales.

 

La introducción de sistemas robotizados de ordeño supone un cambio en la forma de gestionar las explotaciones ganaderas dedicadas a la producción de leche, un cambio cuyas consecuencias se resumen en ahorro de trabajo, mayor productividad y, por tanto, mayor rentabilidad.

 

Según Marcelo Catalá, Gerente De Laval Robótica Latinoamérica, el sistema robótico a nivel comercial lleva cerca de 30 años de desarrollo. En Latinoamérica se inició en el 2009 aproximadamente y desde hace dos años, empezaron los primeros robots en Colombia.

 

Por su parte Bastián Mira, Gerente de sistema ordeño robótico De Laval Chile, las principales condiciones que se necesitan para empezar con el ordeño robótico es estar abierto al cambio, a ver las cosas de una forma diferente de lo que se hace tradicionalmente.

 

Estar preparado para interactuar con computadoras y dispositivos móviles, saber analizar la información porque al no estar en contacto directo con las vacas durante el proceso de ordeño el robot se transforma en un centro de información que va capturando datos de las vacas y los entrega a través de reportes en la computadora. Por eso hay que destinar todos los días un tiempo para este análisis. (Lea: ¿Cómo funcionarían los ordeños robotizados en sistemas de pastoreo?)

 

Después hay que estar en campo, trabajar con las praderas porque son el alimento de los animales y eso es fundamental también para el resultado de la producción lechera.

 

Hay que cambiar algunas rutinas y poner el foco en cómo se está alimentando a las vacas para que los resultados sean los esperados, señaló.

 

Los productores que trabajan con esta tecnología están muy contentos, han instalado más robots y están creciendo con base en los buenos resultados que se reflejan en una mayor eficiencia de la mano de obra, mejor calidad de vida, la flexibilidad en las rutinas, la mayor productividad de las vacas y el bienestar animal.

 

Concluyó señalando que cada vez es más difícil conseguir ordeñadores y los que hay en su mayoría son personas que superan los 50 años de edad y eso es un llamado para implementar la robótica en los ordeños con el fin de no acabar con esas fincas lecheras ya que la tecnología puede ser un atractivo para que los jóvenes se queden en el campo.