Vacunación contra la aftosa evita pérdidas por US$15 mil millones en la ganadería del Mercosur

Por: 
CONtexto ganadero
28 de Julio 2022
compartir
Vacunación contra la aftosa
La vacunación contra la aftosa en los países del Mercosur ahorraría pérdidas multimillonarias por dejar de exportar carne. Foto: lavozdelcinaruco.com

La ganadería del Mercosur engloba 270 millones de bovinos, una faena anual de 60 millones de cabezas y una exportación de más de 4 millones de toneladas de carne vacuna, lo que representa el 36 % del total vendido en el mundo, y emplea a 5,5 millones de personas.

 

Con esta radiografía se realizó un simposio sanitario en la Expo Internacional de Mariano Roque Alonso 2022, que contó con disertaciones y demostraciones científicas de especialistas de Argentina, Uruguay y Paraguay, de acuerdo con un reporte del diario El País, de Uruguay.

 

Allí se planteó que un brote regional de fiebre aftosa que implique el cierre total de los mercados podría significar pérdidas por más de 15 mil millones de dólares. Si cierran todos los destinos de exportación menos China, las pérdidas serían superiores a los 8 mil millones de dólares, y si solo hubiera un cierre del 35 % de los compradores, las pérdidas alcanzarían los 5 mil millones de dólares.

 

Por eso, dijeron, se debe mantener la vacunación contra la fiebre aftosa y lograr un cambio de paradigma en los socios comerciales actuales y los potenciales en aceptar el estatus de área libre de aftosa con vacunación en equivalencia al de área libre de aftosa sin vacunación. (Lea: Los resultados de exportaciones de carne del Mercosur en 2021 y las perspectivas en 2022)

 

Según Ingrid Berhmann, integrante del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) de Argentina, “las metodologías están internacionalmente reconocidas y validadas, y respaldan claramente las exigencias de un área libre de aftosa sin vacunación. Se considera libre y tenemos la tecnología para demostrar que son libres y desmitificar lo que se ha creído por más de dos décadas. Hoy no hay dudas que estas demostraciones deben ser consideradas por las regulaciones internacionales”.

 

Sostuvo que hay garantías suficientes, con respaldo científico y técnico, que se han analizado durante muchos años, para que las instituciones que rigen el comercio mundial, sus socios y los referentes globales puedan justificar un cambio de paradigma en la visión y el control de la fiebre aftosa.

 

“Está demostrado que la vacunación reduce la infección y la previene, lo que derriba el mito de los años 80 y 90 que los focos de aftosa se desprendían de la vacuna. Hoy, para la elaboración de la vacuna, se utilizan virus producidos en cultivos celulares con inactivantes completos, bajo condiciones estrictas de bioseguridad y con formulación oleosa, que deja atrás a las viejas vacunas acuosas y que no tenían inactivación completa”, indicó.

 

Eliminar la vacuna contra la fiebre aftosa para un cambio en el estatus sanitario, de libre de aftosa con vacunación a libre sin vacunación, es un tema que volvió a estar en la agenda pública y privada del Mercosur como consecuencia de la decisión de Brasil de ir transformando los estatus de los estados con el objetivo de agregar valor a la producción de carne porcina. Mientras tanto, desde el sector privado se trabaja en alcanzar la equivalencia de los estatus libres, sin importar la vacunación.

 

Según Dardo Chiesa, expresidente de las Confederaciones Rurales de Argentina,” la experiencia de Brasil está demostrando que la vigilancia epidemiológica vale 3 veces más que la vacuna. Cuál es la lógica de abandonar un sistema que da resultados y que ofrece más garantías en comparación a los países que no vacunan, y está demostrado científicamente”. (Lea: Argentina establece condiciones para exportar carne vacuna en 2022 y 2023)

 

En relación a Brasil, el líder gremial aseguró que la posición de ellos “es perjudicial porque relaja el sistema”, dado que la desinformación hace que muchos productores piensen que estamos en el camino de dejar de vacunar y empiezan a trabajar de otra manera más distendida. “Queremos dar garantías sanitarias, porque en la vacunación descansa el destino de la producción”, resaltó.

 

Por su parte, Jorge Bonino Morlan, una importante figura en temas sanitarios de Uruguay y la región, citado por el medio, dijo que el mundo necesita proteínas y en el Mercosur están todas, y se debe defender la posición de que un área libre es libre, sin importar si vacuna o no. “El rifle sanitario mata a los animales enfermos y los que no están enfermos, y cuando vemos la verdadera hambre en el mundo, que no es la que conocemos, no podemos permitir estas cosas”, resaltó.

 

“Hay que cambiar el paradigma, ser libre de aftosa con o sin vacunación tiene el mismo valor sanitario. Es necesario eliminar esa percepción, que todavía existe, a nivel de la Organización Mundial de Sanidad Animal y la Organización Mundial de Comercio”, apuntó.