Ventajas de mezclar pastos nativos y sembrados para reducir costos de producción

Por: 
CONtexto ganadero
25 de Enero 2022
compartir
pastos, nativos, sembrados, rentabilidad, Producción, leche, concentrado, alimento, carga, potreros, pastoreo, suelos, vacas, ladera, finca, carretón, kikuyo, dátil, poa, raigrás, pasto azul, aragua, mano de obra, costos, proteína, pasto de corte, fibra, carbohidrato, Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero
El manejo de nueve tipos de pastos en una sola finca permite asegurar un adecuado alimento para el ganado en cualquier época y reducir los costos al evitar el alimento concentrado. Foto: Captura de pantalla del video youtube.com/watch?v=oU48n65GDV4 del canal de youtube La finca de hoy

Gracias a la utilización de diferentes variedades de pasto entre nativos y sembrados, Fortunato Montaño, un ganadero de Pacho (Cundinamarca) ha logrado reducir al mínimo el uso del concentrado para alimentar al ganado.

 

De acuerdo con lo expuesto por este productor, que antes estaba dedicado a la agricultura, en una nota de La Finca de Hoy, maneja en su finca lechera diversas pasturas para mantener 19 vacas puras.

 

Aunque es común que en las fincas ganaderas se maneje uno o dos tipos de pasto en los potreros destinados al pastoreo de los bovinos, este productor utilizó sus conocimientos sobre los suelos y los pastos nativos que crecen en su finca para aprovechar este recurso natural. (Lea: 5 pastos y árboles que son tendencia entre los ganaderos)

 

Cuenta con 17 hectáreas que están prácticamente todas sembradas en pastos de ladera. En estos momentos tiene sembrados carretón, kikuyo, dátil, poa, raigrás y pasto azul, más otros pastos que nacen en su finca. 

 

En total maneja 20 potreros y nueve tipos de pastos diferentes sembrando aquellos que no son nativos sin grandes esfuerzos en mano de obra.

 

La semilla de los pastos a cultivar se la suministra a los animales en la sal mineralizada para que ellos mismos la defequen cuando pastorean y así se plantan en el suelo.

 

De la diversidad de pastos en la finca el poa con 18 % de proteína, el aragúa con 7,5 %, el colorado con 12 % y el kikuyo crecen naturalmente en la zona donde tiene la finca.

 

Teniendo estos y buscando ampliar la variedad nutricional para los animales se siembran el carretón y el raigrás. Además está el pasto de corte imperial 60 para complementar la dieta de los bovinos. (Lea: La ganadería y el cultivo de pasto de corte)

 

Según este productor el raigrás no es muy aguantador, máximo tres cortes y se acaba, mientras que por ejemplo el pasto azul es muy bueno ya que es más constante.

 

Esa es otra ventaja que encuentra en manejar la variedad de pastos en cada espacio de la finca, la resistencia a extensos veranos y el rendimiento en pastoreo son diferentes en cada tipo de pastura, por eso al manejar nueve especies diferentes unas complementan a otras.

 

Adicionalmente el aporte en proteína, fibra y carbohidratos es diferente en los nativos como en los pastos sembrados haciendo que nunca se presenten deficiencias en nutrientes y minerales, manteniendo así los picos de producción de leche.

 

Manejar diferentes especies de pasto, incluyendo el de corte favorece al productor al no tener que utilizar concentrados comerciales o hacerlo en mínima cantidad. Además en la finca no ha sido necesario ni riego ni fertilización o renovaciones.

 

Este ganadero deja los pastos nativos crecer naturalmente sin ningún tipo de intervención durante la rotación, igual hace con los pastos de los potreros sembrados, lo único que eventualmente realiza es el control de malezas en todo el terreno de la finca para que estas plantas no interfieran con el desarrollo normal de las praderas. (Lea: Hay que ver el pasto como lo ve la vaca)

 

Para el cultivo de raigrás y carretón se requirió que el terreno a utilizar fuese plano, los demás pastos, incluyendo a los nativos, crecen fácilmente en terrenos de ladera.