Más de 5 millones de porcinos se sacrificaron en 2020, ovinos y caprinos cayeron más de 40 %

Por: 
CONtexto ganadero
04 de Marzo 2021
compartir
Sacrificio otras especies 2020, Sacrificio de ganado 2020, sacrificio bovino 2020, sacrificio otras especies diciembre 2020, cifras sacrificio, sacrificio legal de bovinos, sacrificio formal, sacrificio colombia, sacrificio bovino Colombia, encuesta sacrificio ganado 2020, sacrificio porcino, sacrificio caprino, sacrificio ovino, sacrificio, beneficio animal, sacrificio cerdos, sacrificio ovejas, sacrificio cabras, ganado bovino, Ganadería, ganadería colombia, ganaderos colombia, noticias ganaderas, noticia
En 2020 se fanearon más de 5 millones de cabezas de porcinos, una cifra histórica para este sector. Foto: aacporcinos.com.ar

Al finalizar el 2020, solamente el beneficio legal de porcinos creció, en tanto que las especies ovina y caprina presentaron las mayores caídas. De parte del sector avícola, la producción y consumo de huevo tuvo el mayor incremento, en tanto que el de carne de pollo bajó.

 

El reporte anual de la Encuesta de Sacrificio de Ganado del DANE reveló que la única especie que tuvo un comportamiento positivo en el año de la pandemia de COVID-19 fue la porcina, aunque con un crecimiento menor en comparación al 2019.

 

En 2020, este sector superó por primera vez en la historia las 5 millones de cabezas anuales (5 002 299), un 3,6 % por encima de las 4 827 077 del año anterior. (Lea: Sacrificio de ganado bovino cerró al alza en 2020, lo que indica mejores cifras en 2021)

 

Si bien este aumento es menor al de 2019, que fue de 8,9 % frente a las 4 434 317 cabezas de 2018, no cabe duda de que el resultado es muy positivo teniendo en cuenta la difícil situación económica que vivió el país y el mundo por cuenta de la pandemia.

 

A lo largo del año, el sacrificio porcino tuvo cifras mejores que las de 2019, salvo en abril y mayo, cuando el Gobierno decretó la cuarentena estricta para mitigar el contagio del nuevo coronavirus, y en ambos meses el número de cabezas fue más bajo.

 

Sin embargo, incluso en el quinto mes se registraron más de 400 000 porcinos y nunca bajó de ese umbral hasta llegar casi a los 500 000 en diciembre (faltaron apenas 433). (Lea: ¿Cómo le fue al sacrificio de otras especies en el 3er trimestre de 2020?)

 

En total, durante el 2020 se obtuvieron 439 682 toneladas de carne, 4,2 % más que las 422 077 de 2019, con un peso promedio de la canal de 87,9 kg, cerca de una libra que el promedio de 87,4 kg registrado el año anterior.

 

 

Ovinos y caprinos, las caídas más dramáticas

 

La contracción económica afectó especialmente a estas dos cadenas sobre todo porque manejan cifras mucho menores a las de otros sectores como el bovino y el porcino, de manera que el impacto fue mucho más significativo y se hizo más evidente.

 

Por ejemplo, en 2019 se enviaron a 65 944 ovinos a matadero, un alza de 21 % frente al 2018, pero el año pasado este número fue de 38 434 cabezas, una contracción del 42 %. Del lado de los caprinos, del 14,5 % que subió en 2019, bajó 42,5 % en 2020, pasando de 42 967 a 24 724.

 

 

El pollo también bajó pero el huevo fue el que más subió

 

En consumo aparente, todas las proteínas perdieron terreno en el año de la pandemia. La carne de res pasó de 18,6 a 17,1 kg, la de cerdo de 11,1 a 10,8 kg, y el pollo de 35,6 a 34,2 kg. (Lea: Sacrificio de especies menores también sufrió grave caída en la cuarentena)

 

Un informe de la firma Raddar para la Cámara de Alimentos de la Andi reveló que el consumo por fuera del hogar sigue golpeado y, aunque llevamos varios meses de finalización de la cuarentena, y que estamos lejos de la dinámica que traía el país antes de la pandemia.

 

En cuanto al huevo, el consumo promedio subió hasta las 325 unidades, lo que representó un incremento de 11,6 % de acuerdo con cifras de Fenavi. La producción anual pasó de 14 383 millones de unidades en 2019 a 16 382, registrando un aumento de 13,8 %.

 

Gonzalo Moreno, presidente de la Federación Nacional de Avicultores (Fenavi), considera que en parte, el incremento en el consumo de huevo estuvo explicado por el encasetamiento de aves, según el portal Sectorial.

 

“Al principio de la pandemia veníamos ya con un aumento del encasetamiento, es decir, veníamos aumentado el número de aves que alojamos en un galpón y lo que pasó fue que, en los meses posteriores, cuando empezó la pandemia, marzo y abril se continuó con el encasetamiento histórico mes a mes y esto hizo que tuviéramos una oferta muy alta de huevo”, indicó.