Así se presentó un foco de teileriosis bovina en Colombia

Por: 
CONtexto ganadero
14 de Julio 2022
compartir
teileriosis bovina en Colombia
Un estudio realizado en Colombia encontró que dos novillas holstein y simmental preñadas de 22 meses de edad y con un peso de 380 kg fueron afectadas por teileriosis bovina. Foto: Fedegán FNG

Un trabajo realizado en Colombia encontró algunos casos de teileriosis en novillas holstein y simmental lo que sería el primer reporte en nuestro país. Estos fueron los hallazgos de los investigadores y las características encontradas en los animales afectados por el patógeno Theileria orientalis.

 

Olimpo Oliver y Rubiela Castañeda Salud Animal de la Universidad Nacional de Colombia y de la Pontificia Universidad Javeriana realizaron un estudio sobre un probable foco de teileriosis o teileriasis bovina, describiendo las características clínicas y el tratamiento implementado.

 

Dos novillas holstein y simmental preñadas de 22 meses de edad y con un peso de 380 kg fueron remitidas al Hospital Veterinario Universitario con antecedentes de depresión, color anormal de la orina y heces oscuras. (Lea: Conozca la ecología y dinámica de la garrapata para combatirla)

 

Las reses provenían de una granja con animales de diferentes razas, en pastos y suplementadas con concentrado y ensilaje de maíz. 20 días antes de la admisión, una vaca simmental adulta y una vaquilla con signos clínicos similares fueron tratadas pero murieron al cabo de 2 días.

 

En el examen clínico, las vaquillas estaban en decúbito, incapaces de levantarse, tenían un puntaje de condición corporal bajo (2/5), bulbos oculares hundidos, deshidratación severa, palidez y mucosas ictéricas, pulso débil, taquicardia, hipotermia (36,7°C).

 

La palpación rectal de ambos animales indicó falta de heces y rumen colapsado, así como también se observaron garrapatas en ambos pacientes. Al recolectar sangre venosa para hemograma, mostró anemia severa en ambos, hipoproteinemia y bajo número de linfocitos.

 

En ambos casos, se observaron estructuras microscópicas compatibles con Theileria spp. en números elevados en linfocitos y glóbulos rojos pero no hubo evidencias de Babesia spp., que ocasiona la babesiosis, ni Anaplasma marginale, que produce anaplasmosis en bovinos.

 

Para el tratamiento de la teileriosis se administró en varias ocasiones una combinación de oxitetraciclina y diminizane dado que en Colombia no se dispone de buparvacuona. La taquicardia ventricular se corrigió con lidocaína IV y complejo vitamínico B como hematínico.

 

Después de estas terapias, los valores hematológicos, séricos y ácido base regresaron a rangos fisiológicos. Las dos vacas fueron dadas de alta de la clínica a los 29 días de su ingreso. (Lea: Pros y contras del control de garrapatas en la rotación de potreros)

 

El trabajo de Herrera “Anaplasmosis bovina hiperaguda: reporte de caso” citó la investigación de Oliver y Castañeda sobre la presentación de la enfermedad causada por Theileria orientalis para indicar que no se puede descartar esta presentación en el caso que estaba analizando.

 

 

¿Cómo se produce la teileriosis o teileriasis bovina?

 

El artículo de Herrera explicó que el género Theileria Spp. es un protozoario intracelular que infecta a rumiantes, su mayor presentación se reporta en Europa y África. Produce una enfermedad donde el animal infectado presenta aumento de tamaño de los ganglios linfáticos, fiebre y diarrea.

 

Otro texto describe la “theileriosis” como una enfermedad parasitaria que afecta a rumiantes domésticos y salvajes y en ellos da lugar a cuadros de agudos a crónicos entre cuyos síntomas y lesiones destacan la presencia de fiebre, anemia e infartación de ganglios linfáticos.

 

La transmisión es por garrapatas. Son los únicos parásitos de los animales domésticos que viven en los linfocitos. Son capaces de provocar altas mortalidades, en particular las theileriosis provocadas por T. parva, T. lawrenci y T. annulata en bovinos.

 

Recientemente en Tennessee (Estados Unidos), el Departamento de Agricultura encontró un hato de bovinos afectados por T. orientalis, la misma especie encontrada aquí en Colombia. (Lea: Conozca el hongo que puede reducir las garrapatas en bovinos hasta en un 99 %)

 

La Dra. Samantha Beaty, veterinaria estatal, indicó que la garrapata asiática de cuernos largos es un vector común de esta enfermedad. Una vez que un animal se ve afectado, lleva el parásito de por vida. En declaraciones a un medio local, afirmó que:

 

“Aunque aún no hemos confirmado su presencia en el condado de Maury, sabemos que ya se ha establecido en varios otros condados de Tennessee y continuará propagándose. Los productores de ganado deben tomar medidas para proteger sus rebaños”.

 

Los humanos no pueden contraer Theileria a través del contacto directo con un animal afectado. La carne de un ganado afectado también se consideró segura siempre que se cocine a la temperatura adecuada.