Sugaberrío, una pujante subasta

Por: 
Luis Humberto Caballero R.
30 de Abril 2018
compartir
 Sugaberrio, cuatro sedes, alianzas estratégicas, confianza, ganado de calidad, subasta de bovinos, CONtexto Ganadero, noticias de ganadería colombiana.
Pie de foto “Estamos creciendo en la cantidad de cabezas de ganado por semana en cada una de nuestras sedes”, dijo Omaira Guisao Bénitez. Foto: Sugaberrio.
La compañía se especializó en la negociación de ganado bovino y, en algo más de una década, logró aumentar el volumen de negocios al penetrar el mercado del Magdalena Medio, Antioquia, Santander y el Cesar en los que realiza subastas semanales.
 
En 12 años la empresa Sugaberrio ha logrado aumentar en 245 % el número de animales negociados a través del esquema de subasta ganadera, lo que sus dirigentes atribuyen a los esfuerzos por comercializar animales de calidad, a que el negocio es beneficioso tanto para la empresa como para el ganadero, e igualmente, a la confianza generada en el sector ganadero.
 
La empresa fundada en el año 2006 comenzó con la negociación de 29 mil animales al año y en 2017 llegó a los 100 mil bovinos. Una experiencia tanto de compra como de venta que ha sido de persistencia en este negocio tan golpeado por diferentes factores macroeconómicos.
 
La empresa de subastas inició actividades en la sede del municipio de Puerto Berrio en la región del Magdalena Medio y hace nueve años, luego de una exploración del mercado, resolvió incursionar en la modalidad de las alianzas estratégicas, al estilo de las grandes multinacionales, modelo con el que ha logrado la apertura de tres sedes adicionales en el centro y el norte del territorio colombiano.
 
Actualmente, tiene cuatro centros de comercialización: Aguachica en el Cesar, Sabana de Torres en Santander, Puerto Berrío en Antioquia y Cimitarra también Santander. Los jueves, viernes, sábados y domingos, respectivamente, en los cuales los bovinos son recibidos y seleccionados por el departamento técnico, teniendo en cuenta las características de los lotes y su hora de llegada.
 
Los primeros animales en salir a la pista de subasta son los que tienen algún problema físico que dificulta su normal desarrollo productivo. Los lotes marcados con el número 200 son aquellos QUE tienen como destino planta de beneficio, los lotes identificados con los números del 40 al 59, se refieren a la venta de la carga completa de un camión y los números 500 son los ganados elite, es decir, los animales con características superiores, uniformes entre ellos, de gran calidad. Una subasta puede tener 50 lotes que se venden en una hora, pero hay otras de 200 lotes que hacen que se extienda el tiempo hasta la madrugada.
 
Modernizar la comercialización
 
La historia comenzó en el año 2006 en el municipio de Puerto Berrio. “Un grupo de ganaderos de la zona se unió con el fin de modernizar y fortalecer la comercialización de bovinos a través del esquema de subasta, y a su vez, dinamizar la economía de la región", dijo Omaira Guisao Benítez, gerente comercial de Sugaberrio.
 
“En esa época todavía se daba el negocio basado en la confianza de la palabra. No obstante nuestro esquema de comercialización de manera segura y confiable, encajó perfectamente en el mercado. El crecimiento lo hemos edificado con un modelo administrativo basado en herramientas gerenciales del Siglo XXI -una de ellas la Planeación Estratégica pero aplicada de manera sostenible y equilibrada- con un sólido sistema de información que permite realizar inteligencia de mercados y detectar oportunidades de negocios, e igualmente, desventajas o amenazas”.
 
La transparencia en los negocios así como comercializar animales de calidad y aplicar el gana - gana entre proveedores y compradores, han sido las vías para ganarnos la preferencia de los ganaderos. (Lea: Ganadero, así se prepara un animal para una subasta comercial)
 
“Nos complace decir que con el trabajo realizado y la experiencia adquirida hemos sido parte del desarrollo pecuario del Magdalena Medio colombiano”, afirmó.
 
La expansión
 
El crecimiento de Sugaberrio se da gracias a la confianza de los ganaderos porque el pago del ganado es de contado, además, con la venta de bovinos ofrecen garantía de 5 días y los precios son justos de acuerdo con el estado del animal.
 
A eso se le suma que las plazas de ferias de las 4 sucursales cuentan con corrales, bebederos, polisombra, embarcaderos y báscula que garantizan una mejor experiencia para los animales, y áreas sociales cómodas, parqueaderos suficientes y el respaldo de la Policía Nacional y el Ejército para ofrecer la respectiva seguridad a quienes asisten a la subasta.
 
“En Puerto Berrío realizamos subasta todos los sábados y vamos en la número 662. Tenemos capacidad para recibir 2.000 animales y negociamos 1.200 cada semana. Allí hay disponible una tribuna para 800 personas y estamos organizando, los últimos jueves de cada mes una especial llamada ʾSolo Machoʿ en la cual se comercializan machos de levante y para ceba unicamente", precisó Guisao Benítez.
 
En el año 2009, luego de un cuidadoso trabajo de exploración de mercado, Sugaberrío decidió realizar alianzas estratégicas, con entidades o empresas de las regiones en las que fuera posible desarrollar la subasta. (Lea: 8 puntos que deben cumplir las subastas ganaderas para funcionar)
 
Así nació la sucursal de Cimitarra en Santander que se realiza los domingos. Gracias a la alianza con el Comité de Ganaderos de Cimitarra, el coliseo de ferias tiene capacidad para alojar hasta 1.200 animales, negocia en promedio 600 por subasta y tiene un área social para 500 personas. 
 
Posteriormente, en agosto de 2016 fue abierta la Subasta de Sabana de Torres, también en Santander. Esta se realiza los viernes y cuenta con capacidad para albergar más de 550 animales. Actualmente negocia 500 bovinos y tiene un área para recibir 350 personas.
En estas 3 sedes, Sugaberrío celebra 3 subastas comerciales y una subasta especial al mes, en las que los lotes élite son seleccionados, visitados en finca y protagonizan el evento. Cada mes, varia la categoría que será homenajeada, en la página web, los ganaderos pueden conocer la programación de todo el año.
 
En diciembre de 2017 realizamos la apertura de la sede de Aguachica, por ahora se realiza los jueves cada 15 días, en unas instalaciones con capacidad para 400 animales y negocia 350, en promedio. Cuenta con un área para 200 personas y se está posicionando en el mercado como una ʿTarde de Negocios Ganaderosʾ.
 
“Estamos creciendo en la cantidad de cabezas de ganado por semana en cada una de nuestras sedes. Es gratificante que los ganaderos nos prefieran para que en sus regiones seamos aliados y dinamizadores de la comercialización de ganado”, dijo la gerente de Sugaberrío.
 
Entrada a la Costa
 
Su incursión en el departamento del Cesar ha tenido una gran receptividad. Al observar que los ganaderos de la Costa llegaban hasta las diferentes sucursales de Sugaberrío a comprar ganado para llevárselo a sus tierras, resolvimos establecer el nuevo recinto de comercialización en un punto estratégico para ellos y ese fue Aguachica.
 
“Debido a que este lugar no contaba con un centro de subasta de animales desde hace más de un quinquenio, hemos logrado un grado de penetración de tal magnitud, que solo entre marzo y abril aumentamos la negociación de animales en el día de la subasta en 40 %, al pasar de 250 a 350”, argumentó. (Lea: Estrategias para vender ganado en subastas de Colombia)
 
Esta sede ha capturado el mercado no solo del Cesar sino también del norte del país. Los ganaderos la ven como el sitio donde consiguen ganado de la Costa Caribe, puesto que se comercializan bovinos procedentes de los departamentos de Bolívar, Atlántico, Magdalena, y Norte de Santander; una ubicación estratégica para compradores y vendedores.
 
Se encuentra a 2 kilómetros de Aguachica y cerca de los municipios de San Martín y San Alberto, que son los más cebadores de ganado debido a que tienen la ventaja de contar con buenos pastos durante todo el año.
 
A las primeras subastas llegó ganado de los municipios de Aguachica y sus alrededores, y en la última, procedían de varios lugares del Magdalena medio, incluso del municipio de Pivijay que se encuentra a 7 horas por carretera.
 
“Esta sucursal tiene una particularidad y es que los ganaderos llegan directamente a la subasta y la asumen como un sitio de encuentro entre productores, incluso, no acuden a intermediarios”, enfatizó.
 
Factores del precio
 
Los precios en las subastas de Sugaberrio se mantienen estables. Varían por diversas variables como por ejemplo, el extremo verano o un fuerte invierno. De todas maneras el precio se determina por el peso y la presentación que tiene al animal el día de la subasta.
 
Guisao explicó que la comercialización depende de la oferta y la demanda. Cuando se presentó el problema de la restricción sanitaria por fiebre aftosa, hubo una fuerte contracción del mercado y entonces los precios bajaron, pero cuando se normalizó, recuperaron la tendencia previa a los brotes.
 
“Somos la subasta referente del Magdalena medio y queremos influir más en el centro y el norte del país y en esa premisa se encuentran enfocados nuestros esfuerzos. En todas las subastas pagamos de manera inmediata y eso ha generado confianza en el mercado, de ahí que hayamos llegado a la comercialización de 100 mil bovinos al año", remató. (Lea: 5 estrategias para tener una subasta de ganado exitosa)