Pasto imperial de corte apto para clima seco y para ladera

Por: 
CONtexto ganadero
03 de Mayo 2022
compartir
Pasto imperial
El pasto imperial, de corte, contribuye a mejorar la producción lechera, aunque también se usa para animales de ceba y en equinos. Foto: issuu.com/renny.narvaez.ago

El pasto imperial es de corte, aunque también se utiliza en pastoreo pero allí no tiene un buen desempeño y por el pisoteo de los animales puede ser eliminado.

 

Según lo señalado por Antonio del Dago, de Hacienda La Verónica, en su canal de youtube, es una alternativa para producciones de leche, pero también funcionara para cebar y hasta para tener equinos.

 

En tierras donde antes se ha cultivado maíz o papa, este pasto crece bien y rápido, también en zonas de ladera donde otros pastos no tienen un buen desarrollo. Además funciona muy bien en zonas de sequía o donde se presentan veranos largos aunque no significa que no deba regarse de vez en cuando.

 

Se trata de un pasto que es muy palatable y que funciona muy bien en zonas que estén entre 600 y 2.500 metros sobre el nivel del mar. (Lea: La ganadería y el cultivo de pasto de corte)

 

Este pasto se encuentra en muchas partes de Centro y Suramérica como una alternativa productiva que se puede utilizar como pasto de corte, como recurso para aumentar las cargas por hectárea.

 

Funciona muy bien para ganados que se van a confinar en lugares pequeños. Para sitios medianos o grandes se puede combinar con otras especies de pastos y así tener una variedad mucho más palatable para los animales.

 

Es una especie que se caracteriza por la producción de estolones fuertes y largos, posee tallos erectos y sólidos los cuales pueden llegar a una altura de 1,50 metros, pudiendo tener sus tallos un espesor de 7 milímetros y aunque es un pasto que no crece mucho puede competir bien con otros que sí tengan esa característica.

 

Es preferido en muchas ganaderías porque no tiene pelusa lo cual lo hace mucho más manejable.

 

Se puede establecer entre suelos moderadamente livianos y moderadamente pesados que tengan un pH neutro y muy ácido. Acepta cualquier tipo de drenajes del suelo desde uno bueno hasta uno imperfecto.

 

Para que se pueda establecer este cultivo debe ser una temperatura que oscile entre 14 y 28 grados centígrados. (Lea: Conozca cómo se siembra y fertilizan 5 especies de pasto de corte en Colombia)

 

Hay quienes han utilizado este pasto para pastoreo aunque no es tan recomendable porque con el pisoteo puede terminar desapareciendo.

 

En cambio, como pasto de corte funciona muy bien logrando producciones en materia seca de 10 a 14 toneladas y su contenido proteico está entre 3,9 y 6,2, con un contenido de fibra cruda del 30 al 35 %.

 

Principalmente este pasto se utiliza para alimentar animales que producen leche porque es consumido con muchas ganas y permite producir buenas cantidades de leche, lo que hace a este pasto como una buena alternativa.

 

Según del Dago se tienen datos que su uso en lechería, en animales que solo son alimentados con este pasto y muy poco concentrado (alrededor de un kilo al día) pueden alcanzar producciones de hasta 12 litros por día y sin concentrado serían 8 litros.

 

Para la siembra lo más recomendado es utilizar las cañas que este pasto produce porque de esta manera se logra una mayor eficiencia y más cantidad de esta variedad. El máximo de profundidad es de 2 centímetros, los surcos entre uno y otro debe ser de 50 centímetros. (Lea: Con pasto de corte y riego le hacen frente al verano en La Guajira)

 

En cuanto a cortes que se pueden sacar de este pasto, en zonas de clima medio pueden ser hasta cuatro en el año y en zonas más frías se obtendrían dos, aunque depende del manejo agronómico que se le dé al cultivo y del agua que se le proporcione.