Conozca el árbol Guácimo y sus altos niveles proteínicos

Por: 
CONtexto ganadero
29 de Diciembre 2017
compartir
árbol Guácimo, proteinico, Trujillo en Venezuela, Muy Muy de Nicaragua, Colima en México, Tolima-Colombia, ramoneo, sequia, remplaza la Leucaena, CONtexto Ganadero
Las hojas sirven como forraje para el ganado. Hacienda El Chaco, Piedras, Tolima. Foto: Maria M. Murgueitio, archivo CIPAV.
En un estudio sobre la composición de los frutos del guácimo llevado a cabo en el estado de Colima, México, los investigadores encontraron: calcio, fósforo, magnesio, cobre, manganeso, zinc y hierro.
 
En las regiones de Trujillo en Venezuela, en Muy Muy de Nicaragua, en el Estado de Colima en México y en varias de Colombia, se han realizado estudios que hablan de las bondades del  árbol el Guácimo, como alimento de gran proteína para el ganado bovino.
 
Es una variedad que se adapta a los climas cálidos, tanto húmedos como secos, del trópico y el subtrópico. Tolera inundaciones y fuertes vientos.
 
Según Enrique Murgueitio y Zoraida Calle, de CIPAV, dicho árbol se regenera con facilidad en áreas abiertas como potreros, bordes de carretera y rastrojos, donde puede llegar a ser muy abundante. Crece también en las márgenes de los ríos y arroyos. (Lea: Santa Lucía, finca ejemplar en manejo de silvopastoriles de Tolima)
 
En los paisajes ganaderos es común como árbol aislado, en cercas vivas y en los linderos de las propiedades.
 
Este árbol crece en terrenos planos y suavemente ondulados desde los 27° de latitud Norte en México hasta los 28° de latitud Sur en Paraguay y el norte de Argentina y también en las islas del Caribe.
 
El guácimo es un componente importante de varios sistemas silvopastoriles porque su forraje y sus frutos son muy nutritivos y apetecidos por el ganado y también por los caballos, cabras, ovejas, cerdos y aves de corral.
 
El contenido de proteína varía entre 13-17 pro ciento en las hojas y entre 7-10 por ciento en los frutos; en las hojas jóvenes la proteína cruda varía entre 16 y 23 por ciento y en los tallos jóvenes entre 7 y 8 por ciento. (Lea: 3 opciones para alimentar ganado de leche y carne en época de sequía)
 
Los estudios
 
Según CIPAV (Carta Fedegán 121) en un estudio sobre la preferencia de bovinos jóvenes por el follaje de 12 especies para sistemas agrosilvopastoriles en el Estado de Trujillo de Venezuela, el guácimo fue una de las especies más consumidas.
 
En este estudio los investigadores encontraron un nivel de proteína bruta de 22,25 por ciento, energía bruta de 15,96 kJ por gramo de materia seca, 9,25 por ciento de cenizas y un bajo contenido de taninos en las hojas del guácimo.
 
Otro estudio en la región de Muy Muy, Nicaragua, la investigadora Piedad Zapata encontró mayores contenidos de fósforo y potasio bajo las copas de árboles de guácimo que en los pastos circundantes.
 
Estos niveles pueden estar relacionados con mayores contenidos de estos elementos en los frutos y hojas de este árbol y con el reciclaje de nutrientes a través del depósito de heces y orina de los animales. (Lea: Una decisión del animal, que no es tan animal)
 
En otro estudio sobre la producción de hojarasca y el reciclaje de nutrientes en la misma región, Sandoval, encontró que las hojas de guácimo tienen 0,17 por ciento de fósforo y 0,98 por ciento de potasio, mientras que los frutos tienen 0,27 por ciento de fósforo y 1,58 por ciento de potasio.
 
En las regiones sujetas a sequías fuertes el guácimo puede ser una fuente importante de forraje durante la estación seca. Los frutos son consumidos por los animales directamente o como parte de alimentos concentrados.
 
En un estudio sobre la composición de los frutos del guácimo llevado a cabo en el estado de Colima, México, los investigadores encontraron 0,92 gramos de calcio, 0,301 de fósforo, 0,017 de magnesio por cada 100 gramos de harina de los frutos, y concentraciones importantes de microminerales: 14 ppm de cobre, 14,5 ppm de manganeso, 8 ppm de zinc y 334 ppm de hierro.
 

Es de resaltar que en sitios anegados o con alto nivel freático donde la leucaena no puede funcionar, el guácimo podría ocupar el lugar de esta leguminosa en los sistemas intensivos de ramoneo, debido a que es una especie con una alta producción de proteína, buen consumo por parte del ganado y un rebrote rápido y vigoroso