Lea acerca de los signos clínicos de la otitis bovina

Por: 
CONtexto ganadero
16 de Agosto 2022
compartir
Signos clínicos de la otitis bovina
La aparición de síntomas clínicos de la otitis en bovinos genera una pérdida progresiva de peso. Foto: scielo.br

La otitis parasitaria bovina es causada por nematodos Rhabditiformes. Sus manifestaciones clínicas incluyen otitis clínica en el conducto auditivo, otorrea que puede llegar a ser purulenta, olor fétido, entre otros. Conozca más detalles de esta patología.

 

Inflamación con cierto grado de estenosis del conducto auditivo, prurito intenso con rascado excesivo de las orejas, son algunos de los síntomas que presentan los bovinos cuando tienen otitis clínica. En una investigación realizada por la Universidad de Córdoba en Colombia, se expone que algunos animales se pueden observar con la cabeza pendulane de un lado a otro, por el constante balanceo de las orejas, por lo que en ocasiones ciertas otitis pueden producir síndrome vestibular y una lesión del nervio facial.

 

Se ha expuesto por varios autores que la raza bovina Gyr parece estar dispuesta a la otitis parasitaria en relación con otras razas debido a la conformación anatómica del pabellón auricular, el cual es bastante largo y encartuchado, lo que favorece la retención de cerumen proporcionando un ambiente favorable para la produccion y permanencia del parásito. (Lea: Efectos y manejo de la otitis en ganado Gyr)

 

Cuando los animales presentan otitis clínica, además de los síntomas mencionados anteriormente, también llegan a tener linfadenitis a nivel de los nódulos linfáticos mandibulares, sumándole que todos estos problemas generan una pérdida progresiva de peso.

 

Los hallazgos clínicos mencionados por la universidad en la investigación reportan la anamnesis, el tiendo de padecer la enfermedad y la evolución del cuadro, así como movilidad nasal del cerumen son datos importantes que se hacen para sospechar clinicamente de una otitis parasitaria bovina.

 

Los animales con otitis parasitaria en la mayoría de los casos presentan la afectación en ambas orejas, acompañados principalmente de manifestaciones clínicas como depresión, inapetencia, otorrea con secreción algunas veces purulenta y fétida, dolor a la palpación en las bases de las orejas, entre otros.

 

Algunos autores recomiendan que ante estas alertas, se debe colectar material de secreción de los conductos auditivos externos y observar el movimiento en olas del material, generado por el movimiento de los parásitos.

 

Estos profesionales también forman que se debe transportar el material diluido en solución salida fisiológica a temperatura ambiente para observarlo al microscopio y determinar la presencia de formas parasitarias en estado adulto y larvario de Rhabditis bovis. (Lea: Conozca los factores de riesgo de la otitis parasitaria bovina)

 

Hay que tener claro que este género de Rhabditis es un parásito saprofito que habita en zonas de bosque húmedo tropical, comunmente habita en materias fecales, tierras húmedas y materia orgánica en descomposición.

 

Diversos estudios han demostrado que existe gran diferencia en las manifestaciones clínicas de la enfermedad, entre animales adultos y jóvenes, pues la de los primeros se asocian generalmente con síntomas de otitis, mientras que en terneros son siempre leves y asintomáticas.