Conozca los 7 tipos de suelos que hay en Colombia

Por: 
CONtexto ganadero
30 de Agosto 2019
compartir
tipos de suelos, tipos de suelo en colombia, características del suelo, manejo del suelo, propiedades del suelo
La descripción de los suelos más comunes en el país inicia con los más jóvenes (Entisoles), y termina con los más evolucionados o intemperizados (Oxisoles). Foto: agronet.gov.co

Colombia es un país con una inmensa gama de suelos que permiten desarrollar diferentes actividades en torno su uso. Por la posición geográfica, tiene muchos privilegios en las diversas tierras que conforman el territorio.

 

La descripción de los suelos más comunes en el país inicia con los más jóvenes (Entisoles), y termina con los más evolucionados o intemperizados (Oxisoles).

 

A continuación les presentamos los 7 tipos de suelos que hay en el territorio nacional: 

 

Entisoles

 

Son los suelos más jóvenes, con bajo desarrollo de perfil (horizontes). Se ubican principalmente en zonas inestables. Como planos de inundación, dunas de arena y pendientes inundadas. Al igual que los inceptisoles, sus características son similares a las de los principales suelos encontrados en una región, pero con menor evolución. (Lea: Colombia, el país de la diversidad de suelos)

 

Inceptisoles

 

Son también suelos jóvenes y con características variadas; la principal, que los diferencia de los demás suelos, es que son menos evolucionados, es decir, son suelos en estados iniciales de desarrollo de perfil del suelo, con un horizonte A incipiente, que no alcanza para definir otro tipo de suelo y que se encuentra sobre el horizonte B que se diferencia principalmente por el color (más oscuro es el A, más claro el B).

 

Por lo anterior, se puede esperar que las características de los inceptisoles en las diferentes regiones de Colombia guarden las propiedades de los suelos predominantes en ellas, pero que no sean lo suficientemente evolucionados para ser clasificados en otro tipo de suelo.

 

Andisoles

 

Suelos formados a partir de cenizas volcánicas como material parental, de texturas generalmente francas, de moderada a alta, que rápidamente acumulan materia orgánica y complejo aluminio-humus, que ocasionan la adsorción de fósforo, haciendo deficiente este elemento en los andisoles.

 

Presentan moderada a alta capacidad de intercambio y generalmente por la presencia de aluminio, son de pH con tendencia ácida. Son suelos considerados de alta productividad.

 

 Vertisoles

 

Son suelos con alto contenido de arcillas, con la característica especial de ser expansibles –en época seca se contraen y en época húmeda se expanden-, ocasionado que no tengan horizontes definidos sino mezclados. (Lea: Tipos de suelos y formas de tratarlos a favor de la ganadería)

 

Tienen alta capacidad de intercambio catiónico, y en general, alta fertilidad. Su principal limitante es física porque la contracción-expansión ocasiona rompimiento de raíces. Es frecuente encontrarlos en zona del Valle del Cauca.

 

Histosoles

 

Son suelos desarrollados a partir de la acumulación de materiales orgánicos, en zonas donde las condiciones climáticas no son favorables para su descomposición y mineralización.

 

En Colombia, estos suelos se forman cerca de los lagos y lagunas, donde el material vegetal se acumula sobre el agua a tal punto, que se forman este tipo de suelos en donde la materia orgánica se puede encontrar en varios grados de descomposición. Son suelos fértiles, pero deben ser manejados de forma especial porque son muy frágiles.

 

Ultisoles

 

Son los suelos con mayor evolución después de los oxisoles. Se caracterizan por ser ácidos, con alta saturación de aluminio, bajos contenidos de carbono orgánico y baja capacidad de intercambio. En general, son de baja fertilidad, de textura principalmente arcillosa y se desarrollan preferiblemente en climas de alta temperatura y humedad.

 

Oxisoles

 

Son los suelos más evolucionados de acuerdo a la clasificación de la USDA (Departamento de Agricultura de EE.UU.). Al igual que los ultisoles, se presentan preferiblemente en zonas cálidas húmedas.

 

 Son suelos ácidos, de baja CIC y bajo contenido de carbono orgánico y se diferencian de los ultisoles porque sus arcillas están compuestas básicamente por óxidos de hierro y aluminio. (Lea: Ganadero, cuide el suelo de su finca porque es un recurso no renovable)

 

Por esta razón estos suelos son distintivamente rojos, color característico en la región de los llanos orientales de Colombia.

 

Fuente: Cuaderno ganadero Fedegán – FNG, número 13 del segundo semestre de 2015.