Así puede minimizar el impacto del invierno en su negocio ganadero

Por: 
CONtexto ganadero
20 de Noviembre 2020
compartir
invierno, Lluvias, ICA, recomendaciones, cultivos, sector agropecuario, Hongos, humedad, plagas, vectores, movilización, enfermedades, productividad, Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero.
El ICA ofrece una serie de recomendaciones para que agricultores y ganaderos enfrenten la temporada de lluvias in sufrir mayores inconvenientes. Foto: ica.gov.co

Durante la ola invernal proliferan plagas como garrapatas, piojos, roedores y un sinnúmero de vectores. CONtexto ganadero le explica las precauciones que se deben tomar para evitar daños y pérdidas en los cultivos y los animales.

 

La temporada de lluvias y los altos niveles de precipitación, su frecuencia e intensidad, así como la elevada humedad ambiental que se está presentado en el país, pueden tener repercusiones en el aumento de plagas y encharcamientos en los cultivos, por esta razón el ICA entrega recomendaciones para minimizar el impacto negativo en la producción agropecuaria nacional. (Lea: Ganadero: aprenda a enfrentar el verano y el invierno)

 

En las regiones del país donde se presentan intensas lluvias el ICA recomienda mantener la alerta sobre ataques de algunos hongos, debido al incremento progresivo de los contenidos de humedad del suelo, así como la recolección temprana de frutos, podas fitosanitarias y destrucción de residuos de cosecha. 

 

En el caso del sector pecuario, la presencia de lluvias genera diversas situaciones que pueden poner en riesgo la salud de los animales. En estas circunstancias se incrementa la población de plagas y vectores transmisores de enfermedades, escasea notablemente el alimento y se dificulta significativamente la movilización. Estas condiciones pueden determinar la aparición y difusión de graves problemas sanitarios que afectan seriamente el bienestar y la productividad de los animales.

 

Ante la ola invernal se recomienda controlar la proliferación de plagas como garrapatas, piojos, roedores y cualquier tipo de vector. Para este fin se debe garantizar el adecuado funcionamiento de desagües, canales y sifones, evitar el paso de roedores y reptiles a los sitios de alojamiento de los animales mediante la utilización de barreras y rejillas y mantener limpios de escombros y de objetos inservibles las instalaciones pecuarias.

 

Merece especial atención y cuidado el almacenamiento, conservación y distribución de alimentos destinados al consumo animal. Se debe evitar que los alimentos se humedezcan ya que tal situación los deteriora y genera contaminación por hogos y sus toxinas, que a su vez pueden afectar la salud de los animales y deteriorar la calidad e inocuidad de los alimentos de origen animal que se destinan al consumo humano. (Lea: Invierno retrasa y paraliza exportación de 8.000 bovinos al Líbano)

 

Es además muy importante movilizar los animales a sitios seguros en los que se disponga alimentos y agua limpia.

 

Atender los animales enfermos, administrar tratamientos específicos cuando esto sea posible y mitigar el dolor y padecimiento de los animales mediante procedimientos o tratamientos sintomáticos hasta tanto se establezca un tratamiento definitivo.

 

Frente a esta situación es necesario estar atentos ante la posible aparición de brotes de enfermedades infecciosas, por lo tanto se recomienda buscar la asesoría de un médico veterinario e informar al ICA o la autoridad municipal en caso de detectar una situación que afecte gravemente la salud de los animales.

 

Realizar limpieza de fuentes de agua y canales de drenaje para evitar inundaciones y cercar dichas fuentes para que el ganado no acceda a ellas.

 

Los bebederos pueden acondicionarse en zonas cercanas para evitar ahogamientos. (Lea: Aproveche la ganancia compensatoria del ganado al comenzar el invierno)

 

Optimizar el manejo de praderas, con el propósito de reducir al máximo los daños en las pasturas y evitar la disminución de la productividad ganadera.

 

Sembrar con anticipación cereales forrajeros o destinados a la alimentación animal como avena, cebada, sorgo y maíz.

 

Elaborar forrajes conservados y dejar una pradera sin pastorear para producir el heno, henolaje o ensilaje que se requerirá una vez finalice la temporada de lluvias. Hay productos como zanahoria, plátano y complementos nutricionales que funcionan como un plan B en caso de que las condiciones meteorológicas impidan las siembras.

 

A los ganaderos se les recomienda tener mucho cuidado con los animales que tengan contacto con aguas negras o retenidas por la temporada lluviosa y no descuidarlos cuando se encuentren cerca de los ríos debido a las creciente súbitas.

 

Agricultura

En cultivos de palma de aceite el ICA recomienda realizar el mantenimiento de los drenajes para reducir el tiempo de encharcamiento de los lotes; mantener los censos fitosanitarios actualizados para pudrición del cogollo e implementar a tiempo las medidas de control de la enfermedad; e intensificar el trampeo de Rhynchophorus palmarum generado por el aumento de los casos pudrición del cogollo en la temporada invernal. (Lea: Controle las plagas que aparecen con el invierno)

 

En los departamentos con zonas productoras de arroz Caribe seco y Caribe húmedo, desde La Guajira hasta el norte de Antioquia, se deben aumentar las jornadas de monitoreo en los cultivos en todas sus fases de desarrollo, esto permite la detección temprana de los primeros síntomas de la enfermedad. Iniciar los controles, dando cumplimiento estricto a las recomendaciones de los asistentes técnicos de los cultivos.

 

En producción de hortalizas, prevenir la pudrición de los cultivos por exceso de lluvias manteniendo el drenaje de los lotes y evitando los encharcamientos; recoger los residuos de cosechas anteriores, esto disminuye la fuente de inóculo de posibles enfermedades; y, evitar siembra en suelos compactos, así evita las deformaciones de raíces y tubérculos.

 

En el caso de plátano y banano, la temporada invernal en las regiones Caribe y Andina incrementa la dispersión de plagas y enfermedades como el Fusarium R4T y Moko del plátano. Es urgente tomar acciones de manejo preventivo y control frente a estas y otras plagas.

Realizar un adecuado manejo agronómico y cultural del cultivo a través, por ejemplo, de la desinfección de las herramientas de trabajo que se usen en las labores culturales. (Lea: Con la llegada del invierno es momento de ahorrar agua)

 

Realizar control de picudos y gusano tornillo ya que pueden ser vectores de las enfermedades descritas.

 

Realizar erradicaciones de las plantas enfermas y el aislamiento de focos de acuerdo con los protocolos del ICA, para reducir la presencia del inóculo.

 

Aplicar las medidas de bioseguridad establecidas por el ICA en el marco de la campaña Entre limpio salga limpio.