Capacitación personalizada a ganaderos reducirían las emisiones de carbono en Brasil

Por: 
Mundo Agropecuario
25 de Marzo 2022
compartir
ganaderos brasil reducir emisiones
En Brasil se adelantó un proyecto vía capacitación que evidenciaría la reducción en las emisiones de carbono. Foto: Mundo Agropecuario.

Brindar capacitación personalizada a los ganaderos brasileños no solo puede ayudar a mantener el carbono bajo tierra, sino también mejorar sus medios de vida y mitigar el cambio climático, según una nueva investigación de la Universidad de Colorado Boulder y la Iniciativa de Política Climática / PUC-Rio.

 

Publicado en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias, el estudio analiza los resultados de un ensayo de control aleatorio que examinó si los servicios de extensión agrícola pueden ayudar a restaurar las pasturas para el ganado en Brasil. (Lea: El ambicioso plan con el que Brasil pretende mitigar las emisiones de GEI)

 

El experimento encontró que la asistencia personalizada, además de la capacitación educativa, ayudó con éxito a los ganaderos a aumentar de manera sostenible su producción de ganado y se pagó por sí misma en el proceso.

 

A eso se le suma el impacto neto del programa en las emisiones de gases de efecto invernadero, que fue equivalente a reducir las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera en 1,19 millones de toneladas, la misma cantidad que emite el vecino país de Paraguay en un año determinado.

 

“Es una pieza importante del rompecabezas para alcanzar los objetivos climáticos”, dijo Barbara Farinelli, coautora del estudio y economista agrícola principal del Banco Mundial, quien expresó que lo que está detrás de este éxito es que los agricultores se conviertan en el agente transformador de los eventos climáticos. (Lea: Hacienda Boticão, modelo de sostenibilidad en Brasil)

 

Brasil es el principal exportador mundial de carne de res, lo que la convierte en una parte central de la economía del país y un importante sustento para muchas comunidades rurales. Pero la ganadería tiene un problema climático: las cadenas de suministro del ganado son responsables del 14,5 % de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero y representan hasta un tercio de las emisiones totales en América Latina, con un total de cientos de millones de toneladas de dióxido de carbono cada año.

 

Fincas medianas, como las analizadas en esta investigación, son responsables por un tercio de la producción ganadera de Brasil. Pero a diferencia de la industria ganadera en los Estados Unidos, que está dominada por los corrales de engorde, casi el 90 % de la carne de res brasileña se cría en pastos o forrajes.

 

“Eso significa es una gran demanda de pastizales. Y mucho de eso en las últimas décadas se ha producido a expensas de los biomas de la Amazonía y el Cerrado”, lamentó Peter Newton, coautor del estudio y profesor asociado de estudios ambientales. en la Universidad de Colorado Boulder. (Lea: Con un agro sostenible, Brasil anticipa su meta de reducir emisiones de CO2)

 

El estudio llega en un momento en que la industria de la carne de res de Brasil está alentando a los agricultores a regresar a la Amazonía, basándose en las afirmaciones de importantes figuras de la agroindustria amazónica de que la ganadería intensiva permitirá producir más carne de vacuno en menos tierra y, por lo tanto, reducir la deforestación. Una de las principales críticas a este argumento es que la mayoría de los pequeños productores de Brasil carecen de los recursos técnicos y financieros para invertir en prácticas que apoyen la producción de más ganado en menos tierra.

 

El nuevo estudio se une a un creciente cuerpo de investigación que demuestra la importancia de la asistencia personalizada para ayudar a los agricultores a adoptar prácticas sostenibles y aumentar la productividad, y proporciona evidencia científica sólida que puede informar las discusiones sobre políticas en Brasil y más allá.

 

“Descubrimos que la capacitación más la asistencia técnica tuvieron un impacto significativo en la velocidad a la que los agricultores restauraron los pastos, en las ganancias, así como en el secuestro y las emisiones de carbono”, sugirió Newton. (Lea: Así es como la ganadería de Brasil está trabajando para reducir sus emisiones)

 

El coste climático del ganado

 

El análisis de costo-beneficio del programa también fue impresionante. Al incorporar el costo del carbono, el programa generó un beneficio climático de USD 47,6 millones por año, lo que hizo que el programa fuera rentable incluso si los beneficios solo duraban un año.

 

Son estos beneficios climáticos y ambientales, que son 10 veces mayores que los beneficios económicos para el agricultor, los que destacaron para Bragança, un economista.

 

“Si aumentas la productividad, los ganaderos van a ganar algo”, sostuvo Arthur Bragança autor principal del artículo y Jefe de Evaluación de Políticas, Agricultura Sostenible e Infraestructura, en la Iniciativa de Política Climática / PUC-Rio, que reseñó que las ganancias para el resto de la sociedad en términos de emisiones más bajas, son realmente mayores. (Lea: Productividad de ganado de carne en Brasil mejora 30 % con árboles de eucalipto)

 

Si bien este programa específico no continuará, programas similares de agricultura baja en carbono en Brasil han recibido financiamiento y continuarán explorando los beneficios de la asistencia personalizada para agricultores y ganaderos.

 

Existe un amplio acuerdo entre los científicos del sistema alimentario mundial de que, colectivamente, debemos reducir drásticamente nuestro consumo de carne de res”, argumentó Newton, quien agregó que parece extremadamente improbable que el consumo de carne de res vaya a terminar en un futuro cercano.

 

“Por lo tanto, también es importante pastorear el ganado de manera que tenga un menor impacto ambiental. Si hay formas de producir carne y productos animales de manera que reducen su impacto climático, entonces eso también es parte de la imagen, además de reducir el consumo”, concluyó. (Lea: Ganadería regenerativa: restaurando la biodiversidad del suelo para combatir el cambio climático)