Conozca en qué consiste el mecanismo fisiológico del desprendimiento de la placenta

Por: 
CONtexto ganadero
28 de Noviembre 2022
compartir
mecanismo de desprendimiento de la placenta en vacas
Fisiológicamente, la placenta debe expulsarse varias horas después del parto, lo que se llama el mecanismo fisiológico del desprendimiento de placenta. Foto: BM Editores

Fisiológicamente, la placenta debe expulsarse varias horas después del parto, lo que se llama el mecanismo fisiológico del desprendimiento de placenta. Aquí le contamos en qué consiste y cuánto tiempo debe tardar este desprendimiento según los estudios realizados.

 

Como explicó el médico veterinario argentino Bruno Rutter en su libro “Obstetricia y neonatología bovina”, el mecanismo fisiológico del desprendimiento de placenta no es un «proceso exclusivamente mecánico», puesto que inicia mucho antes del parto.

 

Según el experto, durante la última fase de la gestación se produce una acumulación de colágeno en las carúnculas, que son el punto de conexión para la placenta (cotiledón fetal) durante la gestación. (Lea: ¿Sabe qué es el puerperio y cómo se da en las vacas?)

 

En los días que preceden al parto las vellosidades coriales (protuberancias vasculares) se separan de las carúnculas, dejando un espacio libre cada vez más amplio que cubre las dos superficies con un desprendimiento progresivo entre la parte de la madre y la del feto.

 

Otro factor que contribuye a la separación es la disminución progresiva del número de células epiteliales en cada cripta. El mecanismo de desprendimiento se inicia en el preparto, alrededor del octavo mes de gestación y afecta principalmente la parte materna.

 

El experto anotó que hacia el fin de la gestación se presentan modificaciones hormonales, en particular el aumento de estrógenos maternos y de glucocorticoides fetales, responsables de la absorción de los tejidos en general y en especial los placentarios.

 

Esto origina la retención de agua y por lo tanto la relajación de las conexiones en la superficie del placentoma (la unión constituida por la carúncula uterina materna y el cotiledón fetal). (Lea: ¿Qué tipos de tratamientos existen para la retención de placenta?)

 

En la proximidad del parto las contracciones uterinas que a partir de la fase preparatoria se hacen más frecuentes, se acompañan de vasoconstricción la cual es responsable de una anemia parcial (ausencia de glóbulos rojos) y necrosis (muerte del tejido) del epitelio de la placenta.

 

Luego aparecen leucocitos y de células gigantes polimorfonucleares en gran cantidad. Durante el parto la alternancia entre las contracciones y las relajaciones combinan fases de anemia y hiperemia unidas a tracciones sobre la conexión carúncula - cotiledón.

 

En el posparto la hemorragia que sucede a la ruptura del cordón umbilical provoca que las vellosidades coriales se aflojen y que se desprendan del epitelio de la madre. (Lea: Conozca las causas internas y externas de la retención de placenta en bovinos)

 

En el posparto las contracciones uterinas y la incipiente involución uterina producen una disminución en el volumen de los placentomas y modificaciones de la forma de las carúnculas para iniciar la progresiva expulsión hacia el exterior.

 

Todo este complejo mecanismo se verifica y se completa en condiciones normales poco después de la expulsión del feto (dentro de las 6 horas del parto). (Lea: Retención placentaria en vacas, un problema al que se le debe prestar atención)

 

El autor analizó varios estudios sobre el tiempo transcurrido entre la expulsión del feto y la eliminación de secundinas, el conjunto formado por la placenta y sus membranas que queda en el útero después de la expulsión del feto y que se expulsa en un segundo tiempo.

 

«Podemos decir que la eliminación normal de la placenta sucede en la hembra bovina después de las 6 horas de finalizado el período de expulsión; cuando suceden demoras en la secundinación ya clínicamente entramos en un puerperio patológico», indicó.

 

Esto se debe a que los mecanismos de defensa presentes en el puerperio normal son demorados por la presencia de las membranas fetales adheridas. A partir de la demora en la eliminación de las membranas fetales se desencadena una serie de problemas a diversos niveles que inducen a un cuadro patológico de mayor o menor gravedad.

 

Por su parte, Bolaños y otros señalaron que «después que la placenta es liberada, la involución uterina es completada en un periodo de 39 días. En vacas con RP puede durar hasta 50 días. En el día 6 postparto, las carúnculas se encuentran desorganizadas. En el día 15, están reducidas como resultado de la necrosis, la superficie del endometrio es normal con un nuevo epitelio para el día 26 al 30 postparto».