27 casos de estomatitis vesicular se reportaron en Boyacá en 4 meses

Por: 
CONtexto ganadero
30 de Abril 2015
compartir
estomatitis vesicular en Boyacá
El departamento busca que este virus no se extienda a regiones con mayor densidad ganadera. Foto: cfsph.iastate.edu.
La presencia de esta enfermedad viral ha encendido las alarmas en las ganaderías del departamento. Ante esto, las entidades de sanidad hacen un llamado a los productores para que reporten cualquier síntoma extraño en sus animales.
 
De acuerdo con Carlos Arturo Ramírez Fonseca, director seccional en Boyacá del Instituto Colombiano Agropecuario, ICA, en el departamento se han presentando 27 casos de estomatitis vesicular en lo corrido de 2015, por lo que se hace evidente la importancia de notificar una vez reconocida la sintomatología en un predio.
 
Aunque no se considera que haya una epidemia de la enfermedad en el departamento, los casos presentados sí son una alerta para estar atentos en dar tratamiento inmediatos para así evitar que dicha enfermedad llegue a difundirse”, aseguró Ramírez Fonseca en diálogo con CONtexto ganadero. (Lea: $15 millones pierde ganadero en Boyacá por caso de estomatitis)
 
De igual forma, el funcionario del ICA les hizo un llamado a los productores bovinos en la región para que reporten las situaciones de enfermedades en las oficinas de la entidad o de los censores biológicos que hay en los 123 municipios del departamento.
 
Por su parte, Nelson Ramiro Vargas Alba, profesional en Gestión Productiva y Salud Animal de la Federación Colombiana de Ganaderos, Fedegán, y el Fondo Nacional del Ganado, FNG, informó que además de las medidas anunciadas por el director seccional del ICA es elemental desarrollar acciones en los predios. (Lea: ICA trabaja seriamente frente a casos de estomatitis vesicular)
 
Es de vital importancia evitar el contacto con los animales enfermos, desinfectar a los operarios al ingreso y salida de las fincas, manejar cuarentenas de animales enfermos y aplicar azul de metileno y algunos desinfectantes en aerosol y yodo inyectable en las zonas afectadas”, añadió Vargas Alba.
 
Asimismo, el funcionario de Fedegán-FNG aseveró que para evitar complicaciones en los animales afectados se pueden realizar tratamientos antibióticos y se recomienda fortalecer la alimentación de los semovientes ofreciéndoles alimentos calóricos. (Lea: Brote de estomatitis vesicular preocupa por falta de vacuna)
 
Medidas sanitarias para control de la enfermedad
 
Al respecto de la enfermedad, el ICA reporta que es de origen viral, afecta a las especies bovina, equina, porcina, ovina, caprina, algunas especies silvestres y potencialmente al hombre; se transmite por contacto directo, ya sea por inhalación a través de los ollares, boca, o daños en la piel, siendo fuentes directas de infección la saliva, el líquido y el epitelio de las vesículas rotas, o el virus en sí.
 
En la especie bovina los síntomas corresponden a fiebre, aftas, vesículas y erosiones en la cavidad oral, pezones y patas, salivación intensa y disminución de la producción, por lo que el ICA recomienda a los ganaderos estar muy atentos a la presencia de cualquiera de éstos síntomas”, añadió Olmy Milena Sandoval, gestora de información de Fedegán-FNG. (Lea: Boyacá: ganaderos buscan salidas a sacrificio ilegal y crisis láctea)
 
Asimismo, la entidad pública recomienda implementar las siguientes medidas sanitarias para su control:
 
• Separar y aislar los animales enfermos de los sanos
• Realizar tratamientos tópicos para evitar contaminación bacteriana
• Facilitar la alimentación de los enfermos con pastos suaves
• Dedicar en lo posible personal y equipo para uso exclusivo de los enfermos
• Tratar a los animales enfermos después  de los sanos
• Restringir la movilización de los enfermos y sus contactos
• Realizar control de vectores hematófagos o picadores de acuerdo a su ciclo vital
• Limpiar y desinfectar las instalaciones, equipo, y utensilios en contacto con animales enfermos
• Ordeñar y tratar los animales enfermos después de los sanos
• Vacunar en épocas anteriores al comienzo de la presentación de la enfermedad, teniendo en cuenta la historia de ocurrencia en la región.