La inseguridad sigue preocupando a los ganaderos del país

Por: 
CONtexto ganadero
29 de Septiembre 2020
compartir
inseguridad, Casanare, La Mojana, ganaderos, arroceros, bandas criminales, Delitos, Policía, Ejército, Fiscalía, mesa de seguridad, denuncia, jueces, Amenazas, Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero
La inseguridad es un flagelo que sigue azotando a los ganaderos del país, pese a algunas medidas y resultados que se han registrado. Foto: prensalibrecasanare.com

El tema de la seguridad se ha vuelto, nuevamente, un problema común entre los ganaderos del país que a pesar de los esfuerzos siguen sufriendo dicho flagelo.

 

Un ejemplo de ello sucede en Casanae, donde según el gerente del Comité de Ganaderos, Daniel Salamanca, hace tres meses se firmó una hoja de ruta en el tema de seguridad y aunque hay avances, los problemas subsisten.

 

Indicó que se logró firmar una hoja de ruta en materia de seguridad con el Gobernador a través de la Secretaría de Gobierno y con la participación de los diferentes actores que de una u otra manera están involucrados como Ejército, Policía, Fuerza Aérea, la Armada Nacional, Fiscalía, entre otros, y está en desarrollo.

 

Ya se cumplieron tres meses de dicha firma y el propósito es llamar la atención sobre dónde se deben hacer ajustes a fin de poder ayudar. (Lea: En Huila baja el abigeato pero aumentan las amenazas a productores)

 

“Muchas veces, por desconocimiento, hacemos señalamientos, por ejemplo decimos la Policía soltó a los ladrones pero en realidad la Policía los captura y los presenta ante un juez pero finalmente quien decide si lo mantiene en arresto o lo libera es el juez”, dijo.

 

Otro caso se presentó a principios de año cuando se dio un atentado contra la Fuerza Aérea por medio de una volqueta que transitó por una vía donde hay por lo menos cinco cámaras donde debió quedar registrado todo pero la verdad es que no funcionaban.

 

Son ejemplos de cómo tiene que funcionar ese frente de seguridad en donde no se trata de buscar culpables sino de ver cómo se puede trabajar entre todos para mejorar la seguridad.

 

“A nosotros como gremio nos corresponde invitar a los ganaderos a que denuncien porque muchas veces se dice que disminuyó el delito cuando en realidad lo que pasó fue que disminuyeron las denuncias porque la gente se cansó de hacerlo”, afirmó Salamanca. (Lea: El desempleo es la causa de la inseguridad en el Cesar, asegura productor)

 

El Ejército ha logrado algunas capturas de delincuentes pero la percepción de inseguridad en el departamento sigue latente por unos videos de un grupo armado al margen de la ley en donde requerían a algunos ganaderos para que acudieran a una cita con ellos. Sin embargo, el comandante del Ejército les dijo que ya fueron neutralizados.

 

En general las personas siguen sintiéndose amenazadas, los asaltos a las fincas continúan registrándose. Antes ver llegar un vehículo a la finca era motivo de felicidad porque era algún amigo, pero ahora es de miedo y lo primero que se piensa es que debe esconderse para evitar que le hagan daño.

 

Se requiere mayor presencia del Ejército en las vías veredales y que realicen retenes de control, lo cual no debe molestar a las personas de bien.

 

Por su parte el Gerente del Comité de Ganaderos de La Mojana (Cogamojana), Enrique Eliodoro Martínez Alemán, manifestó que donde se mueve la economía siempre hay extorsión y en el caso de La Mojana eso no es nuevo, siempre se han tenido inconvenientes con bandas criminales que no son de la región.

 

Indicó que por ejemplo en el municipio de Guaranda al sur de Sucre, convergen otros tres departamentos como son el sur de Bolívar, Antioquia con Nechí y Caucasia y Córdoba con Ayapel, por lo que los problemas de orden público allí son complicados. (Lea: Coregán pide retomar trabajo mancomunado con Carabineros)

 

En dicho lugar es común la extorsión tanto a los ganaderos como a los agricultores. “Nosotros le pedimos al comandante del Gaula en Bogotá, en una reunión virtual que tuvimos hace como un mes algunas medidas porque en 15 días comienza el corte de arroz y por cada hectárea están pidiendo 50 mil pesos y si eso se multiplica por 45 mil hectáreas, es una gran cantidad de dinero”.

 

En el caso de la ganadería toca pagar entre 5 mil y 10 mil pesos por cabeza y aunque ha habido control la situación sigue difícil y eso es comprensible porque en las cabeceras municipales, por ejemplo en Sucre municipio hay cinco agentes; en Majagual son seis; y en Guaranda son cinco, es decir, es muy poco el personal para protegerlos a todos.