Cuatro factores determinantes en la producción forrajera

Por: 
CONtexto ganadero
11 de Mayo 2020
compartir
carne, Pasto, forraje, pastoreo, condiciones ambientales, manejo integrado de malezas, productividad, pasturas mejoradas, pasturas nativas, tecnificación, Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero
Selección del pasto, sistemas de pastoreo, condiciones ambientales y manejo integrado de malezas, son los factores determinantes en la producción forrajera para tener una ganadería tecnificada y rentable. Foto: perulactea.com

En los próximos 30 años el consumo de carne en Latinoamérica se incrementará 33% y por eso se debe tener una explotación ganadera más tecnificada para poder cumplir con los requerimientos del mercado.

 

Así lo planteó Daniel Ovalle, ingeniero de Investigación y Desarrollo de la firma Corteva quien indicó que son cuatro los factores más determinantes en la producción forrajera: Selección del pasto, sistemas de pastoreo, condiciones ambientales y manejo integrado de malezas.

 

Selección del pasto

 

A la hora de seleccionar el pasto, dijo, se debe tener en cuenta que hay múltiples especies de pastos que se consiguen en Colombia.

 

Por un lado, están las pasturas nativas las cuales no tienen una alta calidad forrajera y tampoco una buena productividad y eso lleva a tener un menor número de animales por unidad de área y por ende la explotación ganadera no va a tener una alta tecnificación. (Lea: 5 pastos y árboles que son tendencia entre los ganaderos)

 

Por otro están las pasturas mejoradas que permiten tener una mejor calidad y cantidad de pasto, el cual va a estar disponible para los bovinos y por ende una explotación más tecnificada con un número mayor de cabezas por unidad de área.

 

Al final lo que se requiere en ganadería de ceba es tener el mayor número de cabezas por unidad de área y poderlas llevar a sacrificio en el menor tiempo posible, señaló.

 

Recordó que en pasturas mejoradas Colombia posee brachiarias como el pasto brizantha, angleton y estrella, cada uno con unas condiciones de uso, con un valor nutricional, con fortalezas, pero también con limitantes

 

El brizantha es un pasto muy utilizado en Colombia sobre todo se trabaja en suelos de fertilidad pobre porque se adapta muy bien y con problemas de acidez. Se emplea para pasturas permanentes y pastoreo, también sirve para corte y ensilaje. Es un pasto que cubre muy bien el suelo y lo protege contra la erosión. (Lea: Conozca las cualidades del pasto Toledo)

 

Tiene un importante valor nutricional. En términos de proteína cruda para pasturas tropicales un porcentaje bajo es entre 0 y 5 %, el medio estaría entre 5 y 10 % y alto entre 10 y 15 %. Para el caso del brizantha es un pasto que tiene entre 7 y 9 %.

 

Además, tiene buena digestibilidad ya que se encuentra entre 51 y 75 %, es decir, la cantidad de lo que consume y aprovecha del pasto; mientras que la producción de materia seca se ubica entre 10 y 20 toneladas/año. Así mismo, la ganancia de peso del animal es de 500 gramos diarios.

 

Entre sus fortalezas está el ser resistente al Mión, condiciones de alto pastoreo, compatible con algunas leguminosas y tiene una alta producción de semillas.

 

No obstante, entre sus limitantes está el que tiende a ser dominante; en algunos casos requiere suelos de mediana fertilidad y tiene pobre adaptación a suelos con mal drenaje.

 

Otro pasto que se encuentra en Colombia es el brachiaria decumbens que se adapta muy bien a suelos pobres, con problemas de acidez, se usa para pasturas permanentes, pastoreo y ensilaje. (Lea: Estas son las enfermedades de los pastos que existen en Colombia)

 

Su nivel de proteína cruda es medio, la digestibilidad está entre 50 y 80 % y la ganancia diaria de peso por animal es de 400 gramos.

 

Como fortalezas está el que es altamente productivo en condiciones intensivas de manejo, soporta pastoreo fuerte, persiste en suelos ácidos y de baja fertilidad y tiene una buena producción de semilla.

 

Sin embargo, como limitantes está la susceptibilidad al ataque del Mión, poca compatibilidad con numerosas leguminosas y baja tolerancia a malos drenajes.

 

Otra opción es la brachiaria humidicola que se usa para pastoreo, corte y pasturas permanentes. Compite muy bien con las malezas y como todas las brachiarias se adapta muy bien a suelos pobres, soporta altas cargas bajo fertilización, mantiene buena cobertura del suelo bajo pastoreo intensivo. (Lea: Humidícola, pasto perfecto para reses que viven en suelos ácidos)

 

Su porcentaje de proteína cruda es bajo y la ganancia de peso por animal es de 200 gramos diarios. Compite y acaba con leguminosas, debe ser pastoreado o cortado con frecuencia para mantener la calidad.

 

Un pasto más que se tiene en el país es el angleton que se usa en pastoreo, pasturas permanentes y para hacer heno, tiene un alto porcentaje de proteína cruda lo que permite una ganancia de peso diaria de los animales entre 300 y 500 gramos, es un pasto que requiere un suelo con una fertilidad de media a alta.

 

Otro pasto que es común, principalmente, en la Costa Atlántica es la guinea que se usa para pastoreo, pero también sirve para corte, ensilaje y pasturas permanentes. (Lea: Estas son las propiedades de la nueva variedad de pasto Agrosavia sabanera)

 

Tiene buena digestibilidad, es muy paletable, los animales lo consumen bastante, tiene buena ganancia de peso diario, ya que alcanza los 800 gramos, produce bastante follaje, soporta muy bien los periodos de sequía, sin embargo, no tolera encharcamiento, no soporta altas cargas.

 

También en el país se encuentra el pasto estrella que se usa bastante en pastoreo, tiene un nivel de proteína cruda alto, cubre muy bien el suelo, compite con las malezas, dependiendo del grado de madurez del pasto la palatibilidad va bajando.

 

Sistemas de pastoreo

 

En cuanto a los sistemas de pastoreo está el continuo que consiste en dejar los animales en un potrero hasta cuando se lleven a sacrificio, no es intensivo por lo que no se aprovecha de una manera adecuada la disponibilidad de pasto.

 

Otro es el pastoreo alterno que es más tecnificado, consiste en dividir el potrero en dos áreas, una se deja en pastoreo y la otra está descansando. Hay un mejor manejo de malezas.

 

Así mismo está el pastoreo rotacional que consiste en dividir la finca en tres o más potreros y mientras uno es pastoreado los otros están en descanso, lo cual permite aprovechar mejor la oferta de pasto, hacer un control eficiente de malezas. (Lea: Pastoreo rotacional, clave para optimizar la actividad ganadera)

 

También está el pastoreo en franjas, que se usa principalmente en lechería, donde se va moviendo la cerca y con ella los animales para aprovechar el pasto.

 

El sistema de pastoreo define de alguna manera el nivel de tecnología de una ganadería. Si se tiene uno rotacional será más tecnificada y productiva.

 

Condiciones ambientales

 

El tercer factor determinante para la producción de forraje tiene que ver con las condiciones ambientales, siendo las más determinantes el suelo, la precipitación, la temperatura y la luz.

 

El suelo es la fuente de nutrimento para el pasto, por eso si se tiene un suelo pobre no va absorber todo lo necesario, mientras que si es fértil tendrá los nutrimentos ideales.

 

Por eso es importante hacer un análisis de suelos para ver las deficiencias y hacer los respectivos correctivos y así tener una excelente producción de pasto en calidad y cantidad.

 

Otro factor importante es la lluvia porque ayuda a recuperar con rapidez el pasto y hay mayor producción. También la temperatura es un aspecto clave porque cuando es alta ayuda a que el pasto sea más eficiente que cuando es baja. (Lea: Lo que debe hacer un ganadero para aprovechar las lluvias)

 

El otro elemento es la luminosidad que garantiza que los pastos puedan desarrollar su actividad fotosintética en mayor o menor medida.

 

Manejo de malezas

 

El cuarto factor determinante es el manejo integrado de malezas porque éstas son la principal limitante para la producción de forraje en cantidad y calidad.

 

Existen diferentes métodos para el control de malezas, uno es el cultural, otro es el mecánico y un tercero es con herbicidas.

 

El primero se refiere a prácticas que ayudan a disminuir la competencia de malezas como un sistema de pastoreo adecuado, utilizar pastos que se establezcan bien a las diferentes zonas ganaderas para que sean más competitivos con las malezas, hacer cuarentena de ganado. (Lea: Controlar malezas permite aumentar producción de forraje)

 

El segundo método, el mecánico, consiste en la erradicación de malezas utilizando herramientas como machete, guadaña, azadón, entre otros. No tiene control radicular de la maleza y va a rebrotar, se elimina parcialmente la competencia y el pasto puede surgir.

 

El otro es con herbicidas lo que permite un mejor manejo de las arvenses presente en la pastura y por ende una mayor producción de pasto en calidad y cantidad.

 

La idea de un control integrado de malezas es utilizar los tres métodos para que el manejo sea más eficiente.