Hacienda La Loma, una ganadería con tradición de campeones

Por: 
Edgar Aldana Rosillo
27 de Julio 2020
compartir
Hacienda La Loma, cebú, Asocebú, Jesús David Numa Saad, ganadero, El Banco, Magdalena, trashumancia, genética, animales campeones, alimento, ensilaje, tecnificación, novillas, vacas, ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas colombia, contexto ganadero
Jesús David Numa Saad, al frente de su Hacienda La Loma ha sacado animales campeones en diferentes ferias del país gracias al trabajo genético desarrollado durante décadas. Foto: Cortesía

Jesús David Numa Saad es un ganadero de tradición familiar en El Banco, departamento del Magdalena y quien desde hace 50 años está al frente del negocio.

 

Como buen ganadero siempre se ha preocupado por mejorar y sacar adelante su hato y así lo ha hecho, obteniendo animales que han sido fruto de un trabajo genético juicioso y por lo tanto han sido campeones en diferentes ferias del país.

 

Además, esa labor denodada y de compromiso con la ganadería lo han llevado a tener diversos reconocimientos como estar al frente del Comité de Ganaderos de su región. (Lea: Ganaderos en Magdalena, agobiados por las temperaturas extremas)

 

Los 50 años que lleva al frente de la Hacienda La Loma han sido de altibajos, como él mismo lo señala, pero sigue con esta profesión “haciendo patria”.

 

Por la ubicación, en El Banco, departamento del Magdalena, manejan mucho la trashumancia de los animales en tierra alta y tierra baja porque tanto el verano como el invierno les pega muy duro pero “como decía mi abuelo la ganadería es gana de noche y gana de día”.

 

Para las épocas de verano se cuenta con algunas tierras bajas, a la orilla del río Magdalena o el río Cesar que permite hacer la trashumancia de los animales a fincas y no a playón para sobrellevar la sequía.

 

En todo caso también se prepara alimento para aquel ganado que queda en la parte alta. “Estamos ensilando maíz con muchas dificultades por los sistemas de riego porque a pesar que en la región hay abundante agua carece de sistemas de riego por los altos costos y la dificultad para los créditos”. (Lea: ¿Cómo está Colombia en materia de riego?)

 

Además hay que mirar la ganadería como una empresa y así lo ha hecho él por eso ha logrado sacar adelante a su familia y podido generar empleo para todo su equipo de trabajo, quienes también han logrado que sus familias progresen.

 

Este es un trabajo en equipo donde todos aportan para sacar adelante la empresa y seguir trabajando en ese renglón, dice con orgullo.

 

Después que empezó a cambiar la mentalidad de sus ancestros que era extensión de tierra y menos ganado, ellos han ido evolucionando y tecnificando y adecuándose al momento.

 

Hoy día manejan ganado de doble propósito sobre la línea de leche con un resultado altamente satisfactorio porque a pesar de las altas temperaturas ellos han conseguido crear unas condiciones adecuadas para que los animales se sientan a gusto y pueda ser rentable para la empresa en un doble ordeño.

 

Con el ganado que tiene 100 % en pastoreo se obtiene un promedio de 5,8 a 6 litros de leche por vaca día y cuando se hace el doble ordeño también es el doble de producción. Incluso en invierno se ha llegado a picos de 8 litros por ordeño lo cual es un indicador alto para la región. (Lea: 5 sistemas de pastoreo en ganadería sostenible)

 

El tema genético tampoco ha sido ajeno para ellos que en la empresa manejan inseminación artificial y transferencia de embriones y algunos toros puros que se tienen para el repase que es para aquellos animales que no se logran preñar por inseminación se hace la monta natural.

 

Además, se hace un trabajo de selección de novillas y vacas para la transferencia de embriones, lo cual es dispendioso pero ayuda a mejorar mucho.

 

Así mismo, y gracias a un trabajo de cerca de 30 años mejorando genética ha logrado sacar unos animales con grandes características que han hecho que sean campeones en diferentes ferias en el país.

 

En la actualidad pertenece a Asocebú donde es expositor, tratando de mejorar día a día y poder irrigar esa genética hacia otros ganaderos para que también mejoren sus hatos, sean pequeños, medianos o grandes. (Lea: Asocebú avanza en proyecto de carne Brahman 100 % colombiana)

 

Siempre he sido un crítico de los créditos porque los periodos de gracia son muy cortos ya que deberían ser de tres a cuatro años porque si se tiene en cuenta que el tiempo de lactancia de una ternera llegando al destete, y si lo está ordeñando no va a tener el mismo desarrollo en todos sus aspectos y eso demanda de tres a cuatro meses de recuperación y mientras se saca al mercado, son casi dos años.

 

Además, si los periodos abiertos de la vaca son muy largos, el pequeño y mediano ganadero va a tener dificultades para pagar un crédito con un periodo de gracia de uno o dos años.

 

Otra falencia del sector es la falta de personal calificado y es una de las prioridades que debe tener tanto el gobierno como las universidades y sacar más tecnólogos que profesionales porque es lo que necesitan las fincas para ser competitivos.

 

Falta más apoyo por parte del gobierno frente al tema del crédito y de los distritos de riego para regiones como el Magdalena donde hoy existen pero para los cultivos de pancoger pero no para la ganadería.

 

“Otro factor que nos afecta mucho son las vías terciarias porque están en muy mal estado para poder sacar los animales y en general los productos de las fincas y eso repercute en los precios”.

 

El consejo para los ganaderos es tecnificarse porque de esta manera se van a tener mejores resultados.