paralisis espastica en bovinos
Foto: www.fcav.unesp.br

Cargando...

Aprenda cómo se manifiesta la parálisis espástica en bovinos

Por - 14 de Diciembre 2022

A propósito del trabajo del profesor Germán Amaya Posada sobre 23 casos de parálisis espástica en bovinos, aquí encontrará detalles de la enfermedad. Específicamente cómo se manifiesta, en qué razas bovinas se presenta, las causas de esta patología y el tratamiento.


A propósito del trabajo del profesor Germán Amaya Posada sobre 23 casos de parálisis espástica en bovinos, aquí encontrará detalles de la enfermedad. Específicamente cómo se manifiesta, en qué razas bovinas se presenta, las causas de esta patología y el tratamiento.

En su estudio el experto encontró 23 bovinos de edades entre 3 y 19 meses afectados con parálisis espástica o paresia espasmódica a partir de análisis hematológicos y de química sanguínea (hemogramas), evaluando parámetros como glucosa, calcio, fósforo, magnesio, entre otros.

El síndrome espástico es una patología neuromuscular que se caracteriza por contracciones musculares involuntarias que aparecen de forma episódica en el tercio posterior y se extienden hacia delante con el tiempo, pudiendo llegar hasta la cabeza.

Según Gómez, la descripción de la enfermedad se hizo desde el año 1922 en Europa, y posteriormente en India y Estados Unidos, por la importación de los animales provenientes de Países Bajos. (Lea: Las parálisis en los nervios que causan cojeras en bovinos)

La enfermedad se encuentra en casi todas las razas bovinas ya sean para carne y/o leche como la holstein, ayrshire, aberdeen angus, shorthorn, charolais, groningen, hungarian red, pardo suizo, red danish milk, kankrej indian cattle, pie noir y pie rouge de Bélgica.

El autor añadió que las importaciones a Colombia de ganado provenientes de Países Bajos, EE. UU. y otros lugares han introducido la enfermedad en el país. (Lea: ¿Qué es neurotoxicidad retardada en bovinos o síndrome paralítico progresivo?)

Signos clínicos de la parálisis espástica

Los signos más típicos son la concentración espasmódica de los músculos de miembros posteriores y la extensión de las articulaciones del tarso y femorotibial rotuliana. Puede afectar a uno de los miembros o los dos al tiempo, aunque algunos sugieren mayor incidencia en el derecho.

La enfermedad es variable en presentación y gravedad y es progresiva. Puede aparecer rápidamente en animales entre los 3-6 meses de edad o aparecer hasta después de los 2 años. (Lea: ¿Cómo diferenciar estas enfermedades en bovinos que tienen signos similares?)

Algunas veces es posible identificar ciertos problemas de locomoción en los primeros días de vida, pero habitualmente la condición no se detecta sino después de los 6-8 meses de vida cuando los signos son más manifiestos. Se ha reportado una forma especial de la enfermedad en toros adultos.

En muchos casos las paresias son tan marcadas que el miembro en extensión total apenas toca el suelo con la punta de los dedos. El miembro parece más corto, el animal trata de moverlo dándole pequeños movimientos, pero cuando es crónico, el miembro (la pata) ni siquiera toca tierra.

Si los dos miembros están afectados, el animal no se puede levantar por sí mismo y aún en posición de decúbito los miembros permanecen en extensión. El dorso parece arqueado, la cola levantada y los miembros anteriores se presentan arqueados hacia adelante.

La enfermedad puede ser confundida con displasia de cadera, afecciones de la rótula, luxación del bíceps femoral, artritis de la articulación femorotibial rotuliana, fracturas del calcáneo o del peroné. (Lea: Cómo realizar un examen del sistema nervioso en bovinos)

La enfermedad afecta muy poco el crecimiento durante los primeros 5 meses, pero a medida que el animal se desarrolla, la falla en el miembro afecta sensiblemente el crecimiento ya que comienzan a hacerse sentir las lesiones que se han instalado en las articulaciones.

Causas de la parálisis espástica

Se han reconocido aspectos hereditarios a esta condición, y algunos autores piensan que sería el resultado de un gene recesivo simple. Sin embargo, en 1971 se realizaron experimentos muy intensos con raza Holstein y se concluyó que no era causado por ningún tipo de gene recesivo simple.

Muchos autores dudan de la posibilidad hereditaria de esta enfermedad y piensan que causas ambientales y regímenes alimenticios insuficientes serían los causantes. Se han sugerido igualmente que la combinación de factores ambientales y genéticos influencian grandemente la aparición de la enfermedad.

Tratamiento

El tratamiento quirúrgico de la parálisis espástica ha sido considerado desde el punto de vista de proveer relajación de las estructuras contraídas, Para ello se han utilizado tenotomías completas del tendón de Aquiles y tenotomías parciales del tendón flexor superficial.

Se han ensayado tenotomías (consiste en el corte o sección total o parcial de uno o varios tendones con la finalidad de mejorar un desequilibrio muscular) y otras variantes de esta técnica. El tratamiento quirúrgico de animales destinados para la cría está proscrito debido a que las posibilidades de ser una enfermedad hereditaria son altas.

Las más vistas