Normando, una opción para producción de carne en trópico alto

Por: 
CONtexto ganadero
22 de Septiembre 2022
compartir
Ganado normando
El ganado normando además de su calidad en la producción lechera también tiene grandes beneficios en su carne. Foto: Captura de pantalla

El normando es una raza de ganado lechero proveniente de la región de Normandía, al noroeste de Francia, y es criado principalmente por su leche la cual tiene un alto contenido de grasa, pero también por su carne que es amarmolada y de buen sabor.

 

Algunos ganaderos colombianos han elegido esta raza doble propósito, especialmente con fines cárnicos por sus particulares características que la hacen una de las más productivas de todas las especies.

 

La que mejor se adapta a ciertas condiciones de terreno es la raza normando por ser animales rústicos, grandes, que tienen patas fuertes que les permite agarrarse bien en terrenos de ladera, señaló el ganadero e ingeniero agrónomo Pedro Bernal, en una nota de La Finca de Hoy.

 

Las características fenotípicas de estos animales y la sobresaliente ganancia de peso en periodos cortos llevaron a que este ganadero los adoptara en su terreno con el propósito de incrementar los picos productivos que habían disminuido con razas débiles.

 

 

 

 

Anteriormente tenían terneros pequeños que no ganaban peso rápidamente y no evolucionaban como se esperaba en lo referente a su tamaño y su peso. Una de las bondades que le da la normando es precisamente esa característica, tener animales más rápidos en su crecimiento además de ser ancho, grueso, de patas fuertes, condiciones que lo hacen apropiado para la zona, manifestó. (Lea: La raza Normando es la tercera más importante de Colombia)

 

Un animal normal en su desarrollo puede llevarse a plaza rápidamente y venderse a muy buen precio lo cual es importante para la rentabilidad de cualquier negocio ganadero.

 

Los terneros normando se quedan con la madre hasta los tres meses de edad consumiendo leche y en el día pueden llegar a tomar hasta cuatro litros y su alimentación se suplementa con concentrado, pasto o heno para su desarrollo gástrico.

 

La idea es que hasta los cuatro meses tomen leche en el caso de las hembras mientras que los machos es hasta los tres meses y con el concentrado van hasta los seis meses.

 

Tras su nacimiento los terneros consumen calostro con normalidad hasta el quinto día, a partir del noveno día les suministran concentrado y lo ideal es que después del segundo mes consuman más de un kilo diario. Se les da este producto hasta los seis meses cuando deben estar comiendo dos kilos diarios. Al segundo o tercer mes se les empieza a suministrar también sal a voluntad y pasto.

 

Se les deja un lapso de tiempo y luego van a potrero para que solo consuman pasto y a los nueve meses vuelve a suministrárseles algo de desarrollo para fortalecerlos. (Lea: ¿Por qué un ganadero debería enamorarse de la raza Normando?)

 

La idea es tener su ciclo de vacunación, estar al día con el tema de la desparasitación y tener animales fuertes y saludables.

 

La ganancia de peso diario en estos animales puede llegar a los mil gramos e incluso en algunas ocasiones superan esta cifra. Al nacer tienen un peso que oscila entre 40 y 45 kilos y cuando llegan a los seis meses pueden estar entre 200 y 220 kilos.

 

Después de seis meses de levante, los ganaderos inician el proceso de comercialización de los machos normando que en el mercado cárnico tienen un precio competitivo. Algunas personas los compran como reproductores.

 

El normando es un animal que ofrece un buen marmoreo  y así mismo buena grasa intramuscular  y de cobertura; logra novillos entre 22 y 26 meses de edad que obtienen un rendimiento óptimo generando valores adicionales por kilo en el beneficio.

 

Los toros de la raza normando pueden llegar a pesar más de mil kilos. En Colombia se estima que hay 1,2 millones de animales de esta raza.