A 2028 la producción de carne crecerá 17% en países en desarrollo

Por: 
CONtexto ganadero
20 de Febrero 2020
compartir
FAO, OCDE, carne, leche, lácteos, consumo, Producción, oferta, demanda, crecimiento, estados unidos, argentina, Brasil, China, méxico, Pakistán, Sudáfrica, unión europea, países en desarrollo, países desarrollados, sacrificio, razas, Ganadería, ganadería colombia, noticias ganaderas colombia, CONtexto ganadero.
Un estudio de FAO y OCDE prevèn que la producción y el consumo de carne a nivel mundial seguirá creciendo aunque a un menor ritmo. Foto: Foto: amanecerrural.com.ar

En 2028 la producción de carne de res tendrá un crecimiento del 17% en los principales países en desarrollo productores con relación a 2018, según el estudio “Perspectivas agrícolas 2019-2028” de la FAO y la Ocde.

 

De acuerdo con el informe estos países representarán 72% de la carne de res adicional producida. La mayor parte de este incremento ocurriría en Argentina, Brasil, China, México, Pakistán y Sudáfrica. (Lea: Visión optimista para la economía china en 2020)

 

En lo que respecta a los países desarrollados, la producción será 8% mayor para 2028 en comparación con 2018 y casi todo este aumento se deberá a un gran crecimiento, por ejemplo, en Estados Unidos donde se prevé que el número total de vacas se incrementará y alcanzará su nivel máximo en 2021. Sin embargo, después de ese año el país norteamericano entrará en un ciclo descendente.

 

Mientras tanto en otros países, como Argentina, Brasil, India y México, se prevé que su desaceleración tenga lugar más adelante. Además, a pesar de la imposición de un impuesto de exportación temporal sobre la carne de res en Argentina, se espera que un mayor inventario de ganado bovino incremente la producción de carne a niveles históricos en el mediano plazo. (Lea: ¿Cómo ha sido el impacto del coronavirus en el mercado mundial de carne y leche?)

 

En India también se estima un crecimiento de la producción en comparación con la última década, en medio de la continua incertidumbre respecto de las políticas de sacrificio de ganado.

 

Sin embargo, se espera que la producción de carne de res de la Unión Europea registre una tendencia descendente, pues las razas lecheras, que conforman cerca de dos tercios de la oferta de carne de res, disminuirán en cierta medida luego del aumento de la productividad del sector lechero, revela el informe. (Lea: En enero se importaron más de 3.800 toneladas de leche en polvo de la Unión Europea)

 

En el corto plazo, la producción de carne de res se verá sustentada por un mayor peso en canal resultado de los bajos costos del forraje y las mejoras en genética, así como por el aumento en el número de sacrificios, pues la reconstrucción de hatos en varias regiones productoras durante muchos años generará un mayor número de animales.

 

Según las previsiones, habrá un mayor incremento del consumo de carne, en especial en Asia, aunque en general las tasas de crecimiento serían más bajas que las de la década pasada. Este aumento se deberá a la combinación de aumento de los ingresos y crecimiento demográfico, en especial en países asiáticos y latinoamericanos con grandes clases medias.

 

Entre tanto, en los países desarrollados también se estima que el consumo siga creciendo a medida que se vuelve más asequible en algunos países. Esto se aprecia sobre todo en Estados Unidos, donde el consumo per cápita y los precios de la carne volverán a niveles similares a los de hace una década. (Lea: Consumo per cápita de carne bovina en Colombia es menor al de la OCDE)

 

Se prevé que las exportaciones de carne en todo el mundo (excluidos animales vivos y productos procesados) serán 18% más altas en 2028. Esto representa una desaceleración del crecimiento del comercio de carne a una tasa promedio anual de 1.4%, en comparación con 3% de la década anterior. Sin embargo, la participación en la producción total de carne comercializada en el mercado mundial aumentará ligeramente.

 

Sin embargo, el informe señala que las políticas comerciales siguen siendo un factor de peso que afecta la dinámica de los mercados mundiales de la carne. En consecuencia, la implementación de varios acuerdos comerciales durante los próximos años podría diversificar o consolidar de manera considerable el comercio. (Lea: ¿Qué decisiones debe tomar para un programa de mejoramiento genético con cruces?)

 

Así mismo, los cambios en las preferencias de los consumidores —como el aumento de estilos de vida vegetarianos o veganos, las preocupaciones de la sociedad sobre cuestiones como el impacto negativo de la producción de carne en el medio ambiente y varios otros aspectos socioculturales, como los dictados por la religión o las normas culturales— también tendrán repercusión. La atención cada vez mayor de los consumidores al trato hacia los animales y la manera en que se produce la carne (con una creciente preferencia por la carne de criadero y los productos cárnicos sin antibióticos) son factores relativamente nuevos y difíciles de evaluar. Si los adopta una proporción cada vez mayor de la población, podrían afectar a los mercados mundiales de la carne, pero no está claro hasta qué punto los consumidores están dispuestos y pueden pagar más por dichos productos, dice el trabajo.