Por qué es importante entender la anatomía de las gramíneas

Por: 
CONtexto ganadero
10 de Marzo 2021
compartir
Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero, plagas, plagas argentina, exportación moscas estériles, exportación argentina moscas estériles, moscas del mediterráneo, exportación de Argentina a Chile y Bolivia, Bolivia, Chile
En la anatomía de las gramíneas, las raíces y el rizoma permiten tener claro el crecimiento por debajo y por encima del suelo respectivamente. Foto: jardineriaon.com

Las gramíneas son una familia de plantas que tienen un importante nivel económico en el sector agropecuario. De acuerdo a algunos expertos, estas especies tienen una anatomía que debe ser entendida a la hora de hacer uso de esta especie.

 

André Aguilar, ingeniero agrónomo que trabaja en una consultora agropecuaria, indica que es fundamental saber la anatomía de las gramíneas para así tener perfectamente claro el material que consumen los animales en el proceso del pastoreo, que es muy común en gran parte de las explotaciones ganaderas. (Lea: 16 gramíneas para ganado que habita en clima cálido)

 

Este tipo de especie está conformado por las hojas, el tallo que es la parte conformada por el nudo y entrenudo, la corona que es la base del tallo en el suelo, las raíces y el rizoma que crece por debajo del suelo y estolón lo hace por arriba.

 

“Por ejemplo, el Tifton 85 y Tifton 68 poseen estolones, pero solo el primero de estos tiene rizomas y esta es la razón por la cual cuenta con mucha mayor resistencia al frío y más específicamente a las temporadas de heladas. Es decir que muere la parte aérea pero tenemos bastante reserva y consigue emitir un nuevo rebrote”, explica Aguilar.

 

Estas plantas también están conformadas por una yema, por lo tanto cada vez que los productores agropecuarios dejan pasar demasiado tiempo se tiene una cantidad mayor de nudo y entrenudos, por lo cual se tiene la peor calidad de pasturas.

 

De acuerdo con Aguilar, “es por esta razón que tenemos siempre que buscar mantener el meristemo y un punto ideal. Es por esto que este debe ser consumido cuando se termine el tercio inicial de las lluvias y cuando se comience con el segundo tercio. Todo esto con la intención que se emitan nuevas plantas desde abajo”.

 

La idea es que este nacimiento de nuevos hijos de las plantas sean los encargados de ser el soporte ideal y de calidad durante las temporadas secas donde las lluvias son muy escasas o en muchas ocasiones hasta nulas. (Lea: ¿Sabe usted en qué consiste la relación 70/30 en establecimiento de pasturas?)

 

“Porque si se intenta sobrellevar esto con la planta madre durante toda la época de lluvias y entrando a la temporada seca, esta especie va a estar crecida pero con muy baja calidad, por lo tanto en el periodo de precipitaciones la hoja va a desaparecer y tendremos nuevos hijos de la planta madre”, describe Aguilar.

 

El meristemo apical es la región de multiplicación de las células, por lo tanto se originan estructuras reproductivas de la planta que son las espigas, inflorescencia y semillas. Este es un proceso de mucho cuidado, según lo expresa el profesional.

 

“Es importante tener cuidado cuando sale la semilla baja mucho la calidad de la pastura. Sabemos que sí o sí una vez al año, la pastura se va a semillar. Es por esto que hay que cortar abajo cuando viene su rebrote para que se mantenga viva la planta, siendo este un proceso de protección”, señala Aguilar.

 

Finalmente, uno de los principales aspectos que definen el crecimiento de este tipo de especies son la cantidad de reservas de nutrientes en las bases de los tallos y raíces, así como el área follar remanente fotosintética activa. (Lea: Establecimiento de la pastura, clave para el desarrollo ganadero)