“No hay salud humana si no hay salud animal”: Luis Carlos Villamil

Por: 
Sully Santos
26 de Febrero 2015
compartir
epidemoiología
Luis Carlos Villamil, médico veterinario, magíster en medicina preventiva y PhD en epidemiología. Foto: Universidad de La Salle.
Luis Carlos Villamil, médico veterinario, magíster en medicina preventiva de la Universidad Nacional de Colombia y PhD en epidemiología de la Universidad de Reading en Inglaterra compartió con CONtexto ganadero un espacio para discutir de salud pública, desde el punto de vista de las enfermedades que afectan animales y humanos, las cuales no dejarán de ser un dolor de cabeza mundial.
 
El también docente titular y director del grupo de investigación de epidemiología y salud pública de la Universidad de La Salle en Colombia argumentó lo anterior con la premisa de que todos los años nace una nueva patología que perjudica a animales y humanos y no siempre se tienen los recursos económicos para contrarrestarla. Adicionalmente, el proceso de crear vacunas requiere de mínimo 9 meses. 
 
Villamil ahondó de igual forma en el tema económico y dijo que el comercio internacional de cárnicos y lácteos se afecta cuando las patologías se extienden en un país. Por eso hizo un llamado al sector público y privado para que el trabajo intersectorial prime a la hora de investigar y controlar las enfermedades zoonóticas. (Lea: 5 medidas para evitar la pérdida prematura de crías en la ganadería)
 
CONtexto ganadero (CG): ¿Qué se entiende por una enfermedad zoonótica?
 
Luis Carlos Villamil (LCV): Las enfermedades zoonóticas constituyen un grupo muy grande de agentes de virus, bacterias, hongos y protozoarios que están en la naturaleza afectando a mamíferos y dentro de los mamíferos está incluido el hombre.
 
Algunas enfermedades son más comunes en los animales y se comparten con el hombre y otras son comunes al hombre y son compartidas con los animales. Son un grupo grande y complejo y cada día se aumenta más lista de aquellas dolencias que son compartidas por diferentes especies animales incluidos los humanos.
 
CG: ¿Cómo se transmite una enfermedad zoonótica?
 
LCV: En la transmisión hay mecanismos diversos, algunos sofisticados, como la transmisión por vectores en que los agentes hacen un esfuerzo evolutivo y se adaptan para parasitar a otros animales o humanos y transmitan la enfermedad.
 
Hay otras formas en que los agentes se adaptan para poder atacar o convivir con otras especies animales como mamíferos silvestres; permanecen ahí mucho tiempo y en la medida en que los seres humanos nos ponemos en contacto con el ambiente en los que están los mamíferos silvestres, cuando abrimos selvas para colonizar o para hacer agricultura o ganadería, los gérmenes pasan a los humanos.
 
Hay otras formas de transmisión por aire en que los microorganismos entran en contacto con otras especies animales y nos afectan.
 
Le voy a poner un ejemplo interesante. El año pasado (2014) se presentó en China un virus de influenza que inicialmente ellos no podían identificar, porque no era una de las influenzas tradicionales y los estudios moleculares demostraron que se trataba del virus A(H7N9).
 
Ese virus los despistó porque afectaba a aves pero nunca a los humanos y en esta oportunidad estaba suciendo lo contrario. (Lea: Reses sufren de anorexia por escasez de alimento o enfermedad)
 
Entonces el virus pasó de un escenario a otro, y para hacer monitoreo de la actividad de campo del virus nosotros buscábamos a las aves y ahora para hacer el monitoreo habrá que buscar a los humanos y estaremos mirando y las autoridades sanitarias, cómo se comporta el virus en humanos que es la especie que está causando enfermedad y no las aves.
 
CG: Si hablamos de las enfermedades zoonóticas desde la ganadería bovina, ¿está transmitiendo la leche y carne patologías a los humanos?
 
LCV: La cultura colombiana para preparar los alimentos y la cocción de las carnes en restaurantes y casa y el esfuerzo hecho en el sector público y privado para vigilar los temas sanitarios hacen que los riesgos, que están, se mantengan controlados.
 
Cuando se consumen cárnicos y lácteos de expendios donde llegan productos con un control de calidad procedentes de explotaciones ganaderas que trabajan en conjunto con el ICA (Instituto Colombiano Agropecuario) en ser libres de brucela y tuberculosis, el riesgo disminuye.
 
CG: Desde la medicina veterinaria, ¿considera que se ha avanzado en investigación para contrarrestar las enfermedades zoonóticas?
 
LCV: Afortunadamente hay grupos preocupados por esta situación, hay grupos en el sector institucional público y privado sobre todo en las universidades.
 
Pero lo que a mí me preocupa de mi país es que los temas de salud animal los afronta el sector de la agricultura, el ICA, desde la parte normativa; Corpoica, desde investigación; y Fedegán, con el fondo parafiscal y su papel interesante desde la perspectiva sanitaria, pero desde el sector salud no se ve un interés seguro sobre temas sanitarios y a la educación no la tienen en cuenta cuando tenemos potencial y grupos de investigación acreditados por Colciencias y en el exterior que llevan años trabajando el tema sanitario.
 
Incluso, los profesores universitarios llevan más tiempo trabajando el tema que un funcionario que desempeña un cargo público hoy y que desempeña otro pasado mañana. En gran potencial de la cooperación intersectorial la estamos subvalorando. (Lea: Inauguran laboratorio para afianzar lucha continental contra fiebre aftosa)
 
Estos temas son intersectoriales, de interés público y no solo del sector de la agricultura. Nos debemos preocupar por trabajar todos en la misma causa porque el tema de la zoonosis es de una sola salud. En declaración del municipio Bonito que se hizo en la reunión mundial de salud púbica en Brasil se habló de que no puede haber salud humana si no hay salud animal y si la salud del ambiente está deteriorada.
 
CG: ¿Por qué es importante que Colombia trabaje por la salud animal?
 
LCV: La salud animal es un bien público. Los problemas de salud animal paralizan al mundo. El virus de influenza H1N1 que tuvimos en México a comienzo de este siglo en 2003 y 2004 paralizó al mundo porque en menos de 6 semanas estaba en 120 países.
 
El problema de la ‘vaca loca’ en Inglaterra paralizó a Europa por mucho tiempo y en este momento hay un foco en Canadá que produce problemas para el mercado internacional de cárnicos y lácteos bastante preocupantes.
 
Acuérdese del problema de fiebre aftosa en Inglaterra y Europa que paralizaron al continente. El virus de Schmallenberg de bovinos transmitido por vectores que en 2011 apareció en Alemania y se extendió por toda Europa y ocasionó restricciones al mercado internacional complejas.
 
Entonces la salud animal paraliza al mundo y al comercio y tenemos que verla como algo valioso en Colombia y no podemos dejar que solo el sector de la agricultura sea el responsable de esa actividad sino que todos debemos unirnos para que el país se acredite por la calidad de su de servicio de salud animal y su estatus sanitario. (Lea: Colombia le apunta a erradicar la rabia bovina en 12 años)
 
CG: ¿Cuáles son las enfermedades zoonóticas que más ocasionan problemas en el mundo?
 
LCV: A mi modo de ver la más problemática y que va a ser problema para el siglo XXI son las influenzas. Tenemos influenza estacional todos los años, pero me refiero a la zoonótica, la que se origina en el sector agropecuario, como el virus H1N1, el virus A(H7N9) y el H5N1 de las aves, que producen todos los años inconvenientes y tendrán variantes que seguirán causando problemas, porque no hay tratamiento efectivo, la vigilancia epidemiológica no funciona eficientemente en el sector salud y de agricultura y porque producir una vacuna para una nueva variante dura entre 6 y 9 meses.
 
Dentro de un proyecto en el que participábamos desde Universidad de La Salle con apoyo de Unión Europea, hemos encontrado que las enfermedades olvidadas o mejor mal manejadas van a constituir un problema serio para el siglo XXI y son las que no tienen programas ni dinero para investigación que afectan a países pobres como la leishmaniasis, chagra y leptospirosis.
 
Otro grupo es el de las enfermedades emergentes o re emergentes en el que está la influenza y los coronavirus. Las enfermedades infecciosas no van a pasar de moda, no las hemos vencido y vamos a tener emergencias complejas porque cada año aparece una enfermedad nueva, que no conocemos sus síntomas, quién la produce y no tiene diagnóstico.
 
CG: ¿Cuáles enfermedades hacen más vulnerable a Colombia por su condición de clima tropical?
 
LCV: Usted ha tocado un tema muy importante y es el clima y su variación. Estamos en el trópico y este tiene una diversidad maravillosa y es una de nuestras fortalezas, pero a la vez constituye un factor importante para la inseminación de enfermedades, porque este clima hace que haya dinámica vectorial, de emigración de especies e intercambios de ambientes entre humanos y animales. Es una condición que favorece la dinámica de enfermedades infecciosas y de las nuevas.
 
Los virus han aprendido a pasar de animales silvestres, a los animales domésticos y a los humanos. Y la dinámica climática es fundamental en ese aspecto. (Lea: 56 casos de rabia bovina se han registrado en Colombia en 2014)
 
CG: ¿Qué personas son más vulnerables a padecer enfermedades zoonóticas?
 
LCV: Los más vulnerables generalmente los niños y los viejos. Los que tienen enfermedades virales con bajas defensas, quienes tienen enfermedades cuyo sistema inmunológico está afectado como quienes tienen el Virus de Inmunodeficiencia Humana, VIH, o quienes reciben corticoides dentro de tratamiento farmacológicos de rutina.
 
Hay una población grande en riesgo. 
 
CG: ¿Cuáles son los síntomas de una enfermedad zoonótica?
 
LCV: Son tan generales y depende tanto del agente. Es muy aventurado decir si hay o no zoonosis, pero se presentan como cualquier enfermedad infecciosa y están en los ambientes en estos países tropicales y por supuesto pueden estar en los no tropicales y avanzados.
 
Están actuando y muchas veces pasan desapercibidas o se confunden con otras.