No existe un remedio “mágico” para eliminar garrapatas, hay opciones viables en manos de productores

Por: 
Melanny Orozco Zabala
19 de Octubre 2020
compartir
Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero, garrapatas, aplicación garrapaticidas, paso a paso aplicación garrapaticidas, exceso de garapaticidas, bomba de garrapaticida, las garrapatas en colombia, resistencia de las garrapatas, resistencia a acaricidas, remedios para la garrapata, Buenas Prácticas Ganaderas, manejo integrado para garrapatas, control de garrapatas, casos extremos de garrapatas, solución garrapatas
Los expertos afirman que no hay forma de eliminar las garrapatas, pero que se puede controlar mediante un manejo integrado y buenas prácticas ganaderas. Foto: Nicooografie / Pixabay - Fabiana pfernandes / Pixabay

Cambios climáticos, introducción de razas susceptibles e incremento en la resistencia de ectoparásitos a los acaricidas usuales han determinado que hoy en día reine la presencia de garrapatas en las ganaderías, en donde se debe aprender sobre el manejo integral y control con alternativas sostenibles.Tres expertos consultados por CONtexto ganadero explican la dimensión del problema y las posibles soluciones que van desde el mismo ganadero hasta soluciones de tipo gubernamental. 

 

Las garrapatas se han convertido en un problema mayúsculo para los ganaderos, quienes se quejan de la poca efectividad de los medicamentos aplicados para combatirlas. Y según los expertos, “no se van a acabar porque no hay magia que elimine las garrapatas”.

 

 

Las garrapatas en Colombia

 

Jenny Jovana Chaparro Gutiérrez, médico veterinario y profesora de Parasitología de la Escuela de Medicina Veterinaria de la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad de Antioquia, señala que la situación que se vive es dramática y preocupante.

 

“De acuerdo a los estudios que hemos realizado, en asocio con el departamento de Agricultura de Estados Unidos y otras Universidades del país, hemos encontrado que la situación que se vive es dramática. Todo esto, haciendo caso a quejas de los ganaderos acerca de la poca eficacia de los garrapaticidas, por lo cual encontramos en algunas fincas de Antioquia y otros departamentos que la realidad es preocupante, basando en varios estudios de campo y laboratorio realizados”, asegura Chaparro Gutiérrez.

 

Según los estudios, existen varias razones para llegar a esta crítica situación: la preparación inadecuada de los productos, subdosificación y métodos de aplicación inadecuados.

 

La experta asegura que en las investigaciones encontraron que en el país había poblaciones de garrapatas muy resistentes a la mayoría de los acaricidas del uso frecuente en las zonas.

 

“En los trabajos que hemos realizado encontramos que había un perfil de multiresistencia de las poblaciones de garrapatas en Colombia. Hemos analizado en los distintos estudios que las poblaciones de estos organismos son resistentes a la mayoría de los productos que se utilizan, así se usen en las condiciones que las casas comerciales indican. Esto genera que los ganaderos se vean enfrentados a una problemática grande porque estos parásitos son limitantes de la producción bovina por las infecciones que trasmiten y, debido a los cambios climáticos, cada día alcanzan altitudes superiores a las que solían hacerlo, por lo que el número de ganaderías afectadas puede ser mayor”, describe Chaparro Gutiérrez.

 

Esto es ratificado por Humberto Guáqueta, médico veterinario, PhD y especialista en reproducción bovina y salud de hato, quien durante muchos años ha trabajado en ganadería bovina y ha tenido que lidiar con el control de la garrapata, afirmando que esta es una problemática presente en muchos países del mundo y por supuesto Colombia no es la excepción.

 

“El problema de los ectoparásitos es considerado por muchos investigadores como la principal causa de pérdidas económicas en la ganadería a nivel mundial, representadas en primer lugar por la muerte de los animales a causa de la anemia producida por hemoparásitos, en los casos clínicos agudos; y en segundo lugar por las cuantiosas pérdidas causadas por la disminución en producción de leche y ganancias de peso, cuando se presenta de manera subclínica. (Lea: ¿Sabe usted de qué depende la resistencia en las garrapatas?)

 

La infestación del ganado con ectoparásitos se presenta en todas las etapas de vida de los animales, pero con algunas diferencias de acuerdo al ciclo productivo, lo cual debería permitir que sea el productor ganadero quien analice estos periodos y se prepare con un plan sanitario basado en un manejo integrado, según concuerdan los dos expertos.

 

 

Manejo integrado

 

Chaparro Gutiérrez considera que para contrarrestar esta situación crítica de garrapatas “se debe trabajar en el manejo integrado, pues en la mayoría de las zonas solo se hace uso del producto químico. Por lo cual es importante identificar la problemática en la región y usar el diagnóstico de las poblaciones de garrapatas. Son indispensables las pruebas de resistencia a acaricidas para que el ganadero conozca el perfil de este organismo y así saber qué productos son eficaces”.

 

Todo esto, con la intención que sea el mismo ganadero quien se encargue de invertir de forma adecuada su dinero y no malgaste en productos que no van a ser eficientes en el control de la problemática de garrapatas presentada en cada finca.

 

En palabras de Guáqueta, “el manejo de estos parásitos debe hacerse mediante un control integrado de plagas, pues no se puede pretender controlar las garrapatas solo con acaricidas, que además contienen diferentes compuestos químicos que pueden llegar a tener un impacto ambiental a largo plazo”.

 

El experto añade que lo que debería hacer el productor es un abordaje por medio de la implementación de varias estrategias y alternativas. como la adecuada rotación de potreros, la cría de razas bovinas que sean resistentes (Bos indicus) o cruzamientos con razas criollas que han mostrado una elevada resistencia natural (Sanmartinero o BON, y en general todas las razas criollas), el uso de pasturas que naturalmente repelen las garrapatas, la aplicación de la vacuna, la utilización de hongos entomopatógenos, la adición de azufre a la sal mineralizada y finalmente el uso de baños acaricidas (bien dosificados y aplicados) solamente en los períodos críticos del ciclo de la garrapata,

 

El especialista manifiesta que en algunos casos, las personas tratan de introducir razas bovinas que no son bien adaptadas a algunos climas como los colombianos, razón por la que se facilita el contagio de las garrapatas.

 

“Es bien sabido que el ganado Bos indicus (Cebú) ofrece un 99 % de resistencia a la garrapata (es decir que de cada 100 larvas colocadas sobre el animal en infestación experimental solo 1 llega a convertirse en una garrapata adulta), mientras que cuando se utiliza un animal F1 (cruce 50 % Bos taurus x Bos indicus) la resistencia puede estar alrededor del 95-97 % y cuando se introduce un animal Bos Taurus puro solamente alcanza un 80 %, lo cual lo hace altamente susceptible a sufrir infestaciones graves de estos parásitos”, asevera Guáqueta.

 

Fabio Alfonso Gallego, gerente de la línea de Carne y Doble Propósito de Bayer Colombia, explica en una charla de TVGAN Colombia que “además de los cruzamientos resistentes, en el manejo integrado también se deben eliminar los animales susceptibles para evitar una infestación muy severa porque hay ganados que atraen las garrapatas”, menciona.

 

Gallego añade que existen pastos y leguminosas que son desfavorables como la Melinis minutiflora porque “a medida que las larvas de la garrapata van subiendo por los estilosantes, la planta segrega una sustancia que repela y hace que esta se caiga. Sin embargo hay estudios en los que muestran que este organismo ya conoce por dónde meterse para evitar esos tipos de follajes que son adversos”, dice.

 

En el caso de Chaparro Gutiérrez, esta experta menciona que “en países como en México, se tiene un programa nacional en el cual las pruebas de resistencia se pueden hacer en laboratorios autorizados y vigilados por las instituciones gubernamentales de la mano de los organismos de sanidad animal, lo que los lleva a hacer un programa de manejo a nivel país, algo así sería muy importante para Colombia porque este organismo es una limitante en la producción bovina por las pérdidas económicas que genera. Los ganaderos deben unirse para trabajar en el manejo integrado de la resistencia junto con las entidades gubernamentales, los laboratorios y las instituciones educativas regionales y nacionales”, comenta

 

 

Remedios

 

El desconocimiento del manejo integrado ha ocasionado que muchos sean los productos que usen los ganaderos en sus fincas para combatir las garrapatas, por lo que en conversaciones con este medio, Guáqueta recomienda una serie de remedios que ayudan al control de esta especie de ectoparásitos.

 

“Hay muchas alternativas que se han utilizado desde el punto de vista de bienestar animal y sostenibilidad para controlar garrapatas. Desde hace muchos años en Cuba y en Australia diseñaron una vacuna elaborada a partir de antígenos contenidos en la saliva de las mismas garrapatas, que posteriormente se han desarrollado en otros países como Argentina. En Colombia se han realizado ensayos interesantes, con la vacuna, que ha demostrado beneficios siempre y cuando se aplique de manera disciplinada y bien dirigida, siendo esta una de las herramientas de manejo integrado, pues existe la posibilidad de vacunar”, afirma Guáqueta.

 

Otras alternativas que menciona el experto son el establecimiento de pasturas que naturalmente contrarrestan el desarrollo de las larvas, como el pasto “gordura”; y adicionalmente manejar rotaciones de praderas que tengan en cuenta el ciclo de vida de los parásitos para evitar re-infestación frecuente de los animales.

 

También existen los productos biológicos que combinan extractos naturales, como el árbol de neem, tabaco, ruda y ají, que han mostrado beneficios al tener propiedades repelentes sobre las moscas y garrapatas. Pero si de usar repelentes se trata, el uso de sales mineralizadas ricas en azufre, adicionando entre 8 y 12 % de flor de azufre, es otra gran opción pues al consumir estos minerales el bovino expele un olor característico que contrarresta la infestación convirtiéndose en una especie de repelente natural. (Lea: Efecto de preparaciones de hojas Neem sobre garrapatas de bovinos en pastoreo)

 

En palabras de Guáqueta, “existe otra posibilidad con la aplicación de hongos entomopatógenos, que han sido trabajados en Colombia por medio de dos especies como la Beauveria bassiana y Metarhizium anisopliae, que han mostrado efectos importantes al infectar las garrapatas, impedir la ovoposición o hasta eliminarlas. Hay que tener claro que no las van a acabar ni a desaparecer de la finca, como quisieran los ganaderos, pero sí se convierten en otra herramienta que puede aprovecharse porque estos hongos logran mermar la población y la van controlando poco a poco”, comenta.

 

La frecuencia, dosis y modo de aplicación de cualquiera de estos remedios depende de varios factores, pero el principal es el grado de infestación que tengan los animales. El experto resalta que tanto infectar como infestar significan “invadir un organismo y multiplicarse en el mismo”, pero vale la pena precisar que cuando se habla de infección nos referimos a virus, bacterias y hongos, mientras que cuando se habla de infestación se hace referencia a parásitos.

 

Por lo tanto, dependiendo del nivel de infestación que tengan los animales, que usualmente se determina al contar el número de garrapatas adultas que se encuentren sobre el animal, el productor puede ir estableciendo la frecuencia en la aplicación de los productos. Teniendo en cuenta que se deben revisar varios animales y no solamente el más “dulce” o el más resistente del hato.

 

Chaparro Gutiérrez destaca que “lo importante es usar productos que estén registrados porque esto garantiza que fue evaluada su eficacia. No recomiendo el uso de medicamentos ‘naturales’ sin la debida evaluación técnica, pues existen muchas recetas en la cotidianidad que no han sido aprobadas por los organismos de control como el Instituto Colombiano Agropecuario (ICA)”.

 

La experta añade que la receta que puede recomendar desde su experiencia es que sean los productores quienes manejen las buenas prácticas ganaderas y trabajen en manejo integrado de garrapatas, que va a depender de la zona y el tipo de producción que se tenga.

 

 

Buenas prácticas

 

Durante los últimos años, se ha venido hablando a nivel mundial de buenas prácticas en la actividad ganadera, de tal forma que se está demostrando que se trabaja con sostenibilidad, pero sobretodo que se cuida el medio ambiente, que es el lugar que permite que se elaboren los productos como la carne y la leche.

 

Por lo tanto, el control de las garrapatas en la actualidad debe ir de la mano con buenas prácticas, pues no solo deben estar presentes en los tratamientos naturales sino también en la aplicación de los productos como acaricidas, que va directamente relacionado con el manejo de los animales.

 

De acuerdo con el Guáqueta, “hace muchos años existían en las fincas unas instalaciones especiales que se conocían como bañaderas, que eran una especie de piscinas angostas por las que se hacía pasar a todos los animales y se sumergían en una solución insecticida. Eran realmente baños de “inmersión” y herramientas muy efectivas para empapar toda la superficie del animal con el producto, desafortunadamente han venido desapareciendo porque las personas se quejaban del gasto de los productos, no sabían cómo manejar los efluentes y decidieron usar baños por aspersión”, expone.

 

Sin embargo, con estos últimos los expertos han analizado y demostrado que cometen muchos errores en el manejo tanto de los animales como en la aplicación de los productos, pues las personas no respetan las buenas prácticas ganaderas, así como tampoco las sugerencias e instrucciones de los fabricantes. (Lea: Paso a paso para la aplicación de garrapaticidas)

 

Uno de los errores más frecuentes es la aplicación sub dosificada de los baños garrapaticidas, y la falta de dirección técnica en la utilización de los principios activos disponibles, lo que ha llevado a que en estos momentos en Colombia y en el mundo se esté sufriendo de resistencia a los acaricidas convencionales en la mayoría de poblaciones de garrapatas.

 

Según lo expresado por Guáqueta, “hace algunos años realizamos una prueba de resistencia a los acaricidas, dirigida por el Dr. Jesús Cortés, quien es investigador y profesor de Parasitología de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la Universidad Nacional de Colombia; en la que remití muestras de garrapatas de diferentes zonas del país a su laboratorio. Para nuestra sorpresa la mayoría de las poblaciones de garrapatas que llegaron al laboratorio, tenían una elevada resistencia a los productos convencionales que utilizamos”.

 

Para la realización de esta prueba, se toma una garrapata adulta que está lista para hacer ovoposición y se les aplica un producto en una prueba in vitro en diferentes dosis, con lo cual se observa cuál es el porcentaje de garrapatas que mueren y cuál el que continua con la ovoposición.

 

Hoy el país tiene un alto nivel de resistencia, razón que lleva al experto a indicar “muchos ganaderos se preguntan por qué actualmente no funciona nada para combatir la garrapata, a lo que respondo que desafortunadamente debemos aceptar que los mismos errores de manejo en la aplicación, dosificación y mezclas indiscriminadas de los productos hacen que hoy tengamos ese grave problema”, detalla.

 

 

Casos extremos

 

La presencia de las garrapatas y los errores realizados para eliminarlas ha generado que muchas sean las consecuencias que sufren los ganaderos, pues noes solo la pérdida de un animal, sino que también se afecta la rentabilidad del negocio.

 

La consecuencia más extrema de la afectación por garrapata es la muerte del animal, a causa de los hemoparásitos que inoculan las garrapatas y que producen una anemia severa; “en mi experiencia durante el trabajo de campo he visto muchos casos clínicos de hemoparásitos o “fiebre de garrapata” como la llaman popularmente, y tal vez el que mayor impacto me ha causado correspondió a un lote de animales importados de Canadá que llegaron a Colombia a hacer cuarentena en una finca de zona caliente y resultaron infestados. Al momento de darse cuenta de lo que estaba sucediendo la mortalidad fue de cercana al 50 % en esos ganados”, ejemplifica.

 

El experto asegura que le ha tocado manejar situaciones en algunas fincas en las cuales se ha tenido una infestación alta, que hasta tan tenido que hacer transfusiones de sangre casi que dos o tres por semana, lo que determina que el nivel de anemia en los animales es crítico.

 

 

Solución

 

Guáqueta resalta que el productor colombiano de hoy en día debe tener presente que las garrapatas no se van a ir porque son como la mastitis, donde hay ganado hay esta enfermedad, por lo tanto hay que destacar que no se va a acabar con la garrapata.

 

No existe una cura ni solución mágica para este problema. Lo que hay que hacer es analizar cada finca, la especie que esté afectando los animales, su ciclo de ciclo de vida y los periodos críticos en los cuales los bovinos se infestan de mayor manera, para así plantear las estrategias del manejo integrado”, profundiza Guáqueta. (Lea: ¿Conoce usted el ciclo de vida de las garrapatas?)

 

Un plan estratégico bien direccionado debe incluir el uso de un acaricida, la rotación de potreros, la utilización de praderas que contrarresten la garrapata, la introducción de animales que sean resistentes a las mismas, la aplicación de alternativas como el hongo entomopatógeno, la adición de azufre en la sal y el uso de la vacuna que requiere de una disciplina para su oportuna aplicación en la finca, pues desafortunadamente a veces se descuidan los protocolos sanitarios.

 

Además, se debe realizar un análisis en cada caso clínico y plantear todas las estrategias posibles para combatirla y mermar su presencia en las explotaciones ganaderas. El experto también menciona que uno de los errores más frecuente se presenta al momento de realizar baños por aspersión, pues las personas tienden a usar bombas de espalda, que son mal utilizadas porque se aplica el contenido de una de ellas para muchos animales.

 

“En teoría para que un animal quede bien fumigado con estas bombas se deben gastar 5 litros del producto por animal adulto, es decir que la bomba de 20 litros debería aplicarse a máximo 4 animales; he visto casos en las cuales las rinden para 10, 12 o hasta 15 animales. Por lo tanto, hay que destacar que sí se decide utilizar un producto, debemos tener claro que este sea el adecuado así como también conocer la dosificación y aplicación del mismo”, ejemplifica Guáqueta. (Lea: ¿Qué hacer para mejorar la inmunidad y resistencia a las garrapatas?)

 

 

Apoyo gubernamental

 

Chaparro Gutiérrez indica que “basado en experiencias exitosa que conozco como en Estados Unidos, se puede decir que el liderazgo del Gobierno Nacional permite que muchos programas funcionen mucho mejor, todo esto de la mano del apoyo del gremio y los profesionales del área. En el caso de México, este país centralizan los laboratorios de diagnóstico de resistencia y se hacen investigaciones y programas de control”.

 

En el caso de Colombia, es el Gobierno Nacional quien debe liderar los programas de control de garrapatas para hacer realidad el manejo integrado, y de esta manera los productores y técnicos puedan llevar a cabo estas estrategias. “Considero que si hubiera un liderazgo por parte del Gobierno Nacional las cosas serían mucho más fáciles y eficaces”, añade Chaparro Gutiérrez.

 

Finalmente, el productor colombiano debe tener claro que no hay un remedio específico para eliminar la garrapata, pues son muchos los productos naturales y químicos que se pueden usar para controlar su presencia. Todo esto, teniendo presente que su aplicación debe ir de la mano de las buenas prácticas ganaderas y la sostenibilidad, porque el uso indiscriminado de químicos puede empeorar la situación actual de resistencia.