Pastos de corte, una opción para tener alimento del ganado todo el año

Por: 
CONtexto ganadero
01 de Abril 2022
compartir
Pastos de corte para tener alimento bovino todo el año
Los pastos de corte permiten tener alimento para el ganado durante todo el año sin importar la época de verano o exceso de lluvias. Foto: Captura de pantalla

La planificación forrajera y el manejo de praderas son una fuente fundamental de la alimentación bovina y bufalina y allí los pastos de corte son importantes porque se pueden usar tanto en fresco como en silos, henos y henolajes para alimentar al ganado en cualquier época del año.

 

Según Ricardo Arenas, médico veterinario especialista, en un capítulo del Manual Práctico Ganadero elaborado por la Federación Colombiana de Ganaderos (Fedegán), debido a que las épocas climáticas son tan marcadas en los trópicos presentando intensos veranos o periodos prolongados de lluvias se hace necesario contar con alternativas nutricionales como los cultivos de pastos de corte y de conservación para el ganado bovino.

 

Los cultivos forrajeros para corte y suministro en fresco o por medios de conservación para surtir en otras épocas son una excelente alternativa nutricional para los animales y reducen la variabilidad en la dieta que tanto afecta a los bovinos.

 

El mantener lo más uniforme posible la dieta de los animales a lo largo del año hace que el pH ruminal no se altere favoreciendo la flora intestinal y, por consiguiente, la digestión de los animales, lo que aumenta su convertibilidad en leche y carne, mejorando la productividad ganadera. (Lea: La ganadería y el cultivo de pasto de corte)

 

Esto solo se logra suministrando la calidad y cantidad adecuada de nutrientes, tarea en la que los diferentes pastos de corte para suministro en fresco o conservados son un complemento al pastoreo de praderas mejoradas.

 

 

 

 

La calidad nutricional de los pastos de corte debe ser siempre la característica fundamental a la hora de seleccionar la variedad a utilizar dependiendo también de las necesidades nutricionales de la línea de producción que se tenga y, principalmente, de las condiciones edafoclimáticas que se tenga en el predio.

 

Existen muchos pastos que se pueden usar en pastoreo y que por su crecimiento muy vertical y buen tamaño se utilizan fácilmente para corte y conservación como es el caso del mombaza, Tanzania, zuri y cobra. Para este mismo fin también se encuentran algunos cultivos transitorios como el maíz forrajero, las diferentes variedades de avena o el sorgo forrajero.

 

Si se dividen los pastos de corte usados de preferencia en la alimentación bovina, en aquellos que se adaptan al trópico bajo donde son frecuentemente empleados y los que se adaptan al trópico alto en donde se encuentran generalmente ganaderías de producción lechera, se podrían encontrar, diversos pastos.

 

Por ejemplo, para el trópico bajo está el Cuba 22 que se caracteriza por soportar periodos de sequía prolongados gracias a la profundidad de sus raíces y un alto contenido de proteína y azúcares. Requiere de suelos ligeramente ácidos y neutros, así como una adecuada fertilización. (Lea: Con pasto de corte y riego le hacen frente al verano en La Guajira)

 

Otro caso es el pasto maralfalfa, de gran desarrollo forrajero y buena palatabilidad para los rumiantes; su mejor desarrollo se obtiene en suelos con buen contenido de materia orgánica y buen drenaje.

 

Así mismo, está el King grass común que es una especie altamente adaptable a diferentes condiciones climáticas, es resistente a la sequía y es más rústica que la caña de azúcar por lo que puede permanecer sin cosechar hasta bien avanzada la época seca. Conserva por varios periodos sus valores nutricionales siendo así una buena alternativa por su calidad nutricional y su producción de biomasa.

 

Uno más es el elefante verde, una especie resistente a condiciones extremas de temperatura, se usa frecuentemente en ganaderías de leche especializada en forma de forraje picado por su alta calidad nutricional y buena palatabilidad. Sin embargo, algunas de sus dificultades son que no tolera el encharcamiento y su alto costo de implantación.

 

Entre tanto el pasto elefante morado se caracteriza porque presenta alta producción de forraje pero es muy susceptible al ataque de plagas como gusanos y escarabajos. Los suelos de pH ácido retrasan su crecimiento y es sensible a las bajas temperaturas. Es usado tanto en fresco como en forma de silo por su alto valor nutricional.

 

Así mismo, está el pasto alemán que se utiliza en corte fresco o ensilado, tolera el pastoreo y tiene alta palatabilidad. Se adapta a condiciones de clima cálido con temperaturas entre 32 y 35 grados centígrados, así como a suelos inundables y pH ácido, aunque es susceptible a la sequía. (Lea: Conozca cómo se siembra y fertilizan 5 especies de pasto de corte en Colombia)

 

Entre tanto, en trópico alto también se emplea el pasto maralfalfa que se usa en alimentación bovina y puede ser suministrado en fresco aunque es preferible dejarlo secar por 2 o 3 días antes de picarlo por su alto contenido de humedad.