Moringa Oleifera, alternativa de suplementación en bosque húmedo tropical

Por: 
CONtexto ganadero
16 de Marzo 2020
compartir
Moringa, oleifera, Forrajes, suplementación, bosque húmedo tropical, Agrosavia, La Salle, suelos, degradación, materia seca, calidad, nutrición, hojas, precipitación, eficiencia, ecosistemas, Yopal, Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero
Por medio del uso de la moringa oleifera se puede lograr una alternativa para la suplementación bovina, de acuerdo con estudios. Foto: es.wikipedia.org

La Moringa Oleifera se puede considerar como alternativa de suplementación estratégica en sistemas ganaderos en ecosistemas de bosque húmedo tropical, dado su desempeño en producción y calidad de forraje, según trabajo realizado por Alexander Navas Panadero, docente de la Universidad de La Salle y publicado por Agrosavia.

 

Señala que el análisis del desempeño de M. oleifera mostró un efecto importante en la recuperación de suelos degradados, en la producción de forraje verde y materia seca de buena calidad nutricional. (Lea: Moringa oleífera, alimento ecológico para bovinos en cualquier época)

 

Añade que a pesar de disminuir la producción de forraje en los períodos de menor precipitación, la especie soporta condiciones de sequía; en estos períodos, también se reduce la relación hoja-tallo, por la caída de hojas al suelo, lo que favorece el reciclaje de nutrientes.

 

De acuerdo con el trabajo, los eventos climáticos extremos pueden afectar la producción de forraje y la eficiencia en los sistemas de producción ganadera. Las especies gramíneas presentan alta vulnerabilidad bajo estas condiciones, razón por la cual es importante buscar alternativas que permitan adaptar los sistemas ganaderos.

 

Se determinó el desempeño de Moringa oleífera en ecosistemas de bosque húmedo tropical, como alternativa forrajera en programas de alimentación para lo cual se evaluó durante un año en bancos forrajeros, en Yopal, Casanare (Colombia). (Lea: El Árbol Moringa es nutritivo y multipropósito)

 

Frente a ello se definió el efecto sobre las características químicas y la macrofauna del suelo, la producción de materia seca, la relación entre la biomasa de hoja-tallo, y la calidad nutricional de la planta completa y fracciones (hoja-tallo).

 

Se utilizó un diseño al azar y estadística descriptiva para las variables de suelo y análisis de varianza no paramétrica para producción de forraje y relación hoja-tallo, utilizando el software Infostat. Se presentaron incrementos en los contenidos de minerales, materia orgánica, carbono orgánico y macrofauna edáfica.

 

Se encontraron diferencias en producción de materia seca de las fracciones de la planta, siendo mayor las hojas, se presentaron diferencias en la producción de materia seca entre cortes y en la relación hoja-tallo. El forraje presentó buena calidad nutricional, siendo las hojas la fracción de mejor calidad. (Lea: Productores en Santander buscan sacarle más provecho a la moringa)

 

M. oleifera resistió los cambios drásticos en las condiciones climáticas que se presentaron durante el estudio.

 

La moringa es un árbol que se adapta a varios tipos de suelo y cuyo forraje presenta buena calidad nutricional (contenidos superiores a 18% de pc). Ha sido utilizado con buenos resultados en la suplementación de especies rumiantes, incrementando la producción y reduciendo las emisiones de metano, por lo que genera menor impacto ambiental negativo

 

Se encontró un cambio en los contenidos iniciales de algunos minerales en el suelo. A pesar del corto tiempo de evaluación, se observaron incrementos en los contenidos de minerales donde se estableció el banco forrajero con M. oleifera. La tendencia es al mejoramiento de las condiciones químicas del suelo, incremento de bases y mejor disponibilidad de estas para las plantas. (Lea: Colombia, el país de la diversidad de suelos)

 

Además, se encontró un incremento en bases saturables y mayor capacidad de retención de agua en el suelo, aspectos importantes para la producción de forraje y la adaptación a las condiciones climáticas extremas.

 

También en este estudio, se encontró que la condición inicial de macrofauna en el suelo fue nula (no se observó ningún tipo de organismo) y que la presencia de la especie arbórea contribuyó, en el corto plazo, a recuperar las características biológicas del suelo.

 

En las parcelas de M. oleifera se observó la presencia de diferentes familias de macrofauna (Lumbricidae, Termitidae, Chilopoda y Scarabaeidae), que tienen funciones ecológicas en el suelo como formación de poros, humificación y mineralización de la materia orgánica. Este incremento en la macrofauna también podría explicar el incremento de algunos minerales en el suelo, ya que la micro, meso y macrofauna edáfica contribuyen a la liberación de nutrientes, dejándolos disponibles para las plantas”, señala el documento.