La primera estudiante beneficiada por la fundación Capitán Yunyi

Por: 
Pedro Fonseca
19 de Febrero 2018
compartir
Fundación Capitán Yunyi, Fundación Luis Alberto Martínez, estudiantes Fundación Capitán Yunyi, Becas para estudiar en la universidad Colombia, becas para el sector agropecuario, fundación ayuda jóvenes Colombia, jóvenes del campo en Colombia, comite cebuista antioquia, CONtexto ganadero, ganaderos colombia, noticias ganaderas colombia
Daniela Bustamante es la primera estudiante que se gradúa como especialista gracias a la fundación Capitán Yunyi. Foto: Cortesía
Daniela Bustamante Patiño es una ingeniera agropecuaria que está a punto de convertirse en la primera estudiante en obtener su título de especialización gracias a la ayuda de la organización dirigida por Luis Alberto Martínez. Junto a ella, otros 12 estudiantes reciben este apoyo. 
 
A menos de 2 meses de graduarse como Especialista en Gerencia de Proyectos en la Institución Universitaria Esumer, Daniela contó su experiencia con la fundación, en la que también ha trabajado desde que fue creada.
 
Con 24 años de edad, es profesional de ingeniera agropecuaria del Politécnico Colombiano Jaime Isaza Cadavid, en Medellín. Desde muy joven resolvió dedicarse al sector agropecuario, especialmente a la ganadería bovina, aunque precisó que no fue por inspiración de sus padres.
 
“Varias veces me han hecho la pregunta porque en mi familia ninguno es agropecuario ni tiene algo que ver con el campo. Pero siempre he sentido esa pasión, pues gracias a los campesinos es que comemos todos los días”, contó. (Lea: La fundación Capitán Yunyi brinda ayuda a los jóvenes del campo)
 
En efecto, siempre supo lo importante que es el agro: “Me parecía que el sector estaba abandonado, y quise estudiar ingeniería agropecuaria porque me ha llamado la atención trabajar con los pequeños productores y ayudarlos para que se formalicen”.
 
La fundación Capitán Yunyi
 
Desde que entró a la universidad, se inclinó por trabajar en la ganadería bovina y todo su trabajo se ha relacionado con esta área, especialmente desde que conoció en 2012 al empresario ganadero Luis Alberto Martínez, fundador y presidente de la organización Capitán Yunyi.
 
El objetivo de la fundación es contribuir en la educación profesional de los jóvenes del campo. Así, los hijos de los trabajadores de la finca, el mayordomo, el establero o el vaquero, podrán estudiar una carrera en una universidad”, explicó Martínez.
 
Daniela contó que llegó en los primeros días de la fundación, cuando apenas empezaba a tomar forma el proyecto que se fue consolidando a lo largo del 2017. Además de ser beneficiaria, se desempeña como voluntaria en la entidad.
 
“Yo tuve la oportunidad de ser una de las primeras estudiantes que apoyó la fundación. Comencé la especialización que duró todo el año pasado, ya hice la sustentación del trabajo de grado y estoy en espera de la graduación el 11 de abril”, dijo.  
 
La ingeniera agregó que tuvo un acompañamiento continuo, pues Martínez y todo el equipo estaban pendientes de su rendimiento académico, pero sobre todo de su bienestar, asegurándose de brindar todas las herramientas para cumplir con sus estudios.
 
Siempre había querido hacer esta especialización por el hecho de que el campo ha estado muy abandonado y quería buscar la forma de ayudar a las personas de escasos recursos. Al llegar aquí, me di cuenta que ese era el objetivo de la fundación”, afirmó.
 
Luego de trabajar allí durante más de un año, Daniela explicó que la organización no solamente permite que los hijos de los trabajadores pecuarios de bajos recursos accedan a la educación formal, sino que también permite que los profesionales del sector se capaciten en diferentes áreas.
 
Con esto, la ingeniera espera que, así como ella, cada vez más jóvenes se enamoren del campo y no lo abandonen, sino que vean en él una posibilidad de crecer y formarse. (Crónica: Los jóvenes de Coocampo aseguran el empalme generacional del agro)
 
Los futuros profesionales del agro
 
Así como ella, en la actualidad hay otros 13 estudiantes que hacen parte de la fundación como beneficiarios. Ellos provienen de diversas poblaciones de Colombia, como Valledupar, Montería, Medellín y Caucasia, Antioquia.
 
En programas de pregrado, el más avanzado es Leonardo Ibañez, que cursa tercer semestre de medicina veterinaria en la Universidad de Córdoba, mientras que en estudios de posgrado, Daniela será la primera en obtener un título.
 
"(Daniela) va a ser nuestra primera estudiante graduada, nosotros le hemos cubierto toda la especialización que termina en marzo del año entrante. También hay otra niña que está haciendo estudiando secretariado bilingüe", anotó Martínez.
 
Se trata de Emily Loreth Salcedo Pérez, matriculada en el Centro Educativo de Sistemas UPARSITEM. También están Juan David Londoño que estudia Administración de Empresas en la Institución Universitaria Escolme, Juan Camilo Gañan que se prepara como ingeniero de sistemas de la Corporación Universitaria Remington, o Yurleydis Gómez, que está en el programa de Costos y Presupuestos de la misma institución.
 
Los otros beneficiados son Luisa Fernanda Agudelo, que aspira a ser ingeniera agropecuaria en el Politécnico, al igual que Daniela; Luz Adriana Correa, inscrita en Contaduría de la Universidad Autónoma Latinoamericana; Diana Marcela Molina, en Gestión Administrativa de la Institución Universitaria ITM; Juan David Milán, en Derecho de la Corporación Universitaria Americana; Luisa Fernanda Ortega, en Negocios Internacionales de la Universidad del Norte.
 
Finalmente, otros 2 alumnos de grado once (Jhon Alex Arredondo y María Camilia Castañeda) y una de décimo (Luisa Fernanda Chaverra) del Colegio San Lucas en Medellín completan la lista de 14 jóvenes auxiliados por la Fundación.
 
“Los estudiantes que aspiran al pregrado nos mandan el volante de la universidad y nosotros miramos, de acuerdo al promedio académico, cómo lo vamos a apoyar y con cuánto lo vamos a financiar. La idea es que el acceso les quede fácil, que sea donde su familia esté, por eso tenemos en distintas ciudades”, explicó.
 
La mirada hacia adelante
 
Daniela declaró que se siente privilegiada de haber contado con el apoyo de la fundación, pues hay muy pocas entidades que ofrezcan becas a sus estudiantes, o es muy difícil aspirar a una. (Lea: Aprenda de reproducción del toro con la Fundación Capitán Yunyi y Reprovet)
 
Por esa razón, aseguró que quiere continuar trabajando en la organización para que otros jóvenes como ella puedan seguir estudiando. Además que no quiere quedarse allí, sino que también espera hacer la maestría con su ayuda.
 
Me parece una labor muy importante, que la fundación esté apoyando a esas personas del campo que puedan salir, y también los que estamos en la ciudad, que queremos aportar ese granito de arena al sector”, afirmó.
 
Por ahora, con su especialización, Daniela aspira a desarrollar proyectos para el campo, bien sea de iniciativa privada o con el sector público. Sin embargo, confesó que desea crear su propia empresa para ofrecer empleo a aquellas personas, especialmente a las mujeres que, como ella, están interesadas en trabajar con el agro y no han logrado ubicarse en ninguna entidad.
 
Quiero realizar un proyecto donde pueda incluirlas y demostrar que nosotras somos muy capaces de estar en el campo y generar muchas cosas positivas”, dijo.