Antioquia avanza en materia de mediciones de gas metano

Por: 
CONtexto Ganadero
09 de Abril 2014
compartir
Disminución de emisiones de CO2
Con un experimiento, una investigadora de la Universidad Nacional logró medir la cantidad de gases que emiten los rumiantes lecheros del departamento de Antioquia. Foto: Unimedios.
Un proyecto de investigación realizado por una estudiante de maestría de la Universidad Nacional, sede Medellín, dictaminó la cantidad real de gases que emite una res en su dieta diaria. La herramienta será de gran utilidad y permitirá que se adelanten acciones para disminuir su impacto sobre el ambiente.
 
Un experimento realizado en el Laboratorio de Biotecnología Ruminal de la Universidad Nacional, sede Medellín, en donde se le hizo un muestreo a los alimentos que están consumiendo las vacas tanto en materia como los suplementos, determinó la cantidad de gases que emitieron los rumiantes por cuenta de la variedad de su dieta. (Lea: Corpoica impulsa modelos sostenibles en ganadería de trópico alto)
 
El proyecto que fue adelantado por Alejandra Marín, estudiante de la Maestría de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Colombia en Medellín y que contó con la asesoría de Luis Alfonso Giraldo, PhD y profesor del Departamento de Producción Animal de la institución académica, midió directamente el metano que genera en un día el ganado lechero en cinco municipios de clima frío en Antioquia, a través del análisis de la dieta que consumen las vacas de 20 fincas escogidas aleatoriamente.
 
Según expresó el docente, el trabajo que se adelantó es muy importante porque por primera vez en el país se hace un inventario que no está basado en las fórmulas del Panel Intergubernamental del Cambio Climático Ipcc, sino que es una medición directa de las emisiones de los gases.  (Lea: Gracias a sistemas silvopastoriles recuperan suelos en Antioquia)
 
“El problema es que para la gran mayoría de países tropicales, ese tipo de ecuaciones son poco aplicables debido a que no recogen la variabilidad, ni el tiempo y la calidad de los alimentos con los cuales se nutren los animales de estas zonas. Entonces, a nivel mundial hay fuertes críticas con respecto a las fórmulas del Ipcc para hacer el inventario de los gases, en particular el metano”, expuso Giraldo.
 
En cuanto a los resultados, la investigación determinó que en los municipios lecheros del departamento de trópico alto, en total se producen alrededor de 443,58 gramos de metano por animal, lo que equivale a 670 litros de metano por vaca en un día. Mientras que de manera global, se estimó que las emisiones de los gases provenientes de los semovientes lecheros mayores de un año en Antioquia, donde hay 329.710 cabezas de ganado de leche en clima frío, es de 0,146 Gigagramos /día o de 53,38 Gigagramos al año. (Lea: Premio Nacional de la Ganadería 2013, un reconocimiento a la excelencia)
 
¿Qué utilidad tiene el estudio?
 
Según explicó Alejandra Marín, estudiante de Maestría y quien adelantó la investigación, esta misma actividad puede hacerse en otras zonas del país y podrá determinar la cantidad de metano están emitiendo los animales, siendo el punto de partida para poder disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero que genera el ganado, en donde es necesario adelantar un mejoramiento en materia de pasturas.
 
“Otra posibilidad es determinar la proporción de pasto y de concentrado que se les suministra a las reses, si la dieta es más rica en concentrados, también es menor la emisión. Mientras que en materia tecnológica podría implementarse el manejo de la pastura con respecto a la edad de rebrote, es decir, los días de descanso que hay entre un pastoreo y otro, porque dependiendo de este factor también cambia la composición química del forraje y, asimismo, las muestras de este gas”, expresó la investigadora. (Lea: Sistemas silvopastoriles, aliados para mejorar la calidad de la carne)
 
Un informe revelado por la Organización Para la Alimentación y la Agricultura, FAO, sostiene que si los bovinos comieran un pasto más fácil de digerir y se trabaja más en materia de genética sería una gran ayuda para que estas especies emitan menos gas. 
 
“La adopción de mejores prácticas y tecnologías existentes para la alimentación, sanidad, cría de ganado y gestión del estiércol, o el uso de generadores de biogás y dispositivos de ahorro de energía, permitiría reducir la emisión de gases en un 30%”, calculó la FAO.  (Lea: Emisiones de gas de efecto invernadero de ganadería podrían caer el 30%)
 
Sistemas silvopastoriles, ¿la salida?
 
Así lo confirmó Rolando Barahona, PhD y docente de la Universidad Nacional quien afirmó que estos “las gramíneas (pastos tradicionales) se combinan con plantas leguminosas como la Leucaena leucocephala, la cual le brinda al animal un rico contenido de proteína en las hojas, el cual es cercano al 31%, lo que evidencia un aumento considerable comparado con el concentrado comercial que solo aporta entre el 14 y 19%”, explica Barahona.
 
El docente aseguró aseguró que el uso de leguminosas en la dieta de los semovientes, los predios también reciben grandes beneficios pues, gracias al nitrógeno de las plantas, se disminuye el uso de fertilizantes, que también inciden en la contaminación.