Informe: Sector ovino-caprino, un gremio que pisa fuerte en Colombia

Por: 
Andrés Moncada Montenegro
27 de Marzo 2015
compartir
Sector ovino-caprino en Colombia
Esta cadena productiva de Colombia está conformada por 1 millón 297 mil 118 ovinos y 557 mil 298 caprinos a nivel nacional. Foto: CONtexto ganadero.
Estas ganaderías, que comenzaron como una tradición cultural y gastronómica en el país, han tomado fuerza con el paso del tiempo. En la actualidad, más de 1 millón de ovinos y caprinos se hallan en el territorio nacional.
 
Las ovejas y cabras han tomado una importante función social para la población rural y comunidades indígenas del territorio colombiano, ya que proporcionan alimento, ofrecen medios para el mantenimiento cultural y econonómico y tienen posibilidades para suplir mercados rentables.
 
Esta cadena productiva de Colombia está conformada, de acuerdo con datos otorgados por la Asociación de Criadores de Ganado Ovino de Colombia, Asoovinos, por 1 millón 297 mil 118 ovinos y 557 mil 298 caprinos a nivel nacional, aproximadamente. (Lea: Ovinos ganan terreno entre productores antioqueños)
 
Camilo Barrios, director técnico de Asoovinos, explicó en diálogo con CONtexto ganadero que en el país existen un poco más de 50 mil productores del sector y las principales ganaderías se localizan en Santander, Cundinamarca y el ‘triángulo’ de La Guajira, Magdalena y Cesar.
 
En este triángulo está ubicado el 70 % de la población ovino-caprina de Colombia, y a pesar de tener un consumo interno, mayoritariamente, está en proceso de expansión. A esta región le siguen los santandereanos y los productores de la sabana cundinamarquesa”, apuntó Barrios.
 
El Caribe: tradición y consumo
 
Oswaldo Angulo, productor ovino-caprino en la costa Caribe, aseguró que la cultura es el factor primordial para que esta región sea potencia en materia de producción y consumo de esta clase de ganadería. (Lea: Inscríbase y participe en el gran remate de ovinos de pelo y lana)
 
En la costa Caribe se ha tenido la tradición de criar ganado ovino y caprino en los predios agropecuarios. Esto, aunado con la cultura gastronómica con la que contamos, ayuda a aumentar los índices de consumo de esta carne y por ende su productividad”, acotó Angulo.
 
De igual forma, el ganadero evidenció que el ecosistema y la geografía de estos 3 departamentos juegan un papel importante en el incremento de las explotaciones que apuestan por estos animales.
 
Gracias a esto, nuestras fincas han sido referentes para repoblar los predios dedicados a esta explotación en varias regiones del país. Desde este ‘triángulo’ han llevado vientres para Santander, Valle del Cauca y la zona centro de Colombia”, agregó el productor.  
 
En la región, los precios por kilo de carne de estas especies ganaderas oscilan entre los $2.800 y los $3.200, dependiendo la época del año. (Lea: Más ovejas en Colombia y fomentar asociatividad, metas de Asoovinos)
 
Santander, una región criada con carne de cabrito
 
En Santander, la tradición en producción animal y consumo de carne no dista a la del Caribe, en cuanto al consumo de ovejas y cabras. De acuerdo con Andrés Ángel, productor en el departamento de la región Andina, la cultura histórica de tener esta clase de ejemplares para eventos sociales, les ayudó a ser catalogados como una de las zonas con más cabezas de ganado en el país.
 
Cuando los santandereanos pudieron viajar a países como Canadá y México vieron el potencial que tenía el sector ovino-caprino en el mundo. En ese momento se cambió la percepción de ver a los animales como regalos y se comenzaron a visualizar como ingreso económico”, añadió Ángel.
 
Aunque la economía para esta explotación se mueve de forma positiva en el departamento, pues en varios municipios el kilo de carne en pie se puede vender hasta en $5.000, se espera que en 2 años se abran diversos mercados extranjeros. (Lea: Venta de ovinos y productos para mascotas, nuevas líneas de TVGAN)
 
Nosotros necesitamos mayor apoyo por parte de entidades gubernamentales para tener una mejor rentabilidad. Si eso fuera así, esto sería un éxito más grande. Esperamos que en 2017 podamos exportar nuestra carne, porque tenemos con qué competir en el mundo”, puntualizó Andrés Ángel.
 
Cundinamarca piensa en grande
 
Henry Polanía, criador en el municipio de Guachetá, Cundinamarca, y vicepresidente de la Asociación de Criadores de Ganado Ovino de Colombia, enfatizó en el poder que está tomando el departamento en cuanto a la producción de ovejas y cabras.
 
El sector ovino en el departamento, desde hace 2 años, viene tomando fuerza por dos razones claras: la producción en esta ganadería es bastante rápida en cuanto a crecimiento de los animales y la seguridad alimentaria en algunas zonas de la región viene acogiendo esta cadena cárnica en su consumo”, afirmó Polanía.
 
De igual forma, el líder gremial en el departamento evidenció que Cundinamarca, al tener una cercanía a Bogotá, necesita optimizar sus explotaciones ovino-caprinas para satisfacer su demanda. (Lea: Un año inolvidable vivió el sector ovino en Colombia)
 
Según algunos estudios realizados, en la capital colombiana se podrían vender en promedio 130 mil toneladas de carne mensuales de cordero, pero no las hay. Desafortunadamente se está trayendo de otros países al no contar con tantos animales”, aseveró el productor guachetano.
 
En esta zona centro del país, el kilo de carne en pie de las razas ovino-caprinas se está vendiendo entre los $3.500 y $4.500.
 
El futuro es próspero para el sector
 
En 2013, la Asociación de Criadores de Ganado Ovino de Colombia, Asoovinos, contabilizó el sacrificio de 14 mil 151 cabezas de bovinos para un total de 264 toneladas de carne comercializadas, lo que evidenció un incremento del 20 %, respecto del año inmediatamente anterior.
 
Aunque se abrieron las puertas de los mercado extranjeros en Uruguay y Chile, el objetivo actual es apostarle a México. (Lea: Estas son las claves para mantener la fertilidad de sus ovejas)
 
Desde Asoovinos hemos tratado de abrir protocolos con otros países. Hace poco firmamos con el Organismo de la Unidad Nacional de Ovinocultores, UNO, para un convenio de intercambio en biotecnología. El camino continúa”, concluyó Camilo Barrios, director técnico del gremio en Colombia.