Esta enfermedad transmitida por garrapatas está matando al ganado en EE. UU.

Por: 
CONtexto ganadero
24 de Noviembre 2022
compartir
teileriasis causada por garrapatas
La teileriosis, que pertenece a la misma familia que la malaria, se transmite principalmente a través de la garrapata asiática de cuernos largos y puede causar anemias severas y abortos en bovinos. Foto: technologyreview.com - JIM OCCI

Ganaderos y demás miembros de la industria están preocupados por una enfermedad que se transmite por garrapatas y que está matando a sus animales. En un principio creyeron que era anaplasmosis, pero en realidad se trataría de la teileriosis o teileriasis bovina.

 

En la primavera de 2021 los ganaderos en Virginia Cynthia y John Grano comenzaron a notar que algunas de sus vacas se hacían más lentas y actuaban de forma “especial”. Aunque pensaron que era anaplasmosis, cuando consultaron a su médica veterinaria, esta les advirtió que otra enfermedad se estaba propagando rápidamente en el área

 

Después de que muriera una tercera vaca, enviaron su sangre para hacer análisis y la prueba resultó positiva para la enfermedad: teileriasis o teileriosis. Sin tratamiento disponible, las vacas seguían muriendo. En septiembre, cuando la pareja ya había perdido seis vacas y siete terneros, Cynthia notó que una vaca se había separado del rebaño. Esa tarde, la vaca murió.

 

De acuerdo con la periodista que escribió el artículo (en inglés), los ganaderos todo el país se están enfrentando a esta enfermedad nueva y desconocida, si es que pueden detectarla en sus rebaños, sin mucha información. (Lea: Así se presentó un foco de teileriosis bovina en Colombia)

 

Los investigadores aún no saben cómo se desarrollará la theileria en los Estados Unidos, incluso si se propaga rápidamente hacia el oeste por todo el país. Si los estados no pueden controlar la enfermedad, las pérdidas de producción a nivel nacional por vacas enfermas podrían dañar significativamente tanto las operaciones individuales como toda la industria.

 

La teileriosis, que pertenece a la misma familia que la malaria, se transmite principalmente a través de la garrapata asiática de cuernos largos, originaria de Corea, China, Rusia y Japón y que ha sido catalogada como especie invasora descubierta por primera vez en los EE. UU. en 2017. Se ha encontrado en ganado bovino en Virginia Occidental, Carolina del Norte, Tennessee, Kentucky, Pensilvania y Kansas. Algunas ganaderías en Virginia vieron aumentar la prevalencia de la enfermedad de 2 al 20 % en solo dos años.

 

Esta afección puede provocar abortos o causar una anemia tan severa que puede producir la muerte del animal. En Australia, donde la enfermedad se ha estado propagando desde 2012 y ahora afecta a una cuarta parte del ganado, la teileriosis le cuesta a la industria de la carne unos 19,6 millones de dólares al año en reducción de la producción de leche y carne, según un artículo de 2021. En Japón y Corea la pérdida combinada se estima en 100 millones de dólares anuales.

 

 

¿Cómo entró la teileriosis a Estados Unidos?

 

Los científicos no saben si la garrapata o la theileria entraron primero en el país. La teoría más probable es que la garrapata viajó aquí sin infectarse y se alimentó de una vaca infectada por algún otro medio. Theileria se propaga a través de la sangre; también puede pasar por una aguja común, piojos o insectos que pican. Sin embargo, la garrapata asiática de antenas largas potencia la theileria.

 

La enfermedad se reproduce fácilmente dentro de la garrapata. Y a diferencia de otras especies de garrapatas, la asiática de cuernos largos es partenogenética, lo que significa que las hembras pueden reproducirse sin un macho. Cada hembra puede poner de 1000 a 2000 huevos a la vez y se pueden encontrar miles de garrapatas en un solo animal.

 

Desde su descubrimiento en EE. UU. en 2017, la garrapata asiática de cuernos largos se ha extendido a 17 estados. A medida que el área de distribución de la garrapata se ha expandido más allá de Nueva Jersey, ha habido informes crecientes de muertes de ganado, así como de contacto con humanos. (Lea: Pros y contras del control de garrapatas en la rotación de potreros)

 

Kevin Lawrence, profesor asociado de la Universidad de Massey que estudia la teileria en Nueva Zelanda, dice que ese país ha logrado evitar los abortos porque el 95 % de las vacas paren en primavera, la misma temporada en la que ha visto que la teileria infecta a las vacas. En los EE. UU., sin embargo, la temporada de parto puede ser durante todo el año.

 

Y si bien la industria ganadera de EE. UU. ha reconocido la presencia de theileria y la amenaza que representa, parece querer mitigar la preocupación. En declaraciones a MIT Technology Review, la Asociación Nacional de Ganaderos de Carne de EE. UU. manifestó que los casos de la enfermedad siguen siendo raros en este país.

 

Eso contradice la experiencia de Melinda McCall, la médica veterinaria de los Grano, quien en 2020 encontró theileria en 40 de las granjas de Virginia a las que atiende. “Va a costar una gran pérdida económica para los productores”, dijo. (Lea: En SSPi la carga de garrapatas puede ser inferior a la de sistemas de pastoreo en monocultivo)

 

El Departamento de Agricultura de EE. UU. ha financiado acuerdos de cooperación con el Colegio de Medicina Veterinaria de Virginia-Maryland y la Universidad de Georgia para comprender mejor la distribución de la enfermedad y la garrapata asiática de cuernos largos, respectivamente. Pero algunas personas, como McCall, dicen que la agencia no ha hecho lo suficiente. “Nos está costando mucho lograr que el USDA preste atención a esto porque no creen que esté causando muchos problemas”, indicó.

 

En un documento de 2019 sobre el monitoreo de la garrapata asiática de cuernos largos, el USDA reconoció que no logró contener el problema. “El objetivo original era erradicar esta especie de garrapata”. Sin embargo, dada la propagación de la garrapata, ese objetivo “ya no es factible”. Ahora, la agencia y sus socios parecen estar jugando a ponerse al día, para frustración de los investigadores.

 

No existe un programa nacional para frenar la infestación. Denise Bonilla, coordinadora del programa de garrapatas para la fiebre del ganado en el USDA, dice que la agencia no tiene los fondos para establecer un marco en torno a este tema específico. Ella dice que la agencia no se ha quedado atrás, pero agrega: “Si le preguntas a alguien cuyos animales han muerto si [el esfuerzo por controlar la theileria] está ocurriendo lo suficientemente rápido, probablemente te dirá que no”.

 

Las vacunas y los tratamientos para las infecciones siguen siendo solo artículos en una lista de deseos. Hasta que estén ampliamente disponibles, las personas en el campo solo pueden monitorear y probar, e incluso ese proceso ha sido lento o inexistente a veces. Mientras tanto, la garrapata asiática de cuernos largos sigue proliferando. Si comienza a propagar enfermedades a los humanos, como lo hace en otros países, EE. UU. también podría tener una alarmante crisis de salud pública entre manos