"Esperamos duplicar las ventas de aquí a 2021": gerente de Lácteos El Pomar

Por: 
Pedro Fonseca
28 de Enero 2019
compartir
Nelson Molano Lácteos Pomar, gerente Lácteos Pomar, historia Lácteos Pomar, Lácteos Pomar nueva imagen, Lácteos Pomar 2019, ventas Lácteos Pomar, Lácteos El Pomar, consumo de leche, consumo de leche en Colombia, aumento consumo de leche en colombia, el pomar, Nelson Molano, Nelson Molano El Pomar, nueva campaña Lácteos Pomar, nueva estrategia Lácteos Pomar, ganadería colombia, CONtexto ganadero, ganaderos Colombia, noticias ganaderas Colombia
Nelson Molano Cardo asumió como gerente de la tradicional empresa desde 2012. Foto: La Nota Económica
El directivo llegó en 2012 para liderar la tradicional empresa de la Sabana de Bogotá. Luego de estar en un proceso de reestructuración por más de 7 años, en 2018 lanzaron su nueva imagen con el propósito de conquistar a más consumidores.
 
Creada hace más de 65 años, Lácteos El Pomar es una marca muy recordada por los consumidores bogotanos. A pesar de tener gran parte del porcentaje del mercado de la capital y de los municipios aleñados, la empresa entró en crisis al final de los años 90.
 
En 2003, tuvieron que acogerse a la antigua Ley 550 de reestructuración financiera, de la cual salieron 7 años después luego de que inversionistas inyectaron capital y dejó de ser una empresa familiar. (Lea: Industria del yogur sigue creciendo en Colombia
 
Nelson Molano Cardona llegó a ocupar el cargo de gerente general en medio de esta coyuntura y al cabo de casi 7 años, ha logrado triplicar las ventas de la empresa, al pasar de vender $30 mil millones en 2013 a $98 mil millones al cierre del año pasado.
 
El Pomar comienza el 2019 con nueva imagen, tras una investigación de mercado de varios meses y una gran inversión en publicidad. CONtexto ganadero se sentó con Molano para conocer cómo se recuperó la compañía y cuáles son las metas en el corto, mediano y largo plazo.
 
 
CONtexto ganadero: Hablemos de su trayectoria y de cómo llega a la empresa El Pomar.
 
Nelson Molano Cardona: Yo trabajaba con la compañía de lácteos más grande, en la multinacional Danone, específicamente en el área comercial. Pues nada, salió la oportunidad de venir a tomar el reto de El Pomar en un momento en que la situación de la empresa era un poco crítica en términos de ventas y de utilidades, apenas saliendo de una ley de reestructuración.
 
Aquí estamos, gracias a Dios se han dado las cosas y hemos logrado crecer, estamos sacando adelante la marca. En realidad, es una marca muy agradecida con la cual muchos bogotanos crecieron, entonces la recuerden y cuando la gente habla de El Pomar sabe que es un producto de buena calidad, de mucha tradición, muy nutritivo.
 
CG: ¿Cómo tomaron la decisión de cambiar de imagen?
 
NMC: Yo lo llamo el rejuvenecimiento de la marca, es una empresa con 65 años y había que hacer un cambio en los empaques, porque nosotros tenemos un producto de excelente calidad pero los empaques no reflejaban eso. Hoy tenemos unos empaques más frescos, más naturales, más apetitosos, donde los ingredientes que se utilizan en el producto están ahí para que el consumidor los tenga a la vista y se observe la calidad del producto que está adentro.
 
Hicimos todo un trabajo de investigación para determinar hacia dónde llevar la marca y encontramos un mercado donde podemos apropiarnos de los mensajes que los consumidores quieren recibir, con productos más naturales, menos químicos, sin tanto conservante, que es una tendencia que queremos seguir, de comer mucho más saludable. Teníamos el producto perfecto para llevarlo a un empaque que reflejara eso.
 
CG: ¿Hace cuánto estaban pensando en la idea de renovarse?
 
NMC: Yo creo que desde hace mucho rato, desde que yo llegué por lo menos. Lo que pasa es que no se había podido hacer por un tema de presupuesto, había que organizar todo, hacer una inversión en planta inicial para vender más. Había que organizar primero la casa antes de salir con una nueva imagen, porque si no, uno terminaba ofreciendo un producto que luego no podía cumplir. Eso fue lo que hicimos, primero ampliamos la planta, compramos tecnología de punta, triplicamos nuestra capacidad de producción, y ahora ya tenemos un nuevo empaque que esperamos, nos permita vender mucho más y lógicamente recuperar esa inversión que se hizo.
 
CG: ¿Cómo está conformada la planta de personal?
 
NMC: Tenemos una planta de 280 empleados, varios de ellos llevan 30 y hasta 40 años en la empresa, tengo 3 que se jubilan este año y de hecho casi todos los años se jubilan 2 o 3. Acá hay gente que nació con El Pomar. Es una empresa muy bonita, muy familiar, y eso le ha permitido resurgir, por el amor que tienen los trabajadores a la compañía, así como la gente de la zona en Cajicá. Gracias a Dios salimos de la época difícil y eso ayuda mucho, porque los empleados son muy agradecidos con la empresa.
 
CG: ¿Cómo es la competencia con otras marcas?
 
NMC: La competencia es difícil en este sector y en los otros, pero en eso estamos. A la final eso es el mercado y mientras todos compitamos en igualdad de condiciones y estándares, por la misma calidad y empleemos las mismas prácticas buenas tanto para el ganadero como para el consumidor, pues bienvenida la competencia. Lo que necesitamos es sacar al sector de la informalidad para que todos compitamos en igualdad de condiciones y esto beneficie a todo el mundo.
 
Hay espacio para crecer, hay mucho consumo por lograr, hay mucha leche por acopiar, que se está quedando en el sector informal. Hay oportunidades y eso es una gran ventaja, porque uno mira el futuro con mucho más optimismo. (Lea: Lácteos El Pomar renueva su imagen conservando la tradición del campo)
 
CG: ¿Hacia dónde comercializan sus productos?
 
NMC: Por ahora a Bogotá y regiones aledañas, municipios en Cundinamarca y Boyacá. Creemos que todavía nos falta crecer en el centro del país antes de salir, porque afuera hay unos riesgos diferentes, unas competencias diferentes, unas inversiones diferentes, entonces como dicen los abuelos: “Vamos comiendo y tanteando”. No nos enloquecemos con inversiones que luego puedan poner en riesgo la sostenibilidad de la empresa.
 
CG: ¿Ustedes han podido conservar la relación cercana con los consumidores?
 
NMC: Sí, estamos en las tiendas, somos muy aliados con el tendero, hacemos dinámica para las amas de casa, y pues a la final el consumidor es el que decide si a una compañía le va bien o mal. Cuando compra mi marca, me va bien, de lo contrario, me pone en una situación de riesgo. (Lea: #TeInvitoUnVasoDeLeche, la campaña de Lácteos El Pomar)
 
CG: ¿Qué otros proyectos tienen a mediano plazo además de la renovación de la marca?
 
NMC: Por ahora tenemos un plan de crecimiento que es duplicar las ventas de aquí al 2021. La hemos triplicado en los últimos 5 años y ahora queremos duplicarlas. Hicimos la inversión en maquinaria, ahora viene el tema de la renovación de la marca y vamos a trabajar para que esto genere resultados.
 
CG: Después de atravesar una experiencia como la reestructuración, ¿cómo describe el momento que está viviendo El Pomar?
 
NMC: Nos sentimos más tranquilos, ya adquirimos experiencia y somos una empresa con mayores capacidades que hace unos años, el crecimiento en ventas nos da ventajas competitivas de volumen para ser más eficientes, entonces yo creo que tenemos ciclos positivos y ciclos negativos, y gracias a Dios nos ha ido bien, eso le da confianza a uno para pensar que si estuvimos en épocas difíciles, en estas podremos seguir creciendo
 
CG: ¿Qué hace falta a nivel institucional para apoyar al sector?
 
NM: Lo que está haciendo el Gobierno y Asoleche es muy bueno, hay una campaña conjunta para incrementar el consumo. Lo que pide la industria son apoyos para aumentar el consumo, para hacer más fáciles los negocios como mejorar la infraestructura en vías para los campesinos, en la medida que toda la cadena gane, le va bien a todo el mundo. Si al productor le va bien, a nosotros también, entonces yo creo que en eso se está trabajando muy de la mano con el Ministerio de Agricultura.